Miércoles, 27.03.2019 - 04:29 h
Récord histórico de despidos

Día fatídico para el empleo: 606.473 bajas el 2 de enero con el nuevo salario mínimo

El mercado laboral registra un movimiento inusual en la primera jornada hábil del año tras la entrada en vigor de la subida del SMI hasta 900 euros.

Valerio
Día fatídico para el empleo: 606.473 bajas el 2 de enero con el nuevo salario mínimo

El primer día hábil del año en el mercado laboral fue fatídico para el empleo. Nunca antes se habían registrado tantas bajas en la Seguridad Social como el pasado 2 de enero, cuando se ejecutaron 606.473 despidos. La cifra es histórica y refleja un movimiento inusual en las estadísticas, con otras 481.733 altas anotadas en la misma jornada. No es casual que esta convulsión coincida con la entrada en vigor de las nuevas normativas que elevan los costes de contratación de las empresas, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta 900 euros.

Cierto es que el mercado laboral español se caracteriza por la entrada y salida diaria de decenas de miles de trabajadores, en especial en las épocas de generación de empleo más estacional, como sucede con los periodos de rebajas y la campaña navideña. Sin embargo, el dato del día 2 de enero es significativo por su magnitud, pues prácticamente dobla la cifra del 'viernes negro' que se vivió el pasado 31 de agosto de 2018, cuando perdieron su trabajo 363.018 personas en una sola jornada.

Este 2 de enero se sufrieron más de 25.000 despidos cada hora en una jornada en la que se registraron como afiliados a la Seguridad Social 20.000 personas por hora. El saldo neto de cotizantes, no obstante, no fue de las peores cifras al ser negativo en 124.740, una cantidad que se ha superado en numerosas ocasiones. El mencionado 'viernes negro', sin ir más lejos, la variación entre altas y bajas dejó 300.000 ocupados menos.

Hay que recordar que, con el nuevo año, entró en vigor la subida del SMI del 22,3%, hasta los 900 euros por catorce pagas. Un fuerte incremento fruto del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y Unidos Podemos, a espaldas del diálogo social y sin un estudio previo de impacto en el empleo, como reconoció el propio Ministerio de Trabajo. 

Ya el 21 de diciembre, tras la aprobación del nuevo SMI en el Consejo de Ministros de Barcelona, las empresas dieron de baja a 171.036 trabajadores y el miércoles siguiente se registraron otros 274.073 despidos. El Gobierno, no obstante, desvinculó este movimiento de contratos de la aprobación del nuevo salario mínimo. "No hemos visto nada en los últimos días del año que nos permita deducir que la subida del SMI ha tenido alguna influencia en las decisiones de los empleadores", aseguró el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado. "Y ya hemos dicho que desde el Gobierno no esperamos que tenga una influencia significativa en la creación de empleo", insistió.

También hoy, en la rueda de prensa posterior a la publicación de los datos de paro y afiliación de enero, Granado ha afirmado que "de momento, no existe" ninguna correspondencia entre la subida del SMI y la destrucción de más de 200.000 empleos de media. "Si la afiliación hubiese caída en 300.000 o 400.000, sí se habría podido ver una correspondencia, pero los datos de años anteriores han sido similares", ha defendido Granado.

Sin embargo, las cifras que ha dado hoy a conocer su Ministerio sí reflejan una influencia significativa. Como denunció la patronal CEOE, el alza del salario mínimo conlleva costes adicionales para las empresas, en términos de contratación, que acaban por trasladarse a la creación de empleo. Los empresarios han echado cuentas y han concluido que el nuevo sueldo base obligatorio supondrá un desembolso adicional para las empresas de 2.100 millones de euros en concepto de costes laborales en 2019. Mientras, en cuanto al impacto en el empleo, el Banco de España acaba de publicar un informe que revela que la subida del SMI se cobrará alrededor de 125.000 puestos de trabajo en los próximos meses.

Un sector de la población especialmente afectado por el nuevo sueldo mínimo son los jóvenes, tal y como recuerda el presidente de IMF Business School, Carlos Martínez, quien advierte de que "la fuerte subida del SMI se deja sentir ya entre los menores de 25 años, pues el año pasado en enero se creó empleo juvenil, mientras este año se han registrado 10.252 parados más en esta franja de edad". Este experto en análisis del mercado laboral lamenta que "los jóvenes son los más vulnerables y se les ha elevado la barrera de entrada".

Martínez destaca que "este mes de enero se ha dado una mezcla explosiva" en la que ha coincidido en final de la campaña de Navidad, con la subida del SMI y con los incrementos de las cotizaciones aprobadas por el Ejecutivo en la recta final de 2018. Todo ello "ha impactado en la creación de empleo, si bien la reforma laboral en vigor (la del PP de 2012, que ahora quiere derogar el Gobierno socialista) ha permitido que los datos sean incluso mejor de lo esperado", insiste.

Y todo ello en un momento en el que el mercado laboral empieza a mostrar ya síntomas evidentes de letargo. La Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2018 dejó ciertas sombras que pusieron en guardia al Gobierno. Por eso, en el Ejecutivo esperaban inquietos el dato que ha hecho público hoy el Ministerio de Trabajo y que ha evidenciado la peor cuesta de enero para el empleo desde el año 2013, con 204.865 afiliados menos y 83.464 parados más.

Advertencia de Moody´s

A las advertencias del Banco de España y de los empresarios se ha sumado hoy la agencia de calificación Moody´s. En un informe sobre el impacto del SMI en la economía española, el analista de la firma Ángel Jiménez advierte de que “el incremento del 22% en el salario mínimo afectará directamente a los costes de las empresas españolas, sobre todo a las que cuentan con menos de diez empleados (microempresas) en las cuales 1 de cada 5 trabajadores perciben actualmente el SMI".

El analista coincide con el BdE en que la creación de empleo se verá afectada, ya que "las empresas tenderán a reducir el número de contrataciones para contener los costes salariales". "La ausencia de salario mínimo específico para los trabajadores jóvenes que estén por debajo del salario mínimo puede incentivar a las empresas a contratar trabajadores más experimentados en detrimento de aquellos que estén buscando su primer empleo", advierte, para apostillar después que "en torno al 52% de los trabajadores por debajo de 24 años de edad percibe un salario mensual igual o menor a 1.000 euros”.

Ahora en Portada 

Comentarios