Martes, 19.03.2019 - 18:36 h
Medida histórica

Esta empresa probó una jornada de lunes a jueves y ahora la aplica para siempre

La firma neozelandesa Perpetual Guardian hizo un ensayo con sus 250 empleados. El resultado: más productividad y menos estrés.

Fotografía de un espacio de trabajo.
Los trabajadores de Perpetual Guardian están encantados. / Pixabay.

El ensayo de la empresa Perpetual Guardian ha sido un éxito. A mediados de verano contábamos en La Información cómo esta empresa que gestiona fidecomisos, testamentos y propiedades, había optado por reducir la jornada laboral de sus trabajadores de 40 a 32 horas, eliminando los viernes laborables. Y todo ello sin tocarles el sueldo.

El experimento corría sus riesgos, pero para que cada detalle se tuviese en cuenta, la compañía contactó con dos investigadores para que analizaran las consecuencias en el rendimiento de la empresa.  

Los resultados fueron clarividentes: la productividad de sus empleados aumentó y estos se mostraron encantados al poder pasar más tiempo con sus familias. Además, los datos relacionaron la reducción de la jornada laboral con un nivel mucho menor de estrés entre los 250 empleados de la firma.

Con el saldo positivo, el CEO Andrew Barnes ha confirmado que la jornada se aplicará de forma permanente. Cada trabajador podrá elegir si prefiere trabajar solo de lunes a jueves, después de que los abogados de Perpetual Guardian consultasen con el Gobierno si el nuevo sistema se enmarca dentro de las leyes laborales de Nueva Zelanda. La respuesta fue afirmativa. 

Andrew Barnes, CEO de Perpetual Guardian / PG
Andrew Barnes, CEO de Perpetual Guardian / PG.

Aquellos que no elijan la opción de trabajar cuatro días dispondrán también de un horario flexible, con la posibilidad de empezar o finalizar el día de trabajo antes para evitar los embotellamientos de tráfico o atender a sus hijos.

“Para nosotros es fundamental que nuestra compañía mejore la productividad a través de un flujo de trabajo eficiente. La prueba no ha arrojado ningún aspecto negativo”, explica Barnes en declaraciones recogidas por ‘The Guardian’.

Para hacer el mismo trabajo en menos horas los empleados de Perpetual Guardian hicieron algunos cambios en su rutina: las reuniones, que solían durar hasta dos horas, se acortaron a 20 minutos y todo el mundo se concentró más en su trabajo. Cuando se trabaja un día menos hay menos cháchara de cafetería, pero a cambio tu fin de semana empieza el jueves por la tarde. Ahora será así para siempre. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios