Miércoles, 20.03.2019 - 09:25 h

Las empresas, un termómetro de la crisis: compran SUV para modernizar su flota

El mercado corporativo supone en el primer semestre de 2017 un 30% del total de las matriculaciones en España y su cuota regresa a niveles de 2008.

En 2016, uno de cada tres coches que compraron las empresas fue un SUV (vehículo utilitario deportivo) y su peso en el sector duplica el de 2012.

Te interesa leer: Tesla abre una tienda (temporal) en Marbella.

Renault Captur

La producción de coches en el primer semestre de 2017 se sitúa un 1.7% por debajo del mismo periodo del ejercicio anterior y en 200.000 unidades menos de las previstas. Datos negativos  (a falta de que se hagan oficiales el lunes 3 de julio) debido a la reducción de coches exportados a Reino Unido y la influencia del Brexit. Sin embargo, la venta de coches sí ha mantenido una tendencia alcista en España gracias al empuje del canal de empresas.

Los datos del sector revelan que las matriculaciones de particulares están experimentando una desaceleración porque siguen echando en falta un programa para “cambiar su viejo coche por otro nuevo, más seguro y más respetuoso con el medio ambiente". La media del parque en España es de 12 años.

Pese a este descenso entre particulares, las ventas crecen. ¿Por qué? Porque el canal empresas ‘post crisis’ mantiene un buen comportamiento y 2013 fue el último año de descensos. Desde entonces, este segmento ha crecido un 14%, un 31% y un 16% al año respectivamente. El mercado corporativo no está al margen de las modas. Si los SUV son tendencia, las empresas los toman muy en cuenta para ampliar su flota.

Como se observa en el gráfico, en 2016 se vendieron un total de 325.338 coches de empresa, un 44% más de vehículos que en el año 2012. Y queda claro el peso cada vez más relevante del segmento SUV (vehículo utilitario deportivo) en el canal. Su cuota alcanza ya un 30% del total. El crecimiento de los crossover dentro del canal corporativo se ha duplicado entre 2012 y 2016 debido a que es un producto muy versátil y que responde a las necesidades de los usuarios.

SUV de lujo para empresas

Los crossover permiten distintas capacidades de carga y la conducción por más lugares que los vehículos tradicionales. Se adapta al kilometraje de las empresas y cuenta con todas las prestaciones. A día de hoy, en el mercado no existe una definición exacta de lo que es un SUV, pero todas las marcas pelean por hacerse un hueco en el segmento.

El coche SUV que más compraron las empresas en 2016 fue el Nissan Qashqai, con un total de 9.402 unidades. Le siguen Volkswagen Tiguan (3.407) y el Mercedes Clase GLA (3.404). Pero también hay un hueco para los coches de alta gama en el mercado corporativo. El BMW X5 gana la partida con un total de 1.176 unidades. Le siguen el Volvo XC90 o el Land Rover Range.

El sector deja atrás la crisis y se ha beneficiado claramente de la mejora económica del país, que está contribuyendo a que las compañías cambien o amplíen sus flotas. Según ANFAC, “son operaciones que tenían pendientes” desde hace años y que tuvieron que aplazar.

Al alza en 2017

El canal de empresa matriculó 31.517 unidades en el mes de mayo de 2017, un 12,4% de crecimiento respecto al mismo mes de 2016. En el acumulado de los cinco primeros meses de 2017, las empresas no alquiladoras matricularon 146.311 unidades con un crecimiento del 11,7%. Actualmente, el canal corporativo supone casi el 30% del mercado total en España, cifras similares a las de 2008.

En el quinto mes del año se produjeron 54.645 matriculaciones de coches particulares, una subida del 6% respecto a mayo de 2016. Esta tasa de crecimiento es menor a la mitad de la que ha registrado el canal de empresas.

El segmento crossover (SUV) sigue al alza en los primeros meses de 2017. Hasta seis coches vendieron más de 2.000 unidades en el mes de mayo entre todos los canales: Nissan Qashqai (2.900),  Peugeot 2008 (2.276), Opel Mokka X (2.153), Hyundai Tucson (2.101), Volkswagen Tiguan (2.042) y Renault Captur (2.090).

Ahora en Portada 

Comentarios