Los ingresos por el tipo mínimo no entrará en caja hasta 2023

Las empresas ahorrarán en incentivos cuatro veces el coste del tipo mínimo

Los beneficios fiscales a las empresas restarán 1.900 millones extra al Impuesto de Sociedades en 2022, cuatro veces más que la recaudación esperada por la reforma estrella del Gobierno

María Jesús Montero Presupuestos PGE
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
Agencia EFE

Mucho ruido, pero poca recaudación. Los 400 millones de euros que en una previsión más que generosa el Ministerio de Hacienda ha calculado que aportará la instauración de un tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades palidecen ante la evolución esperada de los beneficios fiscales en el tributo para el año 2022, que ahorrarán a las empresas españolas 1.800 millones de euros en impuestos, cuatro veces más del impacto esperado de ese tipo mínimo del 15% que se ha constituido en una de las medidas estrella del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022.

Tras una serie de mensajes confusos, Hacienda ha aclarado este miércoles además que los recursos que salgan de la aplicación de ese tipo mínimo, que la ministra ha calificado de forma directa como un "ajuste', no entrarán en la caja del Estado hasta el año 2023 y que apenas 50 millones de euros alimentarán la previsión de ingresos del Estado de cara a 2022. La vicepresienta Calviño no quería que ninguna medida aumentara la factura fiscal de las empresas en 2022 y así va a ser.

El saldo fiscal del proyecto de Presupuestos de 2022 no será tan desfavorable como pudiera aparentar por el aparato de comunicación que ha acompañado a la inclusión en el mismo del suelo mínimo en los impuestos que pagan las empresas. Hacienda ha descontado que el año que viene los beneficios fiscales dispuestos en el Impuesto de Sociedades detraerán 5.674 millones de euros de recaudación, muy por encima de los 3.740 millones que se espera que resten en 2021. Hablamos de 1.900 millones extra de ahorro fiscal contra un gasto extra previsto de 400 millones de euros.

el dato

  • Las arcas del Estado sólo verán 50 millones de euros del tipo mínimo de Sociedades en 2022.

El dato llama la atención porque los beneficios fiscales a las empresas crecerán el año que viene, al menos según los cálculos realizados por el Gobierno, un 51,7%, en tanto que los ingresos del Impuesto de Sociedades aumentarán sólo un 11,8%...El Impuesto de Sociedades tiene alrededor de una treintena de beneficios fiscales de diferente intensidad y prácticamente todos ellos contemplan para 2022 un volumen de ahorro para las empresas - coste para el Estado - superior al de 2021, probablemente porque el Gobierno espera que el año que viene sean muchas más las empresas que tengan beneficios respecto a las de este año.

Montero ha reconocido este miércoles, en la rueda de prensa posterior a la presentación del proyecto de Presupuestos de 2022 al Congreso, que esos beneficios fiscales son uno de los principales problemas del marco tributario doméstico y que espera que los trabajos del comité de expertos sirvan para poner coto a esta realidad, que el año que viene restarán como ya se ha señalado 5.674 millones de euros en el Impuesto de Sociedades pero que en conjunto drenan cerca de 42.000 millones de euros a la recaudación, prácticamente la distancia que nos separa de la media europea en materia de recaudación fiscal.

Tres años lleva el Ministerio de Hacienda coqueteando con podar los incentivos fiscales que existen en el ordenamiento fiscal español para obtener recursos extra con los que financiar las políticas de gasto que prioriza en su agenda política. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal incluso ha marcado el camino por el que se debe avanzar para empezar por los incentivos fiscales que a día de hoy son menos eficientes. A día de hoy, lo único que se ha hecho ha sido minimizar la ayuda fiscal a los planes de pensiones individuales, que antes permitían una desgravación de hasta 8.000 euros y que en 2022 se quedarán en 1.500 euros - después del tijeretazo que se aplicó este año que redujo la aportación desgravable a 2.000 euros -, y se ha hecho más por un planteamiento ideológico que por motivos financieros, ya que el ahorro de la medida ha sido marginal, básicamente porque los contribuyentes han dejado de aportar.

Mostrar comentarios