A por un cachito del "Triángulo de Oro"

Benahavís (Málaga), 18 mar (EFE).- A un lado de la mesa expertos del mercado inmobiliario, al otro inversores internacionales interesados en encontrar los productos más rentables, y en medio propiedades por más de 2.000 millones de euros del "Triángulo de Oro" situado en torno a Marbella, en busca de comprador.

A por un cachito del "Triángulo de Oro"

Benahavís (Málaga), 18 mar (EFE).- A un lado de la mesa expertos del mercado inmobiliario, al otro inversores internacionales interesados en encontrar los productos más rentables, y en medio propiedades por más de 2.000 millones de euros del "Triángulo de Oro" situado en torno a Marbella, en busca de comprador.

Los primeros interesados en los excedentes que ha dejado el auge inmobiliario de la década de los noventa y los primeros años del nuevo milenio en el área de la Costa del Sol que abarca los municipios de Marbella, Benahavís y Estepona han sido los inversores de la Europa del Este.

El objetivo del "Marbella International Property Show (MIPS)", la feria inmobiliaria y de inversiones de la Costa del Sol que se celebra hasta el viernes en el Hotel Villa Padierna, en Benahavís (Málaga), es dar salida a las viviendas deshabitadas de la zona para dinamizar, de nuevo, el mercado inmobiliario.

"A ver si terminamos ya con este 'stock' y empezamos lo que todo el mundo quiere, que es producir nuevas construcciones, con nueva arquitectura y nuevos conceptos", ha señalado el presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial y miembro de la Mesa de la Construcción Sostenible de la región, Ricardo Arranz.

Los compradores cuentan con importantes incentivos, ya que los precios de los inmuebles se han reducido -al menos- a la mitad y los bancos, que concentran el 90 por ciento de las propiedades que se exponen, ofrecen medios para financiar hasta el 70 por ciento del coste.

Los inmuebles se distribuyen en diferentes expositores según su precio, el primero alberga viviendas cuyo coste es inferior a 300.000 euros, el segundo las que sus precios oscilan entre 300.000 y 600.000, el tercero las que valen entre 600.000 y un millón y el último las que sobrepasan este precio.

El volumen de viviendas "no es excesivo", ha señalado Arranz, que ve posible que en un año el "Triángulo de Oro" se deshaga de las viviendas y a partir del 2015 ofrezca inmuebles de nueva creación, sobre todo dirigidos a la "gente joven" de países emergentes y el norte de Europa.

"Demandan productos diferentes del de hace diez años. Quieren que sean nuevos y no tienen ningún problema en pagar lo que valen", ha indicado.

Más precavidos se muestran los expertos que participan en el foro organizado con motivo de la feria, sobre todo por el papel que desempeñan las entidades financieras.

El abogado especialista en Extranjería Ricardo Bocanegra ha aludido a las dificultades a la inversión que conllevan las medidas de los bancos para evitar que, a través de transferencias de fondos, se blanquee dinero.

"El 99 por ciento de los extranjeros que quieren invertir en la Costa del Sol no blanquean nada. Los bancos aburren a los inversores y a veces les someten a interrogatorios insultantes", ha agregado.

Por su parte, el asesor inmobiliario ruso Sergey Krupnov ha apuntado que el riesgo que perciben los bancos en las grandes inversiones que pretenden acometer sus paisanos es el punto "flojo".

"El riesgo ralentiza cualquier operación. Tiene que haber más fiabilidad entre el cliente y el banco. La palabra 'riesgo' tendría que desaparecer del vocabulario de los bancos", ha declarado.

El director de Inversiones Inmobiliarias del bufete Martínez Echevarría & Ferrero Abogados, Felipe Martínez de Mármol, ha añadido a las trabas bancarias las administrativas y el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, Juan José Hinojosa, ha pedido mejoras para que los asuntos fiscales no impidan la libre circulación de capitales.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios