Endesa achaca a medidas del Gobierno su menor beneficio y no dará dividendo

  • Endesa ganó el año pasado 2.034 millones de euros, el 8 % menos que en 2011, un descenso que la compañía achaca a los recortes aplicados en 2012 por el Gobierno para atajar el déficit de tarifa eléctrica y que, unido a otros factores, implicará que este ejercicio no reparta dividendo.

Madrid, 27 feb.- Endesa ganó el año pasado 2.034 millones de euros, el 8 % menos que en 2011, un descenso que la compañía achaca a los recortes aplicados en 2012 por el Gobierno para atajar el déficit de tarifa eléctrica y que, unido a otros factores, implicará que este ejercicio no reparta dividendo.

El consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, ha explicado que las decisiones sobre dividendos se toman "año a año" y ha señalado que en esa ocasión se ha optado por no pagarlo por "prudencia" y para ganar liquidez ante la actual situación económica y regulatoria en España.

Los recortes a la distribución y a los pagos por capacidad aplicados el año pasado le han restado 300 millones, y la menor retribución de la generación en las islas 100 millones, según la presentación a analistas realizada por la compañía.

Además, los nuevos impuestos a la generación, que entraron en vigor el 1 de enero, tendrá un impacto en las cuentas de la compañía de 2013 de unos 900 millones de euros, según las primeras estimaciones de Endesa, participada en un 92 % por la italiana Enel.

La compañía trasladará a sus clientes el impacto de estos cambios "todo lo que sea posible" e intentará compensar su efecto con nuevos esfuerzos de eficiencia y el recorte de inversiones, ha apuntado el ejecutivo.

En cuanto a las medidas aprobadas en 2013, Brentan ha alabado que se haya ajustado la retribución de las energías renovables más caras y ha lamentado los cambios introducidos en la producción con carbón nacional incentivado porque obligarán a generar con pérdidas.

De cara a 2013, la compañía considera posible lograr el objetivo de déficit cero, aunque se hará gracias a la contribución del Estado con un crédito extraordinario de 2.200 millones y la asunción de los costes extrapeninsulares.

Por otra parte, ha considerado que el sistema marginalista de fijación de precios en el mercado mayorista eléctrico (pool) está "muerto" y su aplicación no tiene sentido debido a que, actualmente, más de la mitad de las energías están subvencionadas.

De vuelta a las cuentas, Endesa facturó el año pasado 33.933 millones de euros, el 3,8 % más, debido fundamentalmente a los mayores precios de venta, mientras que los costes variables crecieron el 6,6 % por el encarecimiento de los combustibles.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se redujo el 3,6 %, hasta los 7.005 millones de euros, lastrado por los recortes en España, principalmente en la remuneración a la distribución, y la caída de la producción hidráulica en Chile por la sequía.

El beneficio neto en España y Portugal (que incluye resto de Europa y Marruecos) bajó en 2012 el 11,5 %, hasta 1.410 millones, y el ebitda cayó el 5,7 % y se situó en 3.796 millones. La cifra de negocio en la región creció el 2,2 (23.146 millones).

El resultado neto de explotación (ebit) se recortó un 11 %, hasta los 1.998 millones, por el deterioro contable de los activos de minería y de la central nuclear de Garoña, según Endesa.

En Latinoamérica generó un resultado bruto de explotación de 3.209 millones, inferior en un 1 % al de 2011, mientras que el neto mejoró un 0,5 % (2.420 millones) tras el saneamiento de los activos de distribución realizado en 2011 en Argentina.

El beneficio neto del negocio latinoamericano de Endesa se situó en 624 millones de euros con un aumento del 0,8 %.

En total, la producción de electricidad del grupo ascendió en 2012 a 141.434 gigavatios (GWh), el 2 % más, por el incremento de la generación térmica convencional, mientras las ventas crecieron el 0,1 %, hasta sumar 162.490 GWh.

Las sinergias obtenidas entre Enel y Endesa fueron 1.048 millones, y sumadas a otros planes de eficiencia supusieron un ahorro total de 1.307 millones.

A cierre del ejercicio, la deuda financiera neta de Endesa se situó en 8.778 millones, con una disminución de 2.224 millones de euros respecto a un año antes.

Mostrar comentarios