CyL es la quinta CCAA con más emisiones de CO2 del país, el nueve por ciento del total

CyL es la quinta CCAA con más emisiones de CO2 del país, el nueve por ciento del total

Castilla y León es la quinta comunidad autónoma con más emisiones de CO2 del país, ya que es responsable del nueve por ciento del total de las emisiones de las fuentes fijas, superada por Andalucía, con el 19 por ciento, Asturias (16 por ciento), Galicia (once por ciento) y Cataluña (diez por ciento), precisamente las zonas donde están instaladas las grandes centrales de carbón excepto en Cataluña, en la que la incidencia de las emisiones se debe al importante sector industrial y refinero.

Por el contrario, las comunidades autónomas que menos CO2 emiten son Navarra, Madrid, Extremadura, Cantabria y La Rioja, justo aquellas cuya economía está menos basada en el carbón, según el informe de Responsabilidad de las Grandes Empresas energéticas e industriales de España en el Cambio Climático, publicado este viernes 27 de enero por el Observatorio de la Sostenibilidad..

En el caso de Castilla y León, y en relación con su escasa densidad de población, la Comunidad es una gran productora de energía, donde la generación energética con carbón representa el 74,34 por ciento del total de emisiones de fuente fija de la comunidad, seguida en importancia por la fabricación de cemento (11,94%) y la industria relacionada con grandes procesos de combustión (9,12%).

Su ratio de emisiones por habitante es, a juicio del informe, "elevadísima" y alcanzaba las 13,3 toneladas por habitante, cifra sólo superada por Asturias. Es, pues, una importante exportadora de electricidad.

Dada su enorme extensión y la importante actividad agrícola, la ratio de emisiones de fuentes fijas respecto del total (fijas + difusas) no es de las más elevadas (34,0 por ciento, por debajo del promedio nacional, 35,3%) si se compara con otras regiones con alta generación energética a partir de carbón (Asturias, 73,9%; Galicia, 50,9%; Murcia, 48,9%), lo que la sitúa en la posición la undécima del ranking.

Las instalaciones de Endesa producen el 33,73 por ciento de las emisiones fijas totales de la comunidad, mientras que Gas Natural-Fenosa contribuye con el 20,61 por ciento y la central térmica de Velilla del Río Carrión (Palencia) aporta el 14,19 por ciento. Entre las tres son responsables del 68,53 por ciento del total de emisiones fijas regionales, en tanto que las cementeras emiten el 18 por ciento del total.

Un conjunto de doce empresas de entre 44, con emisiones individuales superiores a las 100.000 toneladas, acumulan el 93,23 por ciento de las emisiones fijas de Castilla y León.

Las emisiones totales (fijas + difusas) de gases de invernadero en dióxido de carbono equivalente aumentaron en Castilla y León en un 23,9% entre 1990 y*2007, cifra muy inferior al crecimiento medio de España, pero superior al 15% que nos permitía el Protocolo de Kioto. En 2014 la comunidad emitía ya menos que en 1990 (-3%) y ostentaba un valor indexado a 1990 de 97 (en 2007 era de 124).

Ambientalmente, Castilla y León es, a juicio del observatorio, una comunidad cumplidora en emisiones pero los problemas de la contaminación atmosférica con cuatro subproductos de la generación con carbón (dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno) subsisten y preocupan, como ocurre en otras comunidades autónomas que utilizan también carbón.

Las emisiones totales de Castilla y León representaron el diez por ciento del total de España en 2007, mientras que su población era el 5,6 y su PIB el 5,4 por ciento.

Las cuatro centrales termoeléctricas de carbón localizadas en León (Compostilla, ENDESA; La Robla, Gas Natural-FENOSA; CT Anllares) y la Velilla en Palencia, representaron ya en 2007 el 32,6 por ciento del total (fijas + difusas) de las emisiones regionales. En 2015 entre las cuatro plantas generan el 59,34% de las emisiones fijas de la comunidad autónoma.

DATOS NACIONALES

Las veinte empresas con mayores emisiones suman un total del 79,53 por ciento de las emisiones procedentes de fuentes fijas, incluidas en el Registro Nacional de Emisiones (RENADE), que son la producción de energía, industria del petróleo y otras instalaciones industriales.

El estudio señala que España emitió en 2015 un total de 337 millones de toneladas totales de GEI, de las que la industria y la energía emitieron 137,1 millones de toneladas de CO2 verificadas por el RENADE.

En general, las emisiones crecieron un 3,3 por ciento en total En España respecto a 2014, mientras que "prácticamente todos los países de la UE descendían". Así, los sectores fijos representan el 40,4 por ciento (137,1 millones de toneladas) del total de las emisiones de CO2 españolas.

Mientras, el 59,6 por ciento de las emisiones correspondieron a fuentes de emisión difusas, tales como el transporte, los hogares, los servicios, agricultura.

Además, el informe destaca que las emisiones de los sectores fijos se concentran en un núcleo de 10 empresas, emiten el 70 por ciento (69,4%) o lo que es lo mismo, 95,2 millones de toneladas, de las emisiones de gases de efecto invernadero totales.

Se trata de Endesa, 33,3 millones de toneladas de CO2; Repsol (incluye Petronor), 13 millones de toneladas; Gas natural Fenosa, 12,9 millones de toneladas de CO2; Hidrocantábrico, 10,6 millones de toneladas de CO2; ArcelorMittal, 6,4 millones de toneladas de CO2; E.On, 5,3 millones de toneladas de CO2; Cepsa, 4,8 toneladas de CO2; Cemex, 3,4 millones de toneladas de CO2; Iberdrola, 2,6 millones de toneladas de CO2 y Cementos Portland, 2,4 millones de toneladas de CO2.

Solamente Endesa emite el diez por ciento de todas las emisiones de España, tanto las fijas como las difusas y concentra la cuarta parte de todas las que emiten los sectores fijos. A esta le siguen Gas Natural Fenosa y Repsol, que suponen un 4 por ciento aproximado cada una del total emitido en España.

En total, los sectores fijos con mayores emisiones se deben a la producción energética, las industrias con grandes procesos de combustión, el tratamiento y transformación de hidrocarburos, la industria cementera y la transformación química.

La generación de carbón supone 50 millones de toneladas equivalentes de CO2 y supone el 72,3 por ciento de la generación total de energía, que produce en su conjunto la mitad de las emisiones fijas totales nacionales, que son casi 70 millones de toneladas de CO2.

En cuanto a la producción de cemento y cal, generan 17 millones de toneladas, el 12,5 por ciento del total, algo más que las de las refinerías de petróleo y coque (14 millones de toneladas de CO2, el 10,5%).

Las industrias que dependen de grandes procesos de combustión emiten el 8,5 por ciento del total, casi 12 millones de toneladas de CO2; el resto de la industria contribuye con el 18 por ciento restante (casi 25 millones de toneladas de CO2).

Con estos datos, el estudio del Observatorio de la Sostenibilidad refleja que la tendencia de 2015 respecto a 2014 señala que las emisiones del sector eléctrico aumentaron un 17,6 por ciento y las que más aumentaron fueron las centrales de carbón (22,1 por ciento más) y los ciclos combinados de gas natural (16,3 por ciento más que el año anterior).

El resultado final, que arroja un crecimiento del 3,3 por ciento de las emisiones españolas en 2015 respecto a 2014 va en contra de los compromisos de reducción contraídos por los firmantes del Acuerdo de París contra el Cambio Climático, que España firmó en Nueva York el 22 de abril de 2016 y que ratificó el pasado 13 de enero.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios