Entre Chávez y Ahmadineyad hay una "fuerte" cercanía emocional, dice Nobel iraní

  • Madrid.- Entre el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, "hay una cercanía emocional bastante fuerte", favorecida por los intentos de Teherán de ampliar su influencia en América Latina, afirmó hoy la Premio Nobel de la Paz 2003, Shirin Ebadi.

Entre Chávez y Ahmadineyad hay "fuerte" cercanía emocional, dice Nobel iraní
Entre Chávez y Ahmadineyad hay "fuerte" cercanía emocional, dice Nobel iraní

Madrid.- Entre el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, "hay una cercanía emocional bastante fuerte", favorecida por los intentos de Teherán de ampliar su influencia en América Latina, afirmó hoy la Premio Nobel de la Paz 2003, Shirin Ebadi.

La jurista y opositora iraní pronunció una conferencia en el Consejo General de la Abogacía Española, en Madrid, en la que denunció la difícil situación legal de su país, el acoso que sufren los abogados independientes y las violaciones de los derechos humanos bajo el régimen estricto de Ahmadineyad aliado con el clero chiíta.

Al concluir su exposición y ante la pregunta de uno de los participantes, Ebadi se refirió a las ambiciones de Irán en Latinoamérica y a sus relaciones con mandatarios locales, como Chávez o el presidente boliviano, Evo Morales.

"El Gobierno de Irán trata de tener una influencia en Latinoamérica y ello explica las grandes inversiones que tiene en esa región", dijo la activista de los derechos humanos.

Puso como ejemplo de esas inversiones iraníes a Bolivia, "aunque ahora ha empezado también en Brasil" y hay mucho interés en otros países de la zona.

El pasado mes de diciembre, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, manifestó la disposición de su Gobierno a ampliar los lazos comerciales y económicos con Uruguay, cuyo nuevo Ejecutivo ya ha señalado que Irán es una de las "prioridades" de las autoridades de Montevideo.

Los intereses iraníes en Latinoamérica afectan a los sectores más importantes de las economías regionales y a aquellos rubros de los que éstas tienen gran dependencia: desde el petróleo y el gas, hasta la agricultura y la construcción de infraestructuras.

Estos movimientos han despertado las suspicacias de Estados Unidos, sobre todo en lo que se refiere a las crecientes inversiones iraníes en Venezuela y a los intercambios de crudo y gasolina entre estos dos países.

La propia secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, advirtió recientemente a Bolivia y Venezuela sobre la "mala idea" que supone involucrarse cada vez más con Irán.

En su conferencia de hoy, la Premio Nobel de la Paz iraní, primera mujer musulmana en recibir ese premio, subrayó las simpatías entre Chávez y el presidente de su país, y calificó de fundadas las sospechas sobre las actividades de Irán en América Latina y su manera de aprovecharse en la región.

"No estamos en contra de ningún país. Hay que ayudar a Latinoamérica, pero siempre que sea (la ayuda) dirigida al beneficio de los dos países", afirmó Ebadi.

La abogada y escritora advirtió sobre los intentos de Irán de recabar apoyo en muchas zonas del mundo para fortalecer su posición en Naciones Unidas.

"No se puede comprar el voto de países en la ONU", afirmó tajante la Premio Nobel.

Mostrar comentarios