El sintecho que se convirtió en millonario creando playas en los patios de las casas

  • Eric White vivió ocho meses en la calle y dio un vuelco a su vida gracias a tener una gran visión para la construcción.
Fotografía de una de las playas de Zydeco Construction.
Fotografía de una de las playas de Zydeco Construction.
Captura de vídeo.

La historia de Eric White es la de un emprendedor que persiguió sus sueños pese a haber tocado fondo con tan solo 15 años. Con esa edad, este hombre natural de Louisiana (Estados Unidos) dejó el colegio teniendo dificultades para leer y destinado a vivir en la calle durante ocho meses. Sin embargo, White sabía cuál era su punto fuerte y lo explotó para reconducir su vida y llevarla al éxito empresarial.

Como el propio White detalle en una entrevista a 'USA Today', "casi no podía deletrear su nombre", pero sí era bueno en la construcción, ya fuese de objetos u obras más grandes. Por ello, con el fin de pagar las facturas, comenzó a trabajar para una empresa local de construcción. 

Meses más tarde, su padre de informó de la existencia de otra compañía con buena reputación en la zona de Baton Rouge. White aplicó y fue contratado, siendo este el empleo que le cambiaría la vida. "El hombre para que el que trabajaba me enseñó como a un discípulo. En un plazo de seis meses ya era el encargado de dirigir un equipo", afirma.

Las habilidades del joven mejoraron saltando a empresas más grandes hasta que fundó su primera compañía Cool Pools, especializada en la creación de playas en los patios de la gente. 

El éxito fue instantáneo hasta el punto de que la vendió el año pasado por más de un millón de dólares. Ahora dirige Zydeco Construction, otra firma que además de las playas restaura todo tipo de jardines y patios y los convierte en los espacios que los clientes quieran.

Piscinas naturales con agua cristalina, trampolines, cocinas exteriores, paseos de cemento, soluciones de drenaje para inundaciones.... Estas opciones están entre los servicios de la firma de White, que cobra alrededor de 20.000 dólares por proyecto

"Es algo en lo que llevaba pensando muchos años. ¿Qué pasaría si alguien pudiese convertir un patio en un paraíso? Quería dar este servicio y ser el primero en hacerlo. Investigué lo máximo posible y me puse manos a la obra", concluye. 

Mostrar comentarios