Debut en Bruselas del nuevo ministro de Economía

Escolano hace piña con el Eurogrupo para anular la guerra de aranceles de Trump

El titular económico quiere situar a España en el centro de la reforma del euro y acusa al proteccionismo de ser un grave error político. 

Román Escolano conversa con Pierre Moscovici.
Román Escolano conversa con Pierre Moscovici. / EFE

Román Escolano ha llevado dos mensajes claros a su primera cita europea como ministro español de Economía. Por un lado, el nuevo titular económico del Gobierno español ha posado su mirada internacional sobre el otro lado del Atlántico y ha clavado la pupila sobre la guerra comercial con la que amenaza la Administración de Donald Trump a cuenta del alza de tasas a la importación de acero y aluminio anunciada la semana pasada. Por el otro, ha colocado a España, aunque aún solo verbalmente, en el epicentro del debate sobre el euro, donde ha dicho que es "importante" que el país  juegue un papel "protagonista" en la reforma de la eurozona por su "posición integradora y europeísta".

"El proteccionismo es siempre un error político, es un error histórico y, desde luego, dos zonas económicas y comerciales tan importantes como Estados Unidos y la Unión Europea no pueden entrar en ninguna forma en una escalada comercial", ha declarado el flamante ministro a su llegada a la reunión de titulares de Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo.

Un error de comunicación

El sucesor de Luis de Guindos entiende que la UE debe reaccionar "unida" ante los aranceles y considera "importante" que los Veintiocho alcancen un acuerdo sobre "cuáles pueden ser los pasos siguientes" para el club comunitario. "Tendremos siempre el deseo de mantener una postura unificada, pero siempre que la Unión Europea evite una escalada comercial y una escalada proteccionista", ha dicho.

En ese sentido, recalcó que España va a defender una política comercial "abierta", pues, en su opinión, el país ha tenido "siempre históricamente enormes beneficios" por la apertura al exterior. "Vamos a defender siempre una postura abierta porque refleja mis convicciones, refleja las convicciones del Gobierno y yo creo que los intereses profundos de la economía española", ha comentado.

Escolado ha recordado que Bruselas mantiene abiertas negociaciones sobre acuerdos comerciales "muy importantes", en particular, con el ámbito latinoamericano, y precisó que esa será una de las cuestiones principales durante su estancia en el Ministerio de Economía. El nuevo ministro ha traslado que, en cualquier caso, la Comisión Europea aún está evaluando la situación después de que el jueves pasado Donald Trump firmara aranceles a las importaciones de acero y aluminio, e indicó que esperará el resultado de ese análisis.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha resultado más crudo al reconocer que Bruselas debe estar "preparada" para responder a los aranceles estadounidenses si finalmente se confirman. "No nos gustan las guerras, todos hemos tenido malas experiencias con las guerras, pero, por supuesto, debemos estar preparados para cualquier tipo de medida de respuesta si se confirma que hay demasiada agresividad desde el otro lado", ha confiado.

También preguntado por la afrenta comercial, el ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha propuesto que la solución al problema del exceso de capacidad de producción de acero sea abordada de forma "multilateral" en el marco de la Organización Mundial del Comercio o el G20. Le Maire ha reconocido que Francia está evaluando las consecuencias de la medida sobre su industria pero que corresponderá a la Comisión Europea decidir qué acciones tomar si es necesario, aunque instó a evitar una "guerra comercial" en la que "solo habrá perdedores". De la misma opinión ha sido el ministro alemán de Finanzas en funciones, Peter Altmaier,  quien ha asegurado que es responsabilidad "de todos" mantener el comercio libre con aranceles bajos. "Esto va en interés de todos", ha declarado quien asumirá la cartera de Economía en el nuevo Gobierno de coalición alemán que se constituirá este miércoles.

El Eurogrupo prepara este lunes la cumbre del euro que se celebra el 22 de marzo, una cita a la que Francia y Alemania esperaban llegar con algunas propuestas conjuntas de reforma sobre las que trabajar para que el Consejo Europeo del próximo junio pudiese acordar medidas más concretas, algo en lo que también confiaba España. Pero las expectativas de lograr avances este mes se han visto diluidas a falta de la constitución definitiva del Gobierno alemán y ante la aparición de un frente de ocho países que recelan del empujón integrador que abandera Francia.

Holanda, Irlanda, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania abogan por priorizar la disciplina fiscal y la reducción de riesgos en el sector bancario a nivel nacional antes de hacer reformas de "gran calado" e implementar el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos, al tiempo que proponen un mecanismo de reestructuración automática de la deuda de países en dificultades.

En diciembre los líderes acordaron dar prioridad a las medidas que generan mayor consenso, transformar el Mecanismo Europeo de Estabilidad en un fondo monetario y completar la unión bancaria, y dejar para más tarde asuntos controvertidos como la creación de una capacidad fiscal para responder conjuntamente a crisis en un solo país.

En esta relación de fuerzas, España se retrata con claridad. Román Escolano es buen conocedor de la problemática europea tras haber pasado los últimos cuatro años en el Banco Europeo de Inversiones y ya ha expresado su voluntad de dar prioridad a la integración europea, si bien tiene pendiente culminar la salida de España del procedimiento por déficit excesivo y atajar los altos niveles de deuda y paro.

Escolano hace piña con el Eurogrupo para anular la guerra de aranceles de Trump

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios