España encarrilla el déficit: encara el final de año con un colchón de 25.000 millones

    • Estado, comunidades autónomas y Seguridad Social cerraron el mes de agosto con un déficit agregado del 4,8%, lejos del 6,5% que constituye el objetivo oficial.
    • Hacienda cuenta con ahorrarse 5.000 millones de euros en intereses por la caída de la prima de riesgo.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás (i); y el de Administraicones Públicas, Antonio Beteta.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás (i); y el de Administraicones Públicas, Antonio Beteta.

"No tenemos ninguna preocupación respecto al cumplimiento del objetivo de déficit de este año". El mensaje de la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, suena este año mucho más firme y, por qué no decirlo, mucho más creíble que el año pasado por estas fechas.

Y el caso es que las grandes cifras de la ejecución presupuestaria no difieren demasiado respecto al año anterior. El Estado encara la recta final del año (octubre, noviembre y diciembre) con un desequilibrio negativo cercano a los 37.000 millones de euros en sus cuentas (3,58% del PIB), "prácticamente igual al registrado en 2012", según reconoce el propio Ministerio de Hacienda.

Y que el objetivo para el conjunto de las Administraciones Públicas es acabar el ejercicio con un déficit tres décimas menor al de 2012 (6,5% del PIB frente al 6,8% del año pasado), lo que exigiría un comportamiento comparativamente mejor al del año pasado.

Y que este año no operarán en el último trimestre medidas de gran potencia presupuestaria como la subida de tipos en el IVA (por el lado de los ingresos) o la supresión de la paga extra de los funcionarios (por el lado del gasto), lo que podría elevar la incertidumbre sobre el cumplimiento del objetivo.

Y, sin embargo, todo parece cuadrar. Con los datos oficiales (remitidos a Bruselas) ya en el mano, el déficit conjunto de la Administración Central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social hasta el pasado mes de agosto ascendió al 4,8% del PIB, lejos del 6,5% previsto para el conjunto del año.Un cómodo colchón

Traducido a euros contantes y sonantes, esa diferencia respecto del objetivo para el conjunto del año revela que las Administraciones Públicas encaran el último tercio del año con un colchón superior a los 17.000 millones de euros respecto del objetivo marcado por Bruselas.

Un margen de seguridad que, en realidad, es todavía mayor. En primer lugar porque el dato proporcionado este martes por el Ministerio de Hacienda no incluye el saldo de las entidades locales hasta agosto (su número y sus limitaciones de personal hace que tarden más tiempo en presentarlo) y éste era a mes de julio positivo en un 0,19% del PIB, lo que agrandaría ese colchón en otros 2.000 millones de euros.

Pero también porque el Ejecutivo fue extraordinariamente cauteloso a la hora de pintar en los Presupuestos la previsión de gastos asociados al pago de la deuda y esa cautela de hace un año se verá ahora recompensada con un margen presupuestario extra de unos 5.000 millones de euros, según ha revelado el ministro de Economía, Luis de Guindos.

En total, cerca de 25.000 millones de euros de margen que deberían permitir a las administraciones públicas cumplir con Europa y al Gobierno no tener mayores preocupaciones por este lado.

Mostrar comentarios