Viernes, 20.10.2017 - 20:17 h

España, tras la crisis, es el país del mundo más decepcionado con el capitalismo

  • El desencanto de los españoles supera al de los griegos en Europa, según los últimos datos de un informe elaborado por Pew Research Center, analizado por My Word.
  • Nuestro país desciende 22 puntos en su respaldo a las políticas de libre mercado desde 2007 hasta la fecha, lo que abre las puertas de entrada del populismo en política.
Más de la mitad de los españoles se muestran desencantados con el capitalismo.

La crisis ha convertido a los españoles en desencantados y disconformes con el capitalismo, como ningún otro pueblo en el planeta. Los últimos datos de un informe elaborado por Pew Reserch Center (PRC), el afamado Centro de investigaciones norteamericano que analiza tendencias mundiales, ha posado la lupa sobre 44 naciones. Su objetivo: conocer el grado de aceptación y apoyo de los habitantes al sistema económico de libre mercado, desarrolado en el trabajo 'Support for Free Market System'.

Una de sus conclusiones es que España se encuentra a la cabeza del mundo en materia de decepción con el sistema capitalista, en un ranking cuyo liderato comparte con Japón y Jordania. La consultora My Word ha analizado estos datos para lainformacion.com y realizado una comparativa anual de los trabajos similares confeccionados por PRC desde 2007, cuando comenzó a gestarse la crisis en nuestro país. Según el informe, el 51% de los españoles está en desacuerdo con las políticas económicas capitalistas implementadas en el país, con mediciones realizadas hasta finales de 2014. En 2007, último año de bonanza económica, el grado de respaldo al capitalismo en nuestro país era del 67%. Es decir, se ha producido una caída de 22 puntos porcentuales en apenas 7 años.

Tras España, Japón y Jordania, Argentina (48% de desencantados) y México (43%) integran el podio de quienes rechazan las políticas económicas concretadas en sus respectivos países. No obstante, "el informe señala que los países en desarrollo son mucho más optimistas que las naciones ricas sobre el futuro".

Esa cantidad de ciudadanos españoles desencantados, tan significativa si se la compara con la del resto de países analizados, explica en cierta manera una tendencia sostenida en los últimos años: el empeoramiento de la situación económica de miles de hogares españoles ha significado en cierta manera la puerta de entrada del populismo en política.

Belén Barreiro, ex presidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y presidenta de la consultora My Word, afirma a lainformacion.com que "la caída de 22 puntos porcentuales en el índice de adhesión al capitalismo evidencia el disconformismo de una ciudadanía empobrecida y explica la aparición en España de partidos nuevos emergentes, como ha quedado expresado en las urnas con el respaldo a partidos como Podemos".La economía colaborativa gana enteros

Según su análisis, "el fenómeno social del ciudadano rebelde con el modelo económico está ya instaurado en la sociedad. La visión de los españoles se ha modificado sustancialmente después de casi 8 años de crisis. El 51% apuesta más por la economía colaborativa, en detrimento de la pro-economía de mercados. También se muestra mucho más preocupado por la desigualdad social, donde España ha escalado hasta el séptimo puesto en el ranking mundial".

El informe de Pew Reserch Center ha analizado a 44 países, distribuidos en tres grupos: 'países avanzados' (en el que ha incluido a Corea del Sur, Alemania, Estados Unidos, Israel, Gran Bretaña, Francia, Italia, Grecia, Japón y España), los 'países emergentes' (Vietnam, China, Nigeria, Turquía, Malasia, Filipinas, India, Tailandia, Sudáfrica, Venezuela, Pakistán, Polonia, Líbano, Ucrania, Brasil, Indonesia, Chile, Túnez, Perú, Rusia, Egipto, Colombia, Jordania, México y Argentina), y 'en vías de desarrollo' (Bangladesh, Gana, Kenia, Nicaragua, Tanzania, Senegal, El Salvador, Uganda y Palestina).Alemania, la más conforme en la UE con el libre mercado

Entre los datos más representativos, surge que los habitantes griegos no están desencantados como los españoles con el capitalismo. Tiene un grado de disconformismo del 50%. Es decir, la mitad exacta de los habitantes, pero España lo supera en un punto. La diferencia se torna más determinante si se compara la media de desencanto integrada por el pelotón de países del primer grupo (donde está nuestro país, el de los 'avanzados'): entre todos la tasa de disconformidad o decepción con el capitalismo es del 30%, 21 puntos menos que la de España.

En el otro extremo se sitúan los países que más respaldan las políticas económicas capitalistas. Es el caso de Vietnam (95%), Bangladesh (80%), y China (76%). En Europa, Alemania lidera el listado de optimistas con el modelo, con un 73% de adhesión. Completan el podio continental Israel (68%) y Gran Bretaña (65%). Francia aparece más relegado, con un 60% de respaldo.La desigualdad preocupa más que nunca

Por otra parte, la desigualdad social ha pasado a ser una de las preocupaciones prioritarias de los españoles. El 67% de los consultados sostiene que consudera a este aspecto uno de los más relevantes, lo que sitúa a España en el séptimo puesto del ranking de 44 países analizados, ascendiendo 22 posiciones.

En este contexto, según My Word, el 25% de los ciudadanos admite sentir rechazo por las grandes empresas y corporaciones a raíz de la crisis económica. Entre el segmento de la población más empobrecido, la aversión a las grandes corporaciones es mayor, alcanzando el 31%.

El 'consumidor rebelde' se inclina más por prácticas de consumo alternativo y colaborativo, tales como el intercambio de bienes y servicios, los mercados de segunda mano, las compras colectivas, los grupos de consumo, o incluso la producción propia de aquello por lo que antes se pagaba.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios