Estado brasileño de Espírito Santo también en alerta por falta de agua

  • El estado de Espírito Santo se convirtió en el cuarto de la región sureste de Brasil en exponer un "escenario de alerta" debido a la crisis hídrica que amenaza el abastecimiento de agua en residencias, industrias y para la agricultura, informó hoy la prensa local.

Sao Paulo, 30 ene.- El estado de Espírito Santo se convirtió en el cuarto de la región sureste de Brasil en exponer un "escenario de alerta" debido a la crisis hídrica que amenaza el abastecimiento de agua en residencias, industrias y para la agricultura, informó hoy la prensa local.

Espírito Santo registra la peor sequía de los últimos 40 años, según la Agencia de Recursos Hídricos de ese estado, que forma parte de la región sureste de Brasil junto con Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais.

La situación llevó al gobernador Paulo Hartung a pedir a las federaciones industriales que ahorren agua y busquen alternativas para su reutilización.

"Estamos estudiando todas las posibilidades para la producción de agua con calidad que pueda ser consumida por la población", dijo el gobernador.

Espírito Santo registró unas pérdidas en los municipios del sur del estado del 50 % en la producción agropecuaria debido a la sequía, informó el secretario de Agricultura, Luciano Henriques.

En la ciudad de Cachoeiro de Itapemirim se han secado arroyos y se han perdido cultivos completos de caña de azúcar y piña.

El titular de la Agencia de Recursos Hídricos del estado, Paulo Monteiro, reclamó a las compañías distribuidoras de agua que den prioridad al abastecimiento humano y que contemplen un plan de provisión para las industrias.

En la capital del estado, Vitória, y en la vecina Vila Velha, las cámaras municipales tramitan proyectos de ley para multar a quienes laven automóviles o veredas con agua potable.

La crisis hídrica en la región sudeste tiene su punto más crítico en el estado de Sao Paulo, donde el gobernador del estado, Geraldo Alckmin, determinó el racionamiento del abastecimiento residencial por parte de la empresa estatal de aguas Sabesp.

Sao Paulo, el estado más poblado y rico de Brasil, presenta un escenario de crisis en su principal reserva, el sistema de embalses Cantareira, que abastece a cerca de 6,5 millones de personas.

Este viernes, por quinto día consecutivo, el nivel del sistema Cantareira se mantuvo estable, con un 5,1 % de su capacidad de lo que denomina técnicamente segundo volumen muerto de las reservas, de acuerdo a Sabesp.

Según Sabep, las lluvias acumuladas en enero son de 147,8 milímetros, que representan el 54,5 % del promedio histórico del mes.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, tiene previsto abordar en las próximas horas la crisis hídrica con el gobernador paulista, como ya hizo el miércoles con los de Minas Gerais, Fernando Pimentel, y Río de Janeiro, Fernando Pezao.

Mostrar comentarios