Lunes, 17.06.2019 - 15:31 h
Anuncios fraudulentos 

¿Chollo en Idealista? Ojo a las estafas que se cuelan al calor del 'boom' del alquiler

Con el precio del metro cuadrado en máximos y el auge de las nuevas tecnologías, los timos proliferan en las 'apps' de confianza de los consumidores.

PRECIO ALQUILER
 

Jorge se traslada a Madrid por trabajo. Su nueva oficina se localiza en Las Tablas, un barrio de la zona Norte en pleno auge donde el precio medio del metro cuadrado en alquiler alcanza los 11,5 euros. Entra en Idealista a buscar piso y se encuentra con un "chollazo": 80 metros cuadrados, dos habitaciones, garaje y trastero incluidos... por 650 euros al mes. Es un timo. Y no se trata de un caso aislado. Con el 'boom' del alquiler se han disparado los intentos de estafa en las 'apps' de confianza de los consumidores y, pese a los avances en seguridad de los portales inmobiliarios, son muchos los que se dejan llevar por estas jugosas ofertas y acaban por perder grandes cantidades de dinero. 

Es el fraude clásico. Anuncios de viviendas muy atractivas a precios muy por debajo del mercado en la zona. Auténticas gangas que incitan al 'clic'. A partir de ese momento empieza la odisea. El anunciante intenta sacar al usuario del entorno seguro de la aplicación, por ejemplo, a través de un email de contacto ajeno al portal inmobiliario. Pide dinero por adelantado, mientras se justifica por no poder enseñar el inmueble y presiona con tener más clientes interesados en la misma vivienda. 

Llegados a este punto ya deberían haber saltado las alarmas. "En este momento no hay chollos en el mercado del alquiler", indica Beatriz Toribio, la directora de Estudios de Fotocasa, otro de los grandes portales de España. El precio del metro cuadrado está en máximos históricos de 10,8 euros a nivel nacional, supera los 14 euros en comunidades autónomas como Madrid o Cataluña y se dispara especialmente en las principales capitales del país. A la hora de buscar piso "hay que comparar con el precio de la zona y sospechar de todo aquello que se sitúe excesivamente por debajo", recomienda Toribio.

"No existe un patrón común para los intentos de fraude", indican desde Idealista. En su manual para no caer en intentos de estafa recopilan las prácticas más comunes y resumen: "El mejor consejo que podemos darte es que siempre utilices el sentido común, no compartas ni utilices la misma contraseña para diferentes servicios, nunca adelantes dinero y que desconfíes de los chollos. Si encuentras un piso tan increíble en precio, zona y fotos que no te crees la suerte que has tenido, ¡desconfía!".

"Con el desarrollo de las nuevas tecnologías ha habido un incremento innegable de este tipo de estafas", advierten desde el departamento especializado en fraudes en la red de la Policía Nacional. En efecto, se trata de delincuentes profesionalizados que utilizan métodos sofisticados, plagiando páginas web y logos de agencias inmobiliarias de reconocido prestigio. "Hace años los intentos de estafa eran más burdos, con faltas de ortografía, traducciones literales de otros idiomas de escasa calidad... pero se han ido profesionalizando", explica el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font. "Son mafias internacionales", añade Toribio. Llegan a anunciar el mismo piso en hasta 40 ciudades distintas.

idealista estafa
 

La Información contactó con el anunciante de este piso de 75 metros cuadrados, con dos habitaciones, terraza, plaza de garaje y aire acondicionado. La respuesta fue inmediata. Pidieron 1.300 euros por adelantado (el mes en curso y otro de fianza) y llegaron las excusas: "Actualmente estoy trabajando como abogada en Alemania y por esto he elegido alquilar el piso a través de Airbnb, ya que son una empresa de perfil". ¿Un alquiler de vivienda habitual a través de una plataforma de alquiler vacacional? De ninguna manera. "En Idealista no tenemos ningún sistema de pagos ni ningún acuerdo de este tipo con Airbnb ni con ninguna otra empresa", zanjan en su guía práctica. El anuncio fue denunciado e inmediatamente retirado de la aplicación.

Pero no solo Idealista o Fotocasa. Los estafadores echan su anzuelo en todos los portales inmobiliarios. Desde pisos.com, Font calcula que de los 200 anuncios que se publican a diario en temporada alta, 25 son fraudulentos. "Según se aproximan los periodos vacacionales, como Semana Santa, verano y, en menor medida, Navidad, se incrementan estos intentos de fraude", comenta. Toribio, por su parte, rebaja esta proporción y asegura que "no llegan al 1%, aunque hacen mucho ruido porque tienen importantes consecuencias". En Idealista no disponen de esa estadística y tampoco la Policía Nacional recopila estos datos.

De cualquier manera, los portales inmobiliarios consultados coinciden en apuntar que estos estafadores suelen ser, con frecuencia, extranjeros. Hace unos días un joven de Barcelona se topaba con uno de ellos, también en Idealista. Decía ser italiano, ahora retirado en su país de origen por "problemas médicos". Para empezar, el anunciante pedía un ingreso de 1.440 euros en 24 horas y solo "después de que se confirme el pago, el agente indicado de Airbnb le contactará para ir a visitar el piso y firmar el contrato si está de acuerdo". El usuario decidió "entrar en su juego" y el resultado es un divertido hilo que se hizo viral en Twitter.

Más allá de la anécdota, se trata de estafas reales, con víctimas reales. En España existe cierta 'cultura del chollo'. Es innegable el furor por el ofertón y la ganga, pero este ansia se agrava en un momento en el que el mercado de la vivienda está especialmente caliente. Lo corrobora Font, quien destaca que "el acceso a la vivienda está complicado, sobre todo en algunos mercados de grandes capitales como Madrid".  Alquilar un piso se ha convertido en misión prácticamente imposible para jóvenes y adultos que ven cómo la renta mensual se come más de la mitad de sus ingresos. Ante este drama, anuncios tan atractivos son un caladero de clics que, en muchos casos, acaban en fraude. 

Lo primero, denunciarlo

¿Qué hacer si se encuentra con uno de estos anuncios, cuando menos, sospechosos? El primer paso es informar al portal inmobiliario. Todos ellos disponen de detectores automáticos que saltan cuando perciben un anuncio irregular. Además, cuentan con equipos técnicos y humanos que revisan una a una todas las ofertas y dan de baja inmediatamente las que consideran sospechosas. Con todo, los estafadores consiguen colar algunos anuncios fraudulentos. Por ello es importante avisar al portal cuanto antes, para que retiren esos cebos de inmediato.

Para estos portales, la seguridad es fundamental y la lucha contra estos estafadores es clave. No en vano, para ellos es vital mantener la confianza de los usuarios y, por ello, trabajan intensamente en la detección temprana de estos timos para evitar el desprestigio de su marca y, en definitiva, el perjuicio de su reputación. Todos coinciden en la necesidad de aplicar elementales criterios de prudencia y, ante todo, sentido común a la hora de valorar las ofertas. Lo sintetizó bien Toribio: "En este momento no hay chollos en el mercado del alquiler".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios