Donaciones

Cómo evitar pagar más impuestos si te toca parte del bote del Euromillones

El Código Civil define la donación como el acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta.

Impuestos Euromillones
 
 

Cada martes y viernes, los días del sorteo, millones de personas tienen la oportunidad, azar mediante, de embolsarse una buena fortuna de la noche a la mañana gracias al Euromillones. Hablamos del juego que más dinero reparte; de hecho, sin ir más lejos, el pasado diciembre tuvo lugar el bote histórico de nada menos que 200 millones de euros que fue a parar a manos de un residente galo. 

Ante unas cifras tan altas, es lógico que una de las primeras cosas que se piense sea 'con quién compartiría' o 'a quién le daría un pellizco de lo obtenido'. Y es aquí cuando entra en juego el impuesto de donaciones. Por eso y para evitar tener que perder parte de ese dinero que hemos ganado es importante tener en cuenta una serie de consideraciones. 

La clave es, simplemente, identificar al resto de personas que recibirán su parte, a la hora de cobrar el premio en el banco. Con un ejemplo será mucho más sencillo: una persona que ha ganado 2 millones de euros del Euromillones. Teniendo en cuenta la retención de Hacienda -los primeros 40.000 euros están exentos y los siguientes tienen una retención del 20%- la ganancia neta sería de: 1.648.000 millones, de los cuales quiere repartir 500.000 euros entre sus dos hijos. Bien, pues en este caso, además de la retención al premio habría que sumar la del impuesto de donaciones. ¿Cómo se evita esto? Como decimos, en el momento de cobrar el premio en el banco, identificar a esos dos miembros de la familia como co-ganadores. 

¿A partir de cuánto dinero se considera donación y hay que pagar impuestos?

Todos los actos incluidos como donación tienen la obligación de tributar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Este pago es responsabilidad de las Comunidades Autónomas y variará en función del lugar de dónde provenga la donación. Además, según el grado de parentesco existen exenciones o bonificaciones en el porcentaje a tributar.

No obstante, con independencia del importe a pagar, es importante saber que sea cual sea el valor de la donación habrá que responder a las obligaciones fiscales. Lejos de algunos mitos, no existe un límite a partir del cual se considerará donación y, por tanto, Hacienda podrá reclamar siempre el pago. Tanto es así que hace un año saltó la noticia de que la Agencia Tributaria había contactado con matrimonios en Asturias, pidiendo detalles de lo invertido y recibido en el enlace. El objetivo era inspeccionar a los proveedores para comprobar que todo se hizo conforme a la ley, pero la revisión también afectaba a los regalos.

Mostrar comentarios