Expresidente chileno insta a América Latina a actuar como bloque

América Latina tiene que unirse para competir como bloque en un mundo en que las grandes potencias fijan las reglas, instó este miércoles el expresidente chileno Ricardo Lagos, al que la prensa local da como seguro candidato para las próximas elecciones presidenciales de 2017.

"América Latina tiene que atreverse a dar un paso" en esta dirección y para ello, se podrían extender a los países de la región las concesiones de los acuerdos bilaterales o subregionales suscritos con otros bloques económicos, como la Unión Europea, aseveró Lagos a periodistas.

Lagos espera que el Mercosur concluya el acuerdo que negocia desde hace años con la UE tras los cambios de gobierno en Argentina y Uruguay lo que haría que todos los países de la región hayan suscrito acuerdos comerciales con Europa, con excepción de Cuba -que está negociando el suyo-, Bolivia y Venezuela.

Y eso porque "el mundo va a ser el resultado, al menos en lo económico, de grandes países-continente que fijan las reglas", como ya lo hacen Estados Unidos y China, como se ha visto en el reciente acuerdo sobre el cambio climático, o India.

Para que América Latina se convierta en un bloque, tiene que tener "una política muy activa a nivel de la región", recomendó el expresidente chileno (2000-2006) en un coloquio con hombres de negocios chilenos del Club Monetario, reunidos este miércoles en un hotel de Santiago.

En este sentido, recomendó "aprovechar que Argentina, Brasil y México están en el G20, y a través de ellos podemos tener más influencia y tener más presencia en el mundo".

"Desde el punto de vista como región, es indispensable avanzar en esta dirección" para insertarse en un mundo en plena revolución tecnológica en que las relaciones internacionales son "distintas".

Lagos descartó que aspire a ser candidato presidencial para reemplazar a la actual mandataria Michelle Bachelet en los comicios de 2017, con la que comparte partido, como dan por hecho muchos empresarios y la prensa en estos momentos de horas bajas para el gobierno de coalición, enfrascado en numerosas reformas de calado, y de descrédito para la clase política en general, tocada por la corrupción.

af/msa/ep

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios