Sábado, 23.02.2019 - 10:38 h

Nadal culpa a la sequía y al petróleo de la subida de los precios de la luz

El ministro de Energía atribuye a la escasa producción eléctrica y a la subida de los precios del crudo que el recibo de la luz esté situado en 66,5 euros.

La factura se ha encarecido un 6,5%, algo más de cuatro euros, de media sobre lo que supuso el recibo hace un año.

Te interesa leer: El precio de la luz desciende en julio con la factura media en los 66,5 euros

El recibo de la luz vuelve a subir un 1% en junio y ya roza los 65 euros al mes

La menor producción hidroeléctrica y el encarecimiento de los precios del petróleo son para el Gobierno los responsables de que el recibo de la luz sea un 6,5% más caro que a estas alturas de año de 2016. Así lo ha reconocido el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, en la comparecencia de este martes en la que ha anunciado el cierre definitivo de Garoña

Para Nadal, el hecho de que el petroleo se sitúe en estos siete primeros meses de año a un precio que casi dobla al del año pasado y la extraordinariamente baja producción de las centrales hidroeléctricas por culpa de que los pantanos estén con menos agua de lo habitual están provocando este incremento en el recibo de la luz que está notando el consumidor en el bolsillo. En concreto, la factura media para un consumidor doméstico ascendió a 66,56 euros en julio, mientras que en el mismo mes de 2016 fue de 62,48 euros. 

Nadal ha indicado que estos dos factores no dependen del Gobierno a la hora de calcular los costes de producir energía eléctrica, pero ha querido destacar que algunas medidas que proponen los grupos parlamentarios de la oposición pueden encarecer el precio de la electricidad al incrementarse los costes programados. No hay que olvidar que el ministro llegó a afirmar que "el recibo de la luz será unos 100 euros al año más caro a los precios actuales".Te interesa: El 'fracking' fracasa en España tras seis años sin una sola solicitud de explotación

Por ejemplo, en relación con Garoña, el ministro de Energía ha asegurado dicho que el cierre de las centrales nucleares en España elevaría el precio de la luz un 25%. La próxima central sobre la que se deberá tomar una decisión será la de Almaraz, en 2020.

La decisión de cerrar Garoña es contraria a la política del Gobierno en asuntos nucleares. El Ejecutivo es partidario de mantener el parque nuclear. A pesar de ello, fuentes cercanas del ministro explican a La Información que cerrar este tema complejo era de quebradero de cabeza para Nadal y, aunque la decisión de clausurar Garoña no es de su agrado, se alegra de haber podido dar carpetazo a la polémica antes de las vacaciones.

Ahora en Portada 

Comentarios