Domingo, 15.12.2019 - 08:58 h
Farmaindustria advierte de las consecuencias

Riesgos para el paciente y 54 plantas en la picota... los efectos del plan de genéricos

La patronal farmacéutica pide movilizar a laboratorios para evitar el desabastecimiento y plantea invertir un 7% en sanidad y garantizar su calidad.

El 70% de los españoles no nota diferencias entre los medicamentos genéricos y los de marca
El 70% de los españoles no nota diferencias entre medicamentos genéricos y de marca.

La calidad de la sanidad ha disminuido en la última década en un contexto en el que la inversión apenas supone el 6% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 6,5%, en el que los enfermos crónicos han aumentado un 50%, la esperanza de vida supera los 80 años y el acceso a un fármaco se puede retrasar más de un año y medio. Son algunas de las conclusiones del XVI Seminario Industria Farmacéutica y Medios de Comunicación impulsado por la patronal Farmaindustria, en el que los desabastecimientos -con soluciones sobre la mesa-, las relaciones con las administraciones para abaratar los fármacos y el plan de genéricos tuvieron protagonismo. 

"En 2010 se invertía un 6,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en sanidad y ahora ese porcentaje se ha reducido al 6%. La inversión ha crecido cuatro veces menos que el PIB durante los últimos años. En términos relativos estamos invirtiendo menos que hace 8 años, y en absolutos, solo un poco más. Mientras, el número de personas que padecen una enfermedad crónica han aumentado un 50% y por eso deberíamos dedicar un 7% del PIB para garantizar la calidad asistencial", aseguró Martín Sellés, presidente de Farmaindustria, para destacar que la sanidad ha perdido calidad en esta década.

En cuanto a los recursos que se dedican a los medicamentos, indicó Sellés "hay gente que piensa que es un gasto, pero que la realidad es que es una inversión. La inversión en medicamentos reduce los presupuestos hospitalarios, el gasto a los cuidadores y muchos pacientes pueden reincorporarse a la vida activa, lo que supone seguir aportando en el PIB. En una década, el gasto en medicamentos solo ha aumentado un 2%, pero los enfermos crónicos siguen aumentando. El gasto en fármacos en España es un 33% menor que en la eurozona", destacó.

Otro dato que expuso Sellés es que en nuestro país hay 25 millones de pacientes que toman al menos un medicamento, con un precio medio de 350 euros por habitante, un euro diario. ¿Pero el precio de los medicamentos es razonable?, se preguntó para aclarar que por cada diez mil productos que se sintetizan -con inversiones millonarias- solo uno de ellos llega a los médicos, la regulación es cada vez mayor y la mayoría de los fármacos se quedan por el camino. Incluso los que llegan a la fase clínica, solo 'sobrevive' uno de cada diez. Para lograr un fármaco se invierten 2.500 y 3.000 millones de euros en su desarrollo, aseguró, mientras destacó que cerca de 525 millones de envases tienen un precio inferior a 3,5 euros al mes. 

Sobre los desabastecimientos, señaló que en la mayoría de los casos siempre hay una alternativa, y si no la hay se busca una solución inmediata. En España se comercializan 15.000 presentaciones y 500 medicamentos han desaparecido de las farmacias, el 3%, como en Bélgica y Holanda y dos puntos porcentuales por debajo de Francia. "No queremos minimizar el problema, porque afecta a muchos países. Está generado por la fuerte demanda mundial y la gran limitación de productores, que están saturados. Se podría movilizar a determinados laboratorios para producir algunos medicamentos maduros. Sería una solución al desabastecimiento y generaría riqueza, empleo e incluso se podrían exportar". Aseguran los responsables de la patronal que la Agencia del Medicamento ya ha dado un paso en este sentido.

La contribución del sector y plan de genéricos

A la industria le interesa que el sistema sea sostenible, por eso se han firmado techo de gasto, riesgo compartido.... "Nosotros nos comprometemos a que los productos de marca no suban más del 2%, en un contexto en que los enfermos crónicos se disparan y la población vive por encima de los 80 años, en muchos casos con el empeoramiento de la calidad de vida", destacó.

En cuanto al plan de impulso de los genéricos, que ha puesto sobre la mesa el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Farmaindustria expresó su opinión negativa, ya que afecta a los pacientes, al sistema y a la industria innovadora nacional. "El plan parte de una base de que la cuota de medicamentos de genéricos ha bajado, ¿pero cuánto representa el mercado con precio de genérico, sea de marca o no? La ley obliga a que los de marca tengan el mismo precio. El 82% de todas la prescripciones están a precio de genérico. La competencia debe garantizarse y no se deben producir desequilibrios y la medida de la prescripción por principio activo, relegando a las marcas, es injusta. Debería ser el médico el que debería decidir el medicamento, además la prescripción por marca hay que destacar que garantiza la adherencia, evita errores en la toma de medicación sobre todo en los mayores y facilita la labor de farmavigilancia. La prescripción por marca tiene ventajas y el plan un impacto negativo en la industria nacional puede poner en riesgo el tejido industrial, que supone 54 plantas de producción de medicamentos, y forzar la deslocalización hacia China", destacó.

Sobre los desabastecimientos, señaló que en la mayoría de los casos siempre hay una alternativa, y si no la hay se busca una solución inmediata. En España se comercializan 15.000 presentaciones y 500 medicamentos han desaparecido de las farmacias, el 3%, como en Bélgica y Holanda, mientras que en Francia es el 5%. "No queremos minimizar el problema, porque afecta a muchos países. Está generado por la fuerte demanda mundial y la gran limitación de productores, que están saturados. Se podría movilizar a determinados laboratorios para producir algunos medicamentos maduros. Sería una solución al desabastecimiento y generaría riqueza, empleo e incluso se podría exportar".

En cuanto al convenio anual que suscribe Farmaindustria con el Gobierno para limitar las subidas de precios de medicamentos, apuntó que el tiempo se acaba -debería hacerse en el mes de diciembre- y la situación política no ayuda. Señaló que en las subidas se debería tener en cuenta el PIB nominal y no el real y que todo el sector, incluidos los productores de genéricos, que no se adhirieron al anterior convenio, debería suscribir el acuerdo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING