EEUU, el país más afectado

La Fed prevé un apoyo monetario duradero por los "riesgos" de la Covid

Los expertos apuntan como "plausible" una "segunda ola del coronavirus" con la consiguiente caída del PIB real, un salto en la tasa de desempleo y presiones a la baja sobre la inflación.

Jay Powell, presidente de la Fed
La Fed prevé un apoyo monetario duradero por los "riesgos" de la Covid.

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos reafirmó este miércoles que la expansiva política monetaria, con tipos de interés cercanos al 0% y sucesivas inyecciones de liquidez, se mantendrá "por un tiempo" dados los "considerables riesgos" derivados de una segunda oleada de la pandemia del coronavirus.

"Los participantes recalcaron que esperan mantener su objetivo de tipos de interés por un tiempo hasta que tuviesen confianza en que la economía había superado los recientes acontecimientos", según indican las actas de su última reunión, celebrada el 9 y 10 de junio. Asimismo, destacan los "considerables riesgos" para las perspectivas económicas del país.

Entre ellos, apuntaron como "plausible" una "segunda ola del coronavirus" para finales de año que obligue a "estrictas" restricciones de movilidad con la consiguiente caída del PIB real, un salto en la tasa de desempleo y renovadas presiones a la baja sobre la inflación para el próximo año. Las últimas proyecciones de la Fed, reveladas en junio, apuntan a una contracción del PIB de EEUU en 2020 del 6,5%, seguido por un rebote del 5% el próximo año.

La próxima reunión de la Fed está prevista para el 28 y 29 de julio. Estados Unidos vive actualmente un repunte de contagios de Covid-19, con más de 40.000 casos diarios y un saldo mortal que supera ya los 127.000, especialmente en el sur y el oeste, en medio del proceso de reapertura y el levantamiento gradual de las restricciones iniciado a finales de mayo.

De hecho, en varios estados del país, entre ellos Texas y California, dos de los más poblados, las autoridades han tenido de que dar marcha atrás en la reapertura progresiva de la economía ante los recientes rebrotes de contagios. La actividad económica en el país se paralizó a mediados de marzo durante casi dos meses por las medidas de confinamiento y las restricciones a la movilidad para contener la expansión del virus.

La pandemia obligó entonces a miles de empresas en el país a cerrar o restringir severamente sus actividades para frenar la propagación del virus, lo que llevó el índice de empleo del 3,5% a comienzos de año al 14,7% en abril, aunque en mayo se redujo levemente al 13,3%. Esta situación provocó el mayor desplome del PIB en el primer trimestre desde la gran crisis de hace más de una década con una caída del 5% en términos anuales.

Mostrar comentarios