Lunes, 23.09.2019 - 13:38 h
Según un informe de CEIM

Acoger la final de la Champions supone un impacto económico de 62,5 millones

Con una atención mediática que superaría los 350 millones de personas en todo el mundo, es también una oportunidad para promocionar la marca Madrid.

Enfrentamiento entre el Atlético de Madrid y la Juventus
El estadio Metropolitano acogerá la final de la Champions League el 1 de junio.

Se suele decir que el fútbol es un deporte de pasiones, más aún cuando las pasiones que levanta se deben a uno de los eventos más importantes del mundo del fútbol, la final de la Champions League, que este año se celebra en el Wanda Metropolitano. Si bien calcular en cifras las pasiones es complicado, desde  la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM) calculan en un informe que el impacto económico que supone para una ciudad acoger un evento de estas características: unos 62,5 millones de euros.

Cifras muy similares baraja también la Unión Empresarial por la Promoción Turística en Madrid, quienes estiman que el evento genera unos 123 millones de euros, de los cuales 66 se quedarían ciudad de Madrid. Asimismo, su presidente, Vicente Pizcueta, calcula que llegarán entre 60.000 y 70.000 hinchas ingleses del Tottenham y del Liverpool. Cabe recordar que del Metropolitano es de 67.829 personas, por lo que habrá aficionados que viajen a animar a su equipo pero no lleguen a entrar al estadio.

Como viene siendo habitual en las ciudades que acogen este evento, la ocupación hotelera se ha disparado hasta doblar o incluso triplicar el precio habitual de las habitaciones en Madrid. En los últimos cinco años, el precio medio de las habitaciones se incrementó en torno al 200%en las ciudades de Lisboa, Cardiff, Milán, Berlín y Kiev. Precisamente, desde la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) prevén que la ocupación media en la capital sea superior al 95% en ese fin de semana. La AEHM confirma también que todos los establecimientos que se encuentran integrados dentro de su asociación ya tienen más del 90% de las habitaciones reservadas.

La plataforma Airbnb, que ha generado polémica en los últimos años precisamente en la final de la Champions, ha anunciado también este viernes que acogerá a más de 32.000 huéspedes ingleses durante la semana de la final. La polémica de Airbnb venía porque algunos usuarios ofrecían alquileres de 300€ por 'zulos' o balcones en las ciudades en las que se celebraba el evento. Sin embargo, desde la plataforma han elaborado una guía para la ciudad y han pedido una conducta responsable a los hinchas ingleses. En el recuerdo de los ciudadanos de Madrid están las imágenes de los disturbios de la Plaza Mayor generados por varias decenas de hinchas ebrios del Leicester inglés, o bien los aficionados del PSV holandés humillando con un billete de cinco euros a mendigas en la céntrica plaza madrileña.

Las aerolíneas juegan, a su vez, un papel importante en la llegada de miles de personas a Madrid. La gran mayoría de ellas han reforzado sus rutas entre la península y las islas británicas para atender a la enorme demanda que suscita el evento. Iberia ha añadido hasta 17 vuelos adicionales, seis de ellos chárter. Además, ha reemplazado los aviones que opera de manera regular entre el Reino Unido y España por otros de mayor tamaño y capacidad hasta sumar una capacidad de 15.617 pasajeros. Por su parte, la aerolínea irlandesa 'lowcost', Ryanair, fletará cuatro dos vuelos adicionales desde Londres y Liverpool, dos por cada ciudad. Otra compañía 'lowcost' que ha reforzado sus servicios para ese fin de semana ha sido Easyjet, la cual ha habilitado plazas adicionales para 1.500 pasajeros.

Pizcueta calcula que cada hincha inglés gaste una media de 300 euros a lo largo de los dos días que se espera que estén. Los gastos esperados serán en hostelería y restauración. Es por ello que la patronal hotelera madrileña estima que los ingresos en este sector asciendan en torno a los 18 millones de euros.

Desde la Confederación de Empresarios de Madrid califican de manera "positiva" que la ciudad acoja y celebre este tipo de eventos ya que esto supone una importante fuente de ingresos para la ciudad que "beneficia a varios sectores" como la restauración, el transporte, los hoteles o el comercio. Asimismo, la patronal empresarial de la ciudad apunta que este evento, que ya se celebró en Madrid en el año 2010 en el Santiago Bernabéu, supone también un empujón publicitario para promocionar la ciudad. La final de la Champions League genera, a su vez, un impacto mediático para "la marca Madrid" que alcanzaría a más de 350 millones de personas, según maneja CEIM.

En el año 2010, cuando se celebró la final de la Champions entre el Inter de Milán y el Bayern de Múnich en el Santiago Bernabéu, acoger el evento supuso 50 millones de euros para la ciudad. CEIM "destaca" que la final es "una oportunidad" para "impulsar la imagen de la ciudad en el  exterior y prueba" que Madrid es una ciudad "moderna y segura", que cuenta con "buenas infraestructuras". Como ejemplo, la patronal empresarial de Madrid pone la final de la Copa Libertadores que se celebró en Madrid el pasado año y que supuso un impacto económico de 42 millones de euros para la ciudad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios