La incluirá en los Presupuestos Generales

Montoro bajará el IRPF de forma gradual a todas las rentas menores a 18.000 euros

El Gobierno excluirá del impuesto a las nóminas inferiores a 14.000 euros al año e incluirá una rebaja gradual para quienes cobren más.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (d).
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (d).

Cristóbal Montoro apura durante estos días los últimos retoques de los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que serán aprobados la próxima semana en un Consejo de Ministros extraordinario de Martes Santo para pasar a continuación al Congreso en una negociación parlamentaria que aún no está despejada. Serán las Cuentas de la recuperación y la novedad estrella, más allá de la equiparación salarial de policías y guardias civiles o la subida de las nóminas de los funcionarios, será la rebaja del IRPF a determinadas rentas. Hacienda ya trabaja en una exención y en una disminución gradual de este impuesto.

El Gobierno prevé anunciar este martes las líneas generales de unos Presupuestos cuya aprobación por el Ejecutivo coincidirá con la oleada de protestas de jubilados indignados y a los que también se les bajará el IRPF. Según fuentes gubernamentales, en los PGE se incluirá una exención de este impuesto para aquellas rentas inferiores a 14.000 euros y habrá una rebaja progresiva del mismo para quienes cobren entre 14.000 y 18.000 euros. Es decir, quienes se encuentren en la zona más baja de este umbral tendrán una reducción mayor del IRPF que los que cobren más, pero la intención del Gobierno en todo momento es la de bajar el impuesto a todas las rentas (pensionistas o no) inferiores a 18.000 euros. 

Esta, por tanto, será una de las "zanahorias" que Montoro incluirá en los Presupuestos que, si salen adelante, servirían al Gobierno para culminar la legislatura. No obstante, según las mismas fuentes, el ministro de Hacienda se muestra abierto a negociar durante la tramitación parlamentaria la propuesta sobre el IRPF que salga de las Cuentas que se aprueben en Consejo de Ministros y elevar las cifras planteadas en un principio si así se acuerda con Ciudadanos y con el PNV, los dos partidos clave para sacar adelante el proyecto de ley al que se dará el visto bueno en La Moncloa en apenas tres días.

Las mismas fuentes del Ejecutivo adelantan que en estos Presupuestos se plasmarán partidas importantes debido a las buenas cifras macroeconómicas. Estos datos, aseguran, han permitido la confección de un cuadro presupuestario en el que habrá novedades ya que los registros de recaudación y exportaciones permiten al Gobierno presentar unas cuentas con las que esperan que la oposición se retrate. En el Ejecutivo son bastante optimistas y creen Cs y PNV (una vez solucionada la crisis catalana) no podrán rechazar unos Presupuestos que comprometen importantes inversiones.

Hay que recordar que el pasado verano PP y Cs llegaron a un preacuerdo para eximir del pago del impuesto sobre la renta a quienes ganen menos de 14.000 euros (esa medida, que ahora se encuentra en 12.000 euros, se mantendrá) y una reducción general en los rendimientos del trabajo para los contribuyentes con un sueldo inferior a 18.000 euros (el vicesecretario del PP Javier Maroto habló esta semana de 17.000 euros). Esa medida preacordada hace ocho meses, tendría, de llevarse finalmente a efecto en los Presupuestos, un impacto de unos 2.300 millones de euros para el erario público y supondría un ahorro de entre 33 y 60 euros al mes para los contribuyentes, dependiendo del tramo de renta en que estuvieran encuadrados.

3,2 millones de beneficiarios

Según los datos de la Agencia Tributaria, en España hay 3,2 millones de rentas de entre 12.000 y 18.000 euros. De ellas, más de la mitad, en torno a 1,7 millones, son perceptores de pensiones. Tomando como referencia esta proporción, el impacto de una rebaja del IRPF para los pensionistas estaría en torno a los 1.300 millones de euros aproximadamente, que viene a ser una cifra muy aproximada a lo que le habría costado a la Seguridad Social actualizar en 2018 las pensiones en función del IPC, algo más de 1.400 millones.

A partir de ahora se abrirá una nueva batalla entre el Gobierno y Cs para conseguir apuntarse el tanto de esta rebaja del IRPF. El Ejecutivo tiene previsto vender como propia la zanahoria de la rebaja del IVA pero en realidad se trata de una medida que ya lleva acordada desde julio de 2017. Efectivamente, la rebaja de este impuesto para aquellos cotizantes que cobren menos de 18.000 euros fue uno de los acuerdos que salieron de las negociaciones que mantuvieron PP y Cs para aprobar primero el techo de gasto de 2018 y, más tarde, para intentar sacar adelante los Presupuestos de este año, una negociación que quedó en 'stand by' por el proceso independentista de Cataluña.

En esas reuniones de alto nivel participaron representantes con galones por ambas partes: el ministro Cristóbal Montoro, y los secretarios de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, y de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, por parte de Hacienda; y, por parte de Ciudadanos, Luis Garicano, juntos a los diputados José Manuel Villegas, Toni Roldán y Francisco de la Torre.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios