Lunes, 20.05.2019 - 08:33 h
Consejo Asesor de Public Affairs

Foment ficha a históricos de PP, PSOE y CiU para relanzar el empresariado catalán

Valeriano Gómez, Vicente Martínez Pujalte, Carles Campuzano y Manuel Silva harán lobby para restaurar el prestigio del tejido empresarial de Cataluña.

Josep Sánchez Llibre y Martínez Pujalte / EFE
El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, y Martínez Pujalte, en sus tiempo en el Congreso / EFE

"Foment debe aspirar a influir más y mejor en la política". Josep Sánchez Llibre dejó bien sentados sus objetivos desde el momento mismo de ser elegido por aclamación como presidente de la histórica patronal catalana, Fomento del Trabajo, el pasado 5 de noviembre. Curtido como nadie en las arenas movedizas de la negociación parlamentaria, Sánchez Llibre aspiraba a recolocar a Foment como un actor principal en la reconstrucción de una nueva relación de Cataluña con España a través de la reconstrucción del dañado tejido empresarial catalana, mermado por la diáspora de la fuga de empresas y la desconfianza de sus 'colegas' de otros territorios.

Para engrasar esa reconstrucción, la nueva dirección de Fomento ha decidido que es crítico apoyarse en personas de reconocido prestigio y conocimiento en el mundo de la negociación y de la política, y este lunes ha anunciado la incorporación como asesores externos -sin sueldo- de cuatro históricos del parlamentarismo doméstico que por distintas circunstancias han salido de la primera línea de la política, pero que mantienen intacta su reputación: se trata del ex ministro de Trabajo, Valeriano Gómez (PSOE), del ex diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte; y de los ex diputados de CIU, Manel J. Silva -actualmente en el despacho Roca Junyent abogados, y Carles Campuzano.

Valeriano Gómez fue ministro de Trabajo en la recta final del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, entre octubre de 2010 y diciembre de 2011. Procedente de UGT, ocupó diversos puestos de responsabilidad en el Ministerio hasta que finalmente fue nombrado ministro en el último gabinete socialista de la era Zapatero. Posteriormente, trabajó para el partido y para alguna fundación afín. Actualmente trabaja como consultor en asuntos de empleo.

Vicente Martínez Pujalte fue diputado del PP en Cortes entre 1993 y 2016 y durante ese periodo fue el enlace del PP con el mundo empresarial, una labor similar a la que Sánchez Llibre desempeñó en CiU en ese mismo periodo, lo que fortaleció una relación que va más allá de la política. En estos últimos años también ha trabajado como consultor.

Manel J. Silva fue diputado por CiU en el periodo 1995-2004 y según se detalla en el perfil profesional que figura en la web del despacho Roca Junyent, donde trabaja en la actualidad, participó como ponente en la tramitación de proyectos tan importantes como la Ley Concursal, la Ley de Marcas, la Ley de Protección Jurídica del Diseño Industrial o la Ley de Arbitraje. Carles Campuzano ha sido diputado por CiU y el PdeCAT entre 1996 y 2019, hasta ser depurado tras esta última legislatura por sus posiciones más proclives al diálogo dentro del partido de Carles Puigdemont. Por sus manos ha pasado prácticamente toda la legislación laboral del país y es probablemente uno de los diputados con mejor reputación de toda la Cámara Baja.

Según un comunicado emitido este lunes por Foment, se incorporarán como asesores externos a un nuevo Consejo de Public Affairs con el reto de promocionar tanto a nivel nacional como internacional las bondades del empresariado catalán y restituir su imagen tras los años duros del secesionismo. Foment ha explicado la incorporación de estas personalidades "por su trayectoria profesional, conocimiento de los procesos legislativos y de la regulación de los distintos ámbitos de la actividad empresarial".

Las incorporaciones de Gómez, Martínez Pujalte, Campuzano y Manel Silva se enmarcan dentro de una estrategia más amplia para reforzar el perfil de lobby de Fomento del Trabajo en un momento crítico para las relaciones económicas entre España y Cataluña, en el que el Gobierno ha dejado entrever su predisposición a ampliar el perímetro del autogobierno de Cataluña y en el que tanto la Generalitat como la patronal catalana tienen por delante el reto de tratar de recuperar a parte del tejido empresarial catalán que abandonó el territorio  por el pánico desatado tras el 1-O.

Sánchez Llibre ha ampliado el número de vicepresidencias de la patronal catalana para dar acomodo a los presidentes de las organizaciones empresariales de las cuatro provincias y también para restaurar la posición de privilegio del presidente de Cecot -la patronal vallesana, más inclinada a posturas independentistas-, dentro de la organización. Asimismo, ha creado dos nuevas comisiones asesoras en materia de Cultura y Deporte, que presidirán Félix Riera y Gérard Esteve, respectivamente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios