Si no llega a un acuerdo con los socios europeos

Francia anuncia un nuevo impuesto a los gigantes de Internet para el próximo año

Tras dar marcha atrás al impuesto a los carburantes por la protesta de los 'chalecos amarillos', el Gobierno de Macron busca nuevos ingresos.

Emmanuel Macron en Bruselas
Emmanuel Macron quiere gravar más a las tecnológicas/ EFE

Francia quiere acabar con la baja fiscalidad de la que gozan las grandes empresas tecnológicas en la Unión Europea. Por ello, ha anunciado que el próximo año les impondrá un impuesto de carácter nacional si no hay acuerdo con el resto de sus socios europeos para gravar a esas compañías. 

Así lo ha avanzado el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire. "Desde 2019 tasaremos a nivel nacional a los gigantes digitales si los estados europeos no asumen sus responsabilidades y no aplican lo que parece preferible, una imposición de los gigantes de Internet", ha declarado Le Maire, en una entrevista al canal "France 2".

Esa medida llega en respuesta a la retirada el miércoles, bajo la presión de los 'chalecos amarillos', de la subida de impuestos sobre los carburantes que estaba programada a partir de enero y que el presidente francés, Emmanuel Macron, ha decidido anular completamente para tratar de calmar el movimiento de protesta. 

Macron, sin embargo, descartó el restablecimiento del impuesto sobre la fortuna (ISF), que es igualmente una de las reivindicaciones de los "chalecos amarillos", y que él había suprimido tras llegar al Elíseo como un gesto para hacer de Francia un país más atractivo para los inversores. El titular de Finanzas, al hablar sobre cómo se compensará esa pérdida de recaudación con los carburantes, ha señalado que "los que tienen dinero son los gigantes digitales, que consiguen beneficios considerables gracias al consumidor francés, gracias al mercado francés, y que pagan como mínimo 14 puntos menos que las otras empresas".

Le Maire ha sido estos últimos meses uno de los principales promotores de un impuesto europeo a los gigantes de Internet por el 3% de su facturación para evitar que al declarar sus beneficios en los países con menor carga fiscal, acaben consiguiendo una tasa de imposición mucho más baja que otras compañías.

Sin embargo, ante la reticencia de varios de sus socios de la UE, y en particular de Alemania, París y Berlín alcanzaron un compromiso el pasado lunes que reduce la propuesta inicial, de modo que la base imponible se limitaría a la facturación de los servicios publicitarios en línea y no por ejemplo a la venta de datos.

Además, ese dispositivo que será sometido a la aprobación del Consejo Europeo de aquí al mes de marzo, solo entraría en vigor si no se encuentra una solución a escala internacional que se está negociando en el marco de la OCDE y que encuentra muchas resistencias, en particular de Estados Unidos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios