El debate sobre las cuentas públicas

Francia prioriza el fin del déficit y subirá las pensiones un 0,3% en 2019 y 2020

El primer ministro, Edouard Philippe, anuncia la supresión de 4.500 puestos de funcionario de su red de embajadas y de la televisión y radio públicas

Imagen del primer ministro de Francia, Edouard Philippe.
El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha anunciado que las pensiones y otras ayudas sociales a familias y a la vivienda solo se actualizarán un 0,3% / EFE

El Gobierno francés de Édouard Philippe no parece dispuesto a que ninguna circunstancia le aparte del cumplimiento de los objetivos de reducción de déficit pactados con Bruselas. En una entrevista al semanario local 'Le Journal du Dimanche', el primer ministro galo ha admitido que en 2019 el crecimiento económico será algo inferior al previsto inicialmente y que ello desencadenará un "repunte del déficit", pero también ha garantizado que el país cumplirá el objetivo del 2,3% acordado con la Comisión Europea en su senda de déficit.

Para ello no eludirá adoptar alguna medida impopular. Philippe ha avanzado que el Gobierno actualizará las pensiones un 0,3% en 2019 y 2020, por debajo del IPC, y que el mismo ajuste se aplicará sobre otras políticas sociales, como las de familia y vivienda, que el primer ministro considera que "no son eficaces".

Frente a ello, ha explicado que las prestaciones que afectan a los más desfavorecidos, como la llamada prima de actividad -dirigida a complementar los ingresos de los franceses con rentas más modestas-, las pensiones mínimas o las ayudas a discapacitados, crecerán "muy significativamente".

El Gobierno también avanzará en el compromiso formulado por el presidente, Emmanuel Macron, de eliminar 50.000 puestos de trabajo en la Función Pública durante su mandato, es decir, antes de 2022. Philippe ha adelantado también que el próximo año Francia suprimirá 4.500 puestos de funcionarios, dentro de un ajuste de la plantilla pública que en 2019 afectará especialmente al corazón económico del Gobierno (el Ministerio de Finanzas), la red de embajadas de Francia en el exterior y los medios audiovisuales dependientes del Estado.

Philippe también ha avanzado una nueva medida con la que se pretende incentivar el trabajo: los asalariados dejarán de pagar cotizaciones por las horas suplementarias a partir de septiembre del año que viene.

En el próximo periodo legislativo, el Gobierno tiene previsto encarar la controvertida reforma de la prestación por desempleo para lo cual Philippe recibirá a partir del miércoles a los agentes sociales.

El Ejecutivo también se enfrentará el año que viene a la reforma de las pensiones con la intención de acabar con la abundancia de regímenes especiales vigentes actualmente en Francia. "Se presentará un proyecto de ley a lo largo de 2019. El objetivo es conseguir que al final -será necesariamente muy progresivo- cada euro cotizado dé los mismos derechos a todos los franceses", dijo.

Los planes del Gobierno para las nuevas cuentas se conocen en el peor momento para la popularidad de Macron y del propio Philippe. Según una encuesta difundida este domingo por el mismo semanario, el presidente sólo cuenta ya con la aprobación del 34 % de los franceses, lastrado en parte por algunas medidas que se perciben como antisociales, mientras que Philippe tiene el respaldo del 40 % de la ciudadanía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios