Tasa a los gigantes digitales

Francia mantiene su 'tasa Google' pese a las sanciones anunciadas por EEUU

Apuesta por alcanzar un acuerdo internacional para tasar a los gigantes en la red, pero si no se alcanza un consenso aplicarán a finales de año el impuesto nacional. 

Emmanuel Macron 29 June 2020, Brandenburg, Meseberg: French President Emmanuel Macron reacts during a joint press conference with German Chancellor Angela Merkel (not pictured) at the Meseberg Castle. Photo: Kay Nietfeld/dpa-Pool/dpa 29/6/2020 ONLY FOR USE IN SPAIN
Francia mantiene su 'tasa Google' pese a las sanciones anunciadas por EEUU
Kay Nietfeld/dpa-Pool/dpa

Francia mantiene su voluntad de instaurar una tasa a los gigantes digitales, conocida como 'tasa Google' y que afecta a multinacionales estadounidenses como Facebook, Apple, Google y Amazon, pese a las nuevas sanciones anunciadas anoche por Estados Unidos a la importación de productos galos en represalia por ese impuesto, indicaron este sábado fuentes gubernamentales.

París sigue apostando por que se llegue un acuerdo internacional para tasar a esos gigantes de la red, por lo que anima a proseguir las negociaciones abiertas en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

"Sería la única solución de altura", indicaron fuentes del Ministerio francés de Economía, cuyo titular, Bruno Le Maire, se entrevistó este viernes con el secretario estadounidense de Comercio, Bob Lightizer, y con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Pero, en caso de que no se encuentre un consenso, París mantiene su voluntad de aplicar a finales de año el impuesto nacional que ya se está cobrando a esas empresas desde 2019 "como muchos otros países europeos", señalaron.

Es la respuesta de Francia al anuncio anoche de la administración estadounidense de imponer nuevos aranceles a productos franceses, como los bolsos de señora o los cosméticos, por un valor total de 1.300 millones de euros como contrapartida a la llamada "tasa Google". No obstante, Washington precisó que esos nuevos impuestos estarán congelados durante 180 días para dar una oportunidad a la negociación. 

Francia, por su parte, instó a Estados Unidos a volver a la mesa de diálogo abierta en la OCDE, paralizada por Washington. Recordó que "una amplia mayoría de países de la OCDE es favorable a la proposición que está sobre la mesa" para permitir que los gigantes de internet paguen impuestos en los países donde obtienen sus beneficios.

"Impuestos discriminatorios"

"La medida adoptada hoy envía un potente mensaje frente a impuestos discriminatorios dirigidos contra las empresas estadounidenses, lo cual no lleva a la modernización del sistema impositivo global", ha apuntado el presidente de la Asociación de la Industria de Ordenadores y de Comunicaciones, Matt Schruers, según recoge el portal de noticias estadounidense Politico.

"Los cambios en las normas fiscales deben ser negociadas de buena fe a través de un enfoque de consenso en la OCDE, que afronte los cambios de la economía digitalizada global", ha añadido en referencia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado estadounidense, Chuck Grassley, también ha respaldado la medida. "Las tarifas de represalia no son ideales, pero la negativa del Gobierno francés a abandonar su imposición unilateral de impuestos injustos y punitivos contra empresas estadounidenses deja sin opciones a nuestro gobierno", ha argumentado.

Estados Unidos se retiró en junio de las negociaciones en el marco de la OCDE sobre este impuesto y advirtió de una respuesta con medidas "proporcionalmente pertinentes".

España también apuesta por la 'tasa Google'

El Gobierno español también tiene en marcha la creación de un nuevo impuesto a determinados servicios digitales que está siendo tramitada en el Parlamento. La 'Tasa Google' gravará aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros.

En concreto, en línea con la propuesta que en su día hizo la Comisión Europea, gravará el 3% de los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos.

La previsión inicial cuando el Consejo de Ministros español aprobó este proyecto de ley el pasado 18 de febrero, antes de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19, y su consecuente crisis económica, era recaudar 968 millones de euros.

Mostrar comentarios