Su pensión es ya 2.193 euros

La reforma de las pensiones dispara un 70% las jubilaciones de los funcionarios

El envejecimiento, el traspaso de la gestión de las Clases Pasivas a la Seguridad Social, pero sobre todo los rumores de cambios en su régimen llevó a 20.570 efectivos a jubilarse durante los últimos seis meses.

María Jesús Montero y José Luis Escrivá, consejo de Ministros
La forma en la que se traspasaron las Clases Pasivas ha sido tumbada por el TC.
EFE

El traspaso en abril de 2020 de la gestión de las Clases Pasivas de los funcionarios a la Seguridad Social -que la semana pasada tumbó el Tribunal Constitucional-, el envejecimiento de la plantilla pública, pero sobre todo los constantes rumores de cambios en su régimen 'privilegiado' frente a los del sector privado, han provocado que en los últimos seis meses -de octubre 2020 a marzo de 2021- las jubilaciones de funcionarios prácticamente se dupliquen y aumenten un 70% respecto al segundo y tercer trimestre del año, periodo que coincide con lo peor de la pandemia del coronavirus.

 

Según recoge la estadística sobre Clases Pasivas, que aparece en la web del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en los últimos dos trimestres un total de 20.570 efectivos -civiles y militares- decidieron retirarse, una opción que en su caso puede tomarse a partir de los 60 años, con penalización y si se han cotizado 30 años, y con 61 sin sanción. Mientras, entre abril y septiembre de 2020 se produjeron 12.088 jubilaciones. Las altas de nuevas pensiones -incluidas las de viudedad, orfandad  y a favor de familiares- se incrementaron desde octubre a marzo un 60% con respecto al periodo abril-septiembre de 2020.

Los últimos datos muestran también un incremento muy destacable del gasto en la nómina de todas las pensiones de Clases Pasivas, que sumaban 669.590 en abril de 2021 -último mes disponible-, frente a las 655.975 de un año antes. El importe total de las pensiones supuso en el cuarto mes de este año casi 1.220 millones de euros, lo que supone que la pensión media se sitúe en 1.821 euros, 800 euros más que la media en la Seguridad Social. Teniendo en cuenta solo los funcionarios y militares retirados -481.502-, cuya nómina supera los 1.056 millones, y la pensión media 2.193 euros, frente a los 1.186 del sector privado.

A mediados de septiembre del año pasado, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), el sindicato más representativo en las administraciones públicas, se anticipaba a posibles cambios en el régimen de Clases Pasivas y se ponía en contacto con los representantes de los partidos en la Comisión del Pacto de Toledo para exigirles que se mantuviesen el estatus de los funcionarios a la hora de jubilarse. El sindicato logró que un mes después que PSOE y PP acordasen blindar por escrito la jubilación a los 60 años de cerca de 900.000 funcionarios.

Sin embargo, los constantes rumores y especulaciones del verano -posiblemente con base- llevaron a que en septiembre y octubre se disparasen los retiros de funcionarios. En octubre se produjeron más de 7.000 jubilaciones de funcionarios y militares y un mes antes casi 5.000, cuando en un mes 'normal' los retiros rondan los 3.500. Además, en el décimo mes del año pasado se produjeron diez veces más altas que bajas -un total de 664-, una vez que las muertes por pandemia empezaron a descender después de los duros meses de marzo, abril y mayo.

Envejecimiento de la plantilla

El envejecimiento de la plantilla pública, en la que más de un millón de efectivos -de los 2,6 millones actuales- tiene entre 50 y 59 años y en la que áreas como la Seguridad Social cuenta con trabajadores que de media tienen 56 años, también está contribuyendo al incremento progresivo de los retiros. Las administraciones perderán desde ahora hasta 2025 casi 331.000 efectivos tras llegar a la edad de jubilación y cerca de 900.000 en la próxima década, la mayoría funcionarios que entraron en la Administración, casi en avalancha, en los años 80 y 90, por el desarrollo del Estado de las Autonomías y la mejora del bienestar social en España.

Los datos facilitados a La Información por la Subdirección General de la Gestión de Clases Pasivas, dependiente de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social y Pensiones, muestran que la edad media de retiro de los funcionarios de clases pasivas se situó en 61,97 años en 202o, casi tres años y medio menos que los trabajadores vinculados al régimen de la Seguridad Social. Desde 2018, la edad media de jubilación entre los funcionarios ha subido solo tres meses, una evolución que previsiblemente variará poco tras el espaldarazo de los representantes de PSOE y Partido Popular en la Comisión del Pacto de Toledo a este colectivo y su singular jubilación. 

Las tablas facilitadas por el departamento de Clases Pasivas del Ministerio de José Luis Escrivá muestran además que casi el 68% de los efectivos en las administraciones optan por dejar el trabajo antes de los 65. En una reciente respuesta parlamentaria del Gobierno a una pregunta del Partido Popular, a las que tuvo acceso Europa Press, entre junio y diciembre de 2020 se produjeron 10.387 jubilaciones voluntarias a los 60 años de edad entre los funcionarios de Clases Pasivas, un 26,2% más que en el mismo periodo de 2019.

Mientras, apenas 1.115 efectivos dejaron sus empleos con 70 o más años, es solo el 3,6% del total. En este caso se trata de funcionarios de los Cuerpos Docentes Universitarios, jueces, magistrados y fiscales y registradores de la Propiedad ingresados antes de enero de 2015. Todos ellos puede acabar su labor en el sector público a los 70 años, siendo obligatoria para el resto de los funcionarios la jubilación al cumplir los 65.

Mostrar comentarios