Loterías

El 'lado oscuro' del Euromillones: de ricos a arruinados tras ganar el premio

Hay decisiones que se toman de forma precipitada tras obtener un premio de estas características que, en el sentido financiero, pueden resultar una catástrofe que nos lleve a perderlo todo.  

Euromillones arruinados
El 'lado oscuro' del Euromillones: de ricos a arruinados tras ganar el premio
Canva

Ganar en un sorteo una importante cantidad de dinero que, súbitamente, engorde nuestra cuenta bancaria hasta los seis ceros es algo que, se podría decir, todo el mundo ha soñado o imaginado en alguna ocasión. Sin embargo, igual que digerir el fracaso no es sencillo, tampoco lo es el éxito. Y es que hay decisiones que se toman de forma precipitada tras obtener un premio de estas características que, en el sentido financiero, pueden resultar una catástrofe que nos lleve a perderlo todo. 

Esto último es lo que le ha ocurrido a algunos ganadores del Euromillones en el último año. Uno de los casos más sonados en Reino Unido fue el de Jane Park, cuando se convirtió en la persona más joven del país (hasta ese momento) en llevarse un premio tan grande. Con tan solo 17 años ganó 1 millón de euros. 

Sin embargo, no todo salió perfecto para Jane. Utilizó parte de esas ganancias para someterse a una cirugía estética en Turquía que casi le cuesta la vida. Tras hacerse conocida, fue víctima de acoso y amenazas de muerte a través de Internet. Llegó a reconocer que ganar el Euromillones le "había arruinado la vida" hasta tal punto que se planteó emprender acciones legales contra Camelot (el operador de UK de la Lotería Nacional) por permitir jugar a gente tan pequeña, según publicó The Sun

Divorcios, drogas, robos... 

Cuando Adrian y Gillian Bayford ganaron la increíble cantidad de 187 millones de euros (uno de los premios más altos del Euromillones), estaban casados. Sin embargo, lejos de mejorar con el bote, sus vidas empeoraron aún más. Se divorciaron a los 15 meses. 

Gillian también perdió a su familia, que no dejaban de pedirle dinero para hacer frente a las deudas. Durante un tiempo, ella les ofreció su ayuda, pero dejó de hacerlo cuando se dio cuenta de que todo lo invirtieron en "comprarse casa, coches...". Entonces, cortaron todo tipo de contacto. "Es molesto y crudo, se supone que el dinero nos haría felices a todos. Pero ha hecho que mi familia sea exigente y codiciosa.", dijo Gillian a Daily Record. 

La vida de Adrian tampoco fue mejor. Con el premio pagó una vivienda de lujo de alrededor de 6,72 millones de euros. Pero ahora la vende por un precio que está casi 2 millones por debajo del valor de mercado, según reveló The Sun. Para más inri, el ganador del Euromillones hizo distintas mejoras en la casa, como añadir habitaciones para el personal, un centro de ocio y una piscina. También mejoró los establos de alrededor, instalaciones ecuestres y agregó un enorme huerto, cuando una expareja lo animó a probar suerte como agricultor. A esto hay que sumar una sala de cine, sala de billar, bar, gimnasio, piscina con vestuarios y cinco cabañas, entre otras.

Así, vender esta mansión por la cantidad fijada por Bayford supondría perder más de 2 millones de euros. Sin embargo, sus amigos comentan al rotativo británico que está desesperado por deshacerse de la mansión. Allí, Gillian se divorció de él y otras dos novias lo dejaron. Ahora, esta vivienda para Bayford es "un recordatorio constante de su horrible suerte".

Por último, está Michael Carroll quien ganó 10 millones de euros en el Euromillones hace menos de una década. Ahora vive en la ciudad escocesa de Elgin, donde se dedica a cortar troncos por 11 euros la hora. Se gastó todo su dinero en una mansión, fiestas, drogas, etc. Incluso, llegó a tener problemas con las autoridades. 

Mostrar comentarios