Campaña 2019

¿Qué son los gastos deducibles que se indican en la declaración de la renta?

Fotografía de una persona haciendo la declaración de la Renta y el IRPF.
Fotografía de una persona haciendo la declaración de la Renta y el IRPF.
Canva.

El próximo 1 de abril comienza la Campaña de la Renta 2019, que durará hasta el 30 de junio. Durante este período todos los contribuyentes, con obligación a declarar, deberán presentar la declaración de sus ingresos y tributar por el IRPF que corresponda. Para realizar correctamente este trámite es importante entender su funcionamiento, así como todos los conceptos clave. A continuación explicamos qué son los gastos deducibles y qué importes se pueden considerar como tal. 

Al realizar la declaración de la renta se especifican ciertos importes que se restan de los rendimientos íntegros, son los llamados gastos deducibles. En concreto, la normativa establece que para calcular el rendimiento neto, ya sea del trabajo, capital mobiliario, inmobiliario o de actividades económicas, se deben restar los denominados gastos deducibles. Finalmente, este rendimiento neto se utiliza para el cálculo de la base imponible. 

Rendimientos del trabajo

Al calcular los rendimientos netos del trabajo, se consideran gastos fiscalmente deducibles exclusivamente los siguientes:

- Las cotizaciones a la Seguridad Social o a mutualidades generales obligatorias de funcionarios.

- Las detracciones por derechos pasivos.

- Las cuotas satisfechas a sindicatos y colegios profesionales, cuando la colegiación tenga carácter obligatorio para el desempeño del trabajo, con un límite de 500 euros anuales.

- Cotizaciones a los colegios de huérfanos o Instituciones similares.

- Los gastos de defensa jurídica derivados directamente de litigios suscitados en la relación del contribuyente con la persona de la que percibe los rendimientos, con el límite de 300 euros anuales.

- Además, se podrán incluir otros gastos deducibles, con carácter general 2.000 euros anuales.

Rendimientos del capital mobiliario

En el caso del rendimiento neto del capital mobiliario, se aplican como gastos deducibles los gastos de administración y depósito de valores negociables. Es decir, aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización por cuenta de sus titulares del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta.

Rendimientos de capital inmobiliario

Tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario, todos los gastos necesarios para su obtención. En especial se incluyen todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos (los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora del bien, los tributos y recargos no estatales, así como las tasas y recargos estatales, los saldos de dudoso cobro en las condiciones que se establezcan reglamentariamente y las cantidades devengadas por terceros como consecuencia de servicios personales), así como las cantidades destinadas a la amortización del inmueble.

Mostrar comentarios