Viernes, 23.08.2019 - 22:09 h
Reparto entre consumidores y bancos

Gastos de hipoteca: qué tiene que pagar el cliente y qué el banco

Tras la nueva ley hipotecaria, el cliente solo asume los costes de tasación, al que se podrá sumar una comisión de apertura.

Firma de documentos, hipoteca,
¿Qué gastos asume el cliente en la firma de una hipoteca?

La decisión de comprar una vivienda es importante ya que marcará el futuro económico de los interesados. Junto al precio del inmueble, los compradores se fijan especialmente en la hipoteca y las condiciones que tendrán que cumplir durante los años establecidos. Sin embargo, en el momento de firmar una hipoteca también habrá que asumir unos costes y es importante conocer cuáles corresponden al cliente y cuál es su cuantía.

Los gastos que implica la firma de una hipoteca son los de tasación, gestión, notaría, registro el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). La nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado mes de junio estableció el reparto de gastos entre consumidores y bancos, determinando por primera vez que el cliente solo asumirá el coste de tasación. Este gasto se trata de un trámite para que el banco conozca el valor de la vivienda que se va a hipotecar y pueda determinar cuánto dinero puede prestar para su compra.

Se trata de un trámite obligatorio en cualquier firma de hipoteca, aunque los consumidores podrán elegir con qué empresa realizarlo y no existe ningún límite sobre su coste. Los bancos aceptarán una tasación realizada por cualquier sociedad homologada y registrada en el Banco de España que se haya realizado con menos de seis meses de antigüedad.

El coste de tasación variará según la empresa responsable y la vivienda a tasar. Sin embargo, puede resultar beneficioso facilitar los documentos necesarios para este proceso para ahorrar en el coste. Los documentos que conviene tener son la escritura, los planos, la licencia de obra y el proyecto visado.

Pese a que la nueva ley ha reducido los costes de los clientes, los bancos tiene en su poder la posibilidad de compensar sus mayores gastos a través de las comisiones de apertura. No obstante, con el objetivo de ser más competitivos en el mercado, muchos bancos han comenzado a asumir todos los costes, incluido el de tasación, de forma voluntaria.

Los costes del banco

Tras establecer las condiciones de la hipoteca, esta debe ser firmada ante un notario (costes de notaría) que de fe de las escrituras e inscrita en el Registro (costes de registro), todo ello implicará, además, un coste de gestoría para pagar a los responsables de estos trámites. El banco deberá asumirlos.

Por último, la firma de una hipoteca implica el pago del impuesto de los Actos Jurídicos Documentados, cuyo importe establecen las Comunidades Autónomas. Hasta noviembre de 2018 eran los clientes quienes asumían este gasto, ya que el Tribunal Supremo sentenció, tras celebrar el pleno de su Sala de lo Contencioso Administrativo, que era el prestatario quien lo tenía que asumir. Tras la sentencia, se aprobó un Real Decreto Ley que establecía que eran los bancos quienes asumían este tributo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios