Domingo, 08.12.2019 - 12:22 h
El futuro del sistema de pensiones

Los baby-boomers quieren jubilarse a los 62 y que las pensiones suban con el IPC

La mitad de la generación que pondrá contra las cuerdas la sostenibilidad del sistema público de pensiones espera jubilarse antes de la edad legal.

Gráfico encuesta BBVA sobre jubilación.

El fenómeno empezará en cuestión de semanas. A partir del año 2020 la generación más populosa de la historia de España, la llamada generación del 'baby boom' (1957-1977), empezará a jubilarse y a someter a las finanzas del sistema público de pensiones al mayor 'test de estrés' de su centenaria historia. En los últimos años los sucesivos gobiernos y los partidos políticos han intentado adelantarse a la situación negociando o promoviendo la aplicación de medidas para preparar al sistema para la circunstancia que pondrá a prueba su sostenibilidad futura tal y como lo conocemos, pero no parece que hayan incidido particularmente en hacer pedagogía con la ciudadanía.

Al menos eso es lo que se desprende de la VII Encuesta del Instituto BBVA de las pensiones, que revela que pese a los esfuerzos de las administraciones públicas y de las instituciones privadas por advertir la que se le viene encima al sistema público de pensiones, con incrementos de gasto que pueden superar los 35.000 millones de euros en las próximas décadas, la ciudadanía no ha terminado de digerir esa información. Sí se ha conseguido generar una suerte de estado de alarma, pero los afectados -los ciudadanos- continúan pensando igual que hace unos años: los 'baby boomers' siguen queriendo, como la generación anterior, jubilarse lo antes posible,a los 62 años; que se les garantice que percibirán su prestación desde ese momento hasta el día de su muerte; y que además se garantice que sus percepciones se actualizarán con el IPC.

El Instituto de Pensiones de BBVA ha testado la opinión de 4.000 'baby-boomers' de todas las edades y de diferentes lugares de España y sus respuestas revelan que la edad de jubilación que se contempla en la ley continúa viéndose como una referencia más que como una obligación legal y que las dudas sobre la suficiencia y la mera existencia de su pensión futura -que existen y cada vez más- no impiden que los ciudadanos estén dispuestos en una amplia mayoría a ver reducida su pensión para poder jubilarse antes. "No parece que los 'baby boomers' sean conscientes de que la esperanza de vida ha aumentado sensiblemente y que será necesario trabajar hasta una edad superior", ha explicado este lunes Elisa Chuliá, del Foro de Expertos del Instituto BBVA de las pensiones.

Si algo muestran los resultados de la encuesta de BBVA es el fracaso total de los intentos de unos y otros por hacer pedagogía sobre la situación del sistema de pensiones. Los mensajes lanzados desde la Autoridad Fiscal y desde la Secretaría de Estado de Seguridad Social en relación a la importancia crítica de aproximar la edad real de jubilación a la edad legal -que en 2027 se situará en 67 años, salvo para aquellos que acrediten largas carreras de cotización (65 años)- no se ha filtrado a las opiniones de los 'baby boomers', la mitad de los cuales aspira a jubilarse antes incluso de los 60 años. Sólo un 8% de los encuestados asume el marco legal, que obliga a jubilarse más tarde de los 65 años.

Es cierto que una cosa son los deseos y otra diferente la realidad. Cuando se les cuestiona por lo que esperan, no por lo que aspiran, los datos son diferentes, aunque aún así la mitad espera jubilarse a los 65 años o antes, y menos de un tercio a los 67 años o después que es hacia donde camina el marco regulatorio.

La revalorización de las pensiones, con el IPC

La perspectiva generalizada entre los 'baby-boomers' es que prefieren jubilarse antes aunque eso implique perder una parte de la pensión, pero también quieren, eso sí, que se les garantice que cobrarán su prestación desde el primer día hasta el momento de su fallecimiento y que durante ese periodo se revalorice con el IPC, una opción que defienden todos los partidos políticos y también el 84% de los 'baby-boomers'. El deseo choca también con la razón en este caso, puesto que cuatro de cada diez encuestados se malician que no podrán percibir una pensión desde que se jubilen hasta el final de sus días, en una proporción que se mueve de manera creciente cuanto más joven es el entrevistado.

"El sistema público de pensiones es un gran negocio para los ciudadanos, perciben un 30% más de lo que han cotizado"

Fotografía Elisa Chuliá BBVA / BBVA
Elisa ChuliáInvestigadora del Instituto de Pensiones de BBVA

La investigadora de BBVA Elisa Chuliá tiene una explicación para este aparente desacoplamiento entre lo que desean los 'baby boomers' y lo que consideran que el sistema puede dar. Ésta tiene que ver con la psicología y con el temor personal de cada uno a fallecer antes de tiempo -antes de lo que indica la media estadística-y perder parte de la pensión que ha generado. "Existe la percepción de que la pensión de jubilación no llega a devolver todo lo que se ha cotizado, pero es justo al revés. El sistema público de pensiones es un gran negocio para los ciudadanos ya que por lo general perciben un 30% más de lo que han cotizado".

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING