¿Gobierno moroso? El Estado debe la ayuda al alquiler al 40% de los jóvenes

  • La renta básica de emancipación es una de las grandes cuentas pendientes del Estado, que tiene reconocidas muchas más ayudas de las efectivamente pagadas. Un agujero que deberá tapar en pleno ajuste presupuestario.

Más de 22.500 jóvenes castellanoleoneses mantendrán la prestación de la Renta Básica de Emancipación en 2012
Más de 22.500 jóvenes castellanoleoneses mantendrán la prestación de la Renta Básica de Emancipación en 2012
Ruth Ugalde

Quizás muchos jóvenes no lo sepan, pero en cuanto se les reconoce el derecho a percibir la renta básica de emancipación (RBE) se activa la obligación de que lo declaren a Hacienda.

El problema es que muchos de esos jóvenes se han visto como los proveedores que pagan el IVA sin cobrar la factura: teniendo que declarar un ingreso que nunca han recibido.

Los Presupuestos Generales del Estado 2012 destapan que, el año pasado, apenas 186.783 beneficiarios cobraron los famosos 210 euros para el alquiler. El problema es que, al desempolvar los presupuestos del año anterior se comprueba que la cifra presupuestada eran 350.000 beneficiarios, es decir, que el 40% no ha recibido la ayuda.

Habrá quien diga que el motivo de este espectacular desfase sea que, en algunos casos, se ha terminado comprobando que no tienen derecho a la prestación. Y algún caso, habrá.

Pero los números del ejercicio anterior constatan que los retrasos en pagar vienen de lejos... y denotan un auténtico descontrol en estas ayudas.

En los Presupuestos Generales de 2011, cuando se supone que ya debían de estar más que bendecidos los gastos del año anterior, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no fue capaz de dar la cifra cerrada de prestaciones efectivamente pagadas y se limitó a decir que en 2010 -ha leído bien, 2010- estaba previsto pagar la ayuda a 234.755 beneficiarios.

La realidad de lo que terminó ocurriendo se destapó ayer, en las cuentas de 2012, donde se desveló que en aquel ya lejano 2010 sólo cobraron la prestación 184.770 beneficiarios, un 20% menos de lo que había dicho el anterior Gobierno.

Suma y sigue, porque para colmo de males, para ese año estaban presupuestados 260.000 beneficiarios, lo que significa que al final sólo cobraron la renta de emancipación el 70% de los jóvenes. O lo que es lo mismo, casi un 30% ya era acreedor del Estado por aquel entonces.

Y la bola ha ido haciéndose cada vez más grande, ante la falta de recursos. El pasado verano, en julio, el Gobierno tuvo que autorizar el uso de 39,8 millones del Fondo de Contingencia para financiar una ampliación de crédito en el entonces Ministerio de la Vivienda, con el fin de atender esta ayuda.

En octubre, el gabinete de Zapatero tuvo que autorizar otra inyección extraordinaria para las rentas del alquiler y otras prestaciones por importe de 124 millones, que garantizara el pago de esta ayuda hasta final de 2011.

Con la llegada al Gobierno del Ejecutivo de Mariano Rajoy la situación ha ido agravándose, al haberse prácticamente congelado el pago a la espera de la aprobación de los presupuestos. Éstos ya han llegado. Ahora está por ver si el Estado empieza a pagar.

Por el momento, tiene presupuestados 576 millones de euros para la RBE y otros planes de apoyo a la vivienda, frente a los 828,18 millones presupuestados en 2011... Y ya entonces no pagó.

Mostrar comentarios