Sábado, 20.10.2018 - 11:15 h
4,5 veces más de lo que cuesta producirlo

Goldman alerta de la burbuja del Bitcoin: el precio está inflado más de un 350%

La famosa criptomoneda ha tenido más caídas bruscas (por encima del 15%) en su corta historia que la bolsa estadounidense desde 1945. 

La burbuja del Bitcoin
La burbuja del Bitcoin

El Bitcoin está acaparando, cada vez más, la atención de los inversores. Y no es para menos ya que solo este año su precio se ha multiplicado por casi 12 veces, ha superado los 11.000 dólares y su capitalización de mercado ha sobrepasado los 190.000 millones de dólares.

La explosión del Bitcoin ha suscitado opiniones de todo gusto pero Goldman Sachs se muestra 'contrarian' con la famosa criptomoneda. En su último informe destaca el papel de los 'mineros', los actores que validan las transacciones y se encargan de la contabilidad de lo que sucede en blockchain (red pública y descentralizada, cuya base de datos al completo puede ser accedida y mantenida por cualquier miembro de la misma). Es decir, son los responsables de los cambios de Bitcoins de una persona a otra.

Si bien la criptomoneda tiene un código de fuente abierto, disponible para todo el mundo de forma gratuita, la creación de Bitcoins no es del todo sencilla. Se necesitan ordenadores altamente potentes para solucionar algoritmos para añadir bloques al blockchain, el registro de operaciones y la misión no es sencilla: consumen una gran cantidad de electricidad y Goldman Sachs señala que unos 1.300 millones de dólares anuales, lo que sería el consumo de electricidad de Irlanda.

Hecha una pequeña radiografía de las criptomonedas es hora de ir al grano. Desde la casa de análisis estadounidense argumen que las razones de las subidas es la especulación pura y dura. Los inversores están percibiendo que se trata de un bien escaso (está limitada la cantidad de Bitcoins) e independiente de los gobiernos o bancos centrales, por lo que lo usan como activo refugio a pesar de la prohibición de gobiernos como el chino.

Desde Goldman Sachs desconfían que el Bitcoin sea una moneda. En primer lugar, las monedas reunen tres características básicas que la famosa criptomoneda no cumpliría como que son un medio de pago (puedes comprar y vender cosas con ella), sirven como unidad de cuenta (permite ver el valor de bienes y servicios) y son un depósito de valor.

La casa de análisis señala que el Bitcoin no es un medio eficiente de pago y destaca varias características. Por un lado, señalan que su proceso es caro ya que el coste de transacción medio es de 3 ó 4 dólares (no sería eficiente en pequeñas operaciones). Además, su procesamiento es lento (10 ó 20 minutos frente a los 20 milisegundos de métodos de pago como Visa o Mastercard) y no está generalmente aceptada.

En cuanto a la que no es una unidad de cuenta fiable ponen un ejemplo bastante ilustrativo por su rápida apreciación. En enero de este año año un Bitcoin era suficiente para comprar un lavavajillas mientras que ahora puedes adquirirlo con 1/6 de un Bitcoin, es decir, una deflación severa.

El de depósito de valor estable es el primero que nos vendría a la cabeza que el Bitcoin no cumpliría por su alta volatilidad. Además, desde la casa de análisis la cuantifican y señalan que el Bitcoin tiene ocho veces la volatilidad del mercado americano y da un dato muy revelador: el Bitcoin ha tenido más caídas bruscas (por encima del 15%) en su corta historia que el S&P desde 1945. Además, su baja liquidez es otro elemento en contra ya que una orden de venta de 30 millones de dólares podría provocar una caída del 5%.

Ante este escenario, parece lógico pensar que desde Goldman Sachs alerten de la burbuja del Bitcoin pero es que la firma de análisis todavía no ha sacado todo su arsenal de cifras y da aún más estadísticas interesantes. Una de ellas es que el precio del Bitcoin está muy por debajo de su coste marginal de producción ya que está un 350% por encima del gasto en electricidad que supone su extracción. Además, los métodos matemáticos para intentar ver si un activo o no están en territorio burbuja sugieren una probabilidad de que el mercado americano lo esté en un 16% mientras que para el Bitcoin la probabilidad es de un 100% desde comienzos de año.

Por último, alertan de ciertos riesgos no ligados, directamente, al precio de la criptomoneda como son el hackeo de los mercados en los que cotiza, errores de código, regulación gubernamental, la opción de que los bancos centrales copien el modelo para emitir sus propias monedas y desarrollo de ordenadores cuánticos (que pueden hacer fácil el hackeo de claves).

Sin ir más lejos, países como Venezuela o Rusia han anunciado que crearán su propia criptomoneda. En el caso de Venezuela será el Petro mientras que en Rusia la divisa digital tendrá el nombre del CryptoRublo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios