Tras la oleada de dimisiones

Goldman Sachs alerta a May: ahora es más probable un Brexit "desordenado"

El banco de inversión, pese a la crisis 'tory', confía en que el Parlamento del Reino Unido ratifique el acuerdo con la UE antes de finales de año.

Theresa May, primera ministra británica.
Goldman Sachs avisa a May: hay más "probabilidad de un Brexit desordenado". / EFE

Llegar a un acuerdo con la Unión Europea para el Brexit ha abierto la caja de los truenos en el Gobierno británico. La oleada de dimisiones en el Gabinete de Theresa May y la negativa de la primera ministra a dejar su cargo (pese a que crecen las voces en el partido conservador a favor de una moción de confianza) pueden acabar con un adiós a la Unión Europea "desordenado", a juicio de Goldman Sachs. En un informe interno, al que ha tenido acceso La Información, el banco de inversión ha reaccionado al pacto de Londres con Bruselas (y a la oleada de críticas en el partido 'tory') reafirmándose en que el acuerdo es posible, aunque aún queden obstáculos en el camino.

"Aunque los contenidos del acuerdo de salida no supongan una gran sorpresa, la respuesta con la que se ha encontrado Westminster aumenta la probabilidad de un Brexit desordenado", asume la entidad. En suma, una reacción "más fuerte y con mayor oposición de la esperada".

Theresa May dejó claro este jueves no sólo que no piensa dimitir, sino que tampoco está en sus planes la convocatoria de elecciones, a pesar de la cascada de dimisiones, sobre todo el adiós de Dominic Raab, hasta ahora ministro para la salida de la Unión Europea y el encargado de rematar la negociación con Bruselas hasta que el Brexit sea una realidad, si no hay cambios de calendario, en enero de 2020.

La crisis del Gobierno conservador hace que "el final del partido está más lejos", según Goldman Sachs, que admite que "los riesgos han aumentado". No obstante, el banco de inversión sigue "pensando que habrá un acuerdo entre la UE y el Reino Unido que sea ratificado por el Parlamento [londinense] antes de final de año, y ratificado por el europeo en Marzo de 2019". Goldman parte de la base de que un plan B, si no se llega a un acuerdo cuando acabe el periodo de transición, con un Reino Unido permaneciendo en la unión aduanera con la UE, "aumenta las posibilidades de que el 'status quo' final implique una unión aduanera permanente".

Hace énfasis en que los ingredientes cruciales para aprobar el acuerdo pasan por ese plan B, denominado 'backstop', y la cuestión de Irlanda del Norte, esto es, en cómo quede dibujada la relación comercial entre las dos Irlandas tras el divorcio. Sobre todo porque el Parlamento británico tiene que aprobar el pacto con Bruselas, "algo que no es fácil en absoluto", dadas las facciones políticas dispuestas a votar en contra. "Conservadores euroescépticos, conservadores pro UE, el partido laborista, o los diez parlamentarios del DUP irlandés son suficientes para tumbar el acuerdo. Esto hace que el final del partido sea probablemente en diciembre cuando se vote".

Tres escenarios ante un bloqueo

En ese escenario de 'no' de la Cámara, la entidad cree que se abren tres posibles vías. La primera pasa por "una segunda votación exitosa en el Parlamento", impulsada por las exigencias de ciudadanos, empresas y mercados, que reconduzcan a los partidos políticos antes de que acabe el año. Una nueva votación bien con May en Downing Street, con un nuevo primer ministro tras una (parece lejana) dimisión de la líder 'tory' o tras una convocatoria de elecciones. Esta opción alargaría los tiempos pero es la preferida por la oposición.

La segunda vía en caso de bloqueo pasaría, para Goldman, por un nuevo referéndum sobre el Brexit, algo a lo que los conservadores se oponen frontalmente y a lo que los laboristas tampoco parecen muy proclives porque prefieren, primero, una convocatoria de elecciones.

Así, la tercera vía, supondría el Brexit duro, sin acuerdo con la Unión Europea y sin ninguna prórroga en las negociaciones, lo que llevaría a Londres a olvidarse de una unión aduanera con el club europeo y a tener que quedarse con una regulación basada en las normas de la OMC.

En ese abanico de opciones a futuro, Goldman Sachs cree que es más fácil una segunda votación en el Parlamento, si la primera fracasa, que un nuevo referéndum. "Incluso aunque haya dimisiones pensamos que el ruido político interino no hace imposible una segunda votación exitosa", resume la entidad. "Aunque parezca que no hay mayoría parlamentaria para el acuerdo que está sobre la mesa, probablemente haya todavía menos apetito de una salida sin acuerdo". Para Goldman, el partido del Brexit va camino de resolverse... al final de la prórroga.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios