Jueves, 23.05.2019 - 21:43 h

González prevé "un parlamento a la italiana pero sin italianos" y teme que la fragmentación neutralice reformas

El expresidente del Gobierno Felipe González ha previsto este miércoles "un parlamento a la italiana pero sin italianos para gobernar" tras las elecciones generales del próximo 20 de diciembre y ha mostrado su temor a que la fragmentación del mismo pueda neutralizar las reformas que conlleven decisiones "importantes".

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

El expresidente del Gobierno Felipe González ha previsto este miércoles "un parlamento a la italiana pero sin italianos para gobernar" tras las elecciones generales del próximo 20 de diciembre y ha mostrado su temor a que la fragmentación del mismo pueda neutralizar las reformas que conlleven decisiones "importantes".

Así lo ha señalado tanto en su intervención como en declaraciones a los periodistas en su paso por el Foro Económico de Caja Rural del Sur, 'La economía española, retos y perspectivas', celebrado en Sevilla, y al que ha asistido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el expresidente del ejecutivo andaluz Manuel Chaves.

Según ha explicado, las reformas se pueden dar con un parlamento fragmentado pero "las decisiones de mayor calado son más difíciles de tomar cuanto más fragmentado es el parlamento". "Los parlamentos fragmentados exigen mucho diálogo y capacidad de entendimiento y, aunque son mediáticamente divertidos, desde el punto de vista de la gobernanza, cuando hay que tomar decisiones importantes, la fragmentación las neutraliza".

González ha criticado que "algunos piensen que la fragmentación facilita la aventura, pero no llegan a ninguna parte", porque, a su juicio, "la evidencia histórica dice lo contrario: los parlamentos fragmentados no producen decisiones relevantes, sino que se neutralizan".

De esta manera, ha mostrado su deseo de contar con una España "fuerte, que diga con claridad cómo va a competir con ventaja, que gane en productividad, en una economía social de mercado y con sostenibilidad desde todos los puntos de vista". No obstante, ha apuntado que, con un parlamento fragmentado, no tiene porqué darse necesariamente una legislatura corta.

SOBERANÍA COMPARTIDA CON EUROPA

González ha mostrado la "inquietud" que siente cuando España acepta lo que dice Europa "como si fuera la nueva Roma". "Si tenemos un problema, ya nos dirá Europa que es lo que hay que hacer", ha ironizado, al tiempo que ha instado a reivindicar una soberanía compartida para decidir.

En este sentido, ha criticado la sensación que se tiene de que "las decisiones se toman en un centro de decisión distinto a nosotros, cuando nosotros somos parte de eso", de ahí que haya reprochado que "hace años, no cuatro, que España perdió relevancia en la toma de decisiones".

"Al principio, teníamos la corresponsabilidad en el proceso de toma de decisiones y la construcción europea en su conjunto. Había un compromiso real en la construcción propia, porque sabías que dependiendo de cómo se hiciera, así nos iba a ir", ha explicado.

Por esto, se ha felicitado por que "el Banco Central Europeo haya hecho finalmente una política monetaria más parecida a la Reserva Federal de Estados Unidos frente al austericidio impuesto". "Deberíamos ser coprotagonistas de las políticas europeas", ha declarado, mientras que también ha afirmado que "Europa se ha equivocado mucho al enfrentar la crisis".

En este sentido, ha señalado que "España ha sido uno de los países que más alto precio ha pagado por que la unión solo sea monetaria, muy dependiente de Alemania, y sin unión económica fiscal". De esta manera, ha indicado que aún quedan por resolver "los problemas estructurales en la Unión Europea" y hasta que no se resuelva "se producirán choques asimétricos dentro de Europa".

BURBUJA DE FONDOS DE INVERSIÓN

El expresidente del Gobierno también ha querido destacar la formación de una nueva burbuja económica, en este caso, alrededor de los fondos de inversión. "Ahora la financiación de la economía real no pasa por las entidades financieras clásicas, que cuentan con muchos controles de los bancos centrales, si no que cada vez más pasa por los fondos de inversión", que "dan más rentabilidad y no tienen los mismos controles de los bancos centrales".

Por otra parte, tras advertir de que la cola de la crisis tiene forma de zorro porque tiene "más cola que cuerpo", González ha afirmado que, aunque no se hubieran llevado a cabo las dos últimas reformas laborales, en España se habría producido "de todas maneras" una devaluación salarial, una precarización del empleo y un desempleo masivo.

Esto es así teniendo en cuenta que existen unas variables de ajuste de la economía española que se deben cambiar y "perder el miedo a decir que necesitamos una economía altamente competitiva, capaz de generar excedente de valor, que permita hacer política de cohesión social y dignificar el trabajo".

RELACIONAR SALARIO Y PRODUCTIVIDAD

De esta manera, ha instado a relacionar el salario con la productividad y mejorar la competitividad a base de I+D y TIC. En este sentido, ha llamado la atención sobre el papel "importante" que puede jugar el sector agroalimentario.

"Cuesta trabajo culturalmente volver la mirada al campo en una sociedad industrializada, pero de eso depende nuestro camino" porque la agroalimentación va a ser "una variable estratégica de futuro".

Por último, ha querido resaltar el "problema energético" y es que, según ha dicho, "hace años" que no ve un plan energético nacional para depender menos de determinadas energías y que detalle cómo aumentar otras.

"Donde más relevantes somos ahora es inevitablemente en el empleo estacional y hay que ser conscientes de esto, no darle la espalda. No vamos a competir por salarios baratos, para llegar a las cifras salariales de los países emergentes habría que reducir cinco veces nuestra renta y eso es imposible, además de tremendamente injusto", por lo que ha instado a conocer "cuáles son las ventajas de España y aprovecharlas, al tiempo que se es coprotagonista en Europa para decidir".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios