Tras pagar el último tramo

Grecia recupera hoy el control un 25% más pobre tras ocho años de rescates

El país heleno ya no estará en manos de los acreedores pero la Unión Europea seguirá revisando cada tres meses la evolución de su economía. 

Grecia sale del rescate
Grecia recupera su independencia financiera. EP

Grecia se libera este lunes del corsé de los rescates y abre una nueva etapa en la que deberá financiarse por sí misma, podrá tomar las riendas de su política económica, pero a la vez deberá permanecer en la senda de la austeridad presupuestaria durante más de cuatro décadas. No en vano, y a pesar de que Grecia volverá a asumir el control de su destino tras ocho años bajo la tutela de los acreedores, seguirá sujeta hasta 2022 a una estrecha vigilancia, y cada tres meses deberá rendir cuentas de su situación financiera, en lugar de hacerlo de forma semestral como ocurrió con los otros países que se acogieron a un rescate.

Tras el desembolso hace dos semanas del último tramo del tercer rescate, por un total de 15.000 millones de euros, el país cuenta ahora con un colchón efectivo de unos 24.000 millones que deberá servir para, en caso de necesidad, cubrir sus necesidades financieras durante 22 meses. Si bien la intención del Gobierno de Alexis Tsipras es salir cuanto antes a los mercados, tras la crisis italiana y la actual en Turquía el bono a diez años no logra situarse por debajo del 4%, un nivel que encarece mucho la financiación a través de los mercados.

Las agencias de calificación no ven todavía al bono heleno en grado de inversión, a pesar de que todos, políticos y economistas, se deshacen en elogios sobre los esfuerzos fiscales -sin parangón en la Unión Europea- que ha hecho el país. Desde la firma del primer programa de asistencia en 2010 -en total las instituciones acreedoras han desembolsado 288.700 millones de euros- Grecia ha perdido el 25% de su producto interior bruto (PIB) y la deuda se ha disparado del 127% a casi el 180% del mismo.

Al mismo tiempo ha vivido un éxodo de su población joven, y más de medio millón de griegos abandonaron el país en busca de mejores oportunidades en el extranjero, una sangría importante en un país que ahora pretende levantarse de las cenizas y necesita capital humano para ello. Levantar el país no será fácil, teniendo en cuenta que el Gobierno se ha comprometido a generar superávit primarios del 3,5 % hasta 2022, y del 2,2 % de media hasta nada menos que 2060.

Aun así, hay datos económicos positivos: en mayo el paro bajó al 19,5% situándose por primera vez por debajo del 20% desde septiembre de 2011; en los ocho años bajo programas de asistencia, el país pasó de la recesión (el PIB cayó un 5,5% en 2010) al crecimiento (1,4 % en 2017) y del déficit (11,2 %) al superávit (0,8 %).

A pesar de todo, la población no nota que su vida esté cambiando a mejor, lo que no extraña si se tiene en cuenta que el empleo creado es en buena parte a tiempo parcial, y que cada vez mas gente tiene que vivir del salario mínimo de 586 euros mensuales. Los jubilados, hasta hace poco el sostén de muchas familias golpeadas por el paro, han perdido en torno el 40 % de sus ingresos, y tres cuartas partes de los pensionistas tienen que vivir con menos de 1.000 euros al mes.

Por si no fuera suficiente, las pensiones deberán sufrir un nuevo tijeretazo a partir del próximo año, tal y como lo prevé el acuerdo firmado con los acreedores para la era postrescate. En un año electoral como lo será 2019, Tsipras espera poder evitar tener que cumplir este compromiso con los acreedores. Para ello, sin embargo, deberá generar un superávit primario superior al 3,5 % del PIB pactado.

El líder de Syriza, que ganó las elecciones en 2015 con un programa izquierdista diametralmente opuesto al que luego aplicó, espera ahora poder dar un rostro más social a su gestión política. Se espera que en la feria industrial de Salónica en septiembre, que tradicionalmente sirve para anunciar el programa de Gobierno en el nuevo curso político, Tsipras plantee algunas ideas que lleven un sello definitivamente más social que hasta ahora.

Hasta entonces, se espera que haga una remodelación de Gobierno, con nuevas caras que le sirvan para dar visibilidad a estas ideas y simbolicen el cambio hacia la nueva era de autogestión, en la que uno de los objetivos primordiales será recuperar la confianza de los mercados para atraer inversores extranjeros. En un principio se había barajado la posibilidad de celebrar la salida de los rescates por todo lo alto, en algún escenario simbólico y con representación europea, pero el Gobierno se ha dado cuenta que el pueblo no está para fiestas, mucho menos después de los trágicos incendios a finales de julio que se cobraron casi un centenar de vidas

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios