Alternativas dentro y fuera de los bancos

¿Guardar el dinero en casa o en el banco? Así conservarás el valor de tus ahorros

Los depósitos bancarios son muy populares entre los ahorradores, pero ¿son rentables?

Fotografía de dinero en euros. Guardar el dinero en casa o en el banco implica riesgo para los ahorros.
Fotografía de dinero en euros. Guardar el dinero en casa o en el banco implica riesgo para los ahorros.
Canva.

El ahorro conservador crece cada día más en España. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, las familias en nuestro país mantienen 861.500 millones de euros en depósitos, un 5,3% más que hace un año. Estos productos, que en la actualidad apenas ofrecen una rentabilidad media del 0,32%, son cada vez más atractivos entre los ahorradores que buscan obtener un rendimiento por su dinero.

Los depósitos, junto con las cuentas bancarias, son los productos más populares dentro de las entidades. Sin embargo, hay quienes prefieren dejar su dinero “debajo del colchón” porque desconfían de los bancos o porque consideran que la remuneración es tan reducida que optan por mantener sus ahorros “a buen recaudo”.

Pero, ¿qué opción es mejor? ¿Conviene dejar el dinero en casa o parado en el banco? Lo cierto es que ninguna de estas alternativas es útil para el ahorrador si se tiene en cuenta que el dinero se verá afectado a largo plazo por la inflación, es decir, por la subida generalizada de los precios.

Desde 1999 la inflación en España no ha dejado de escalar, marcando su cifra récord en 2007 (4,22%). Y, aunque este año debido a las dificultades económicas por las que está atravesando España, la previsión de la inflación es muy reducida, se estima que, en cuanto empiece la recuperación los precios volverán a repuntar. En concreto, según Funcas, esta llegará al 1,5% de media en 2021.

¿Y cómo afecta todo ello al ahorro a largo plazo? Supongamos que se tienen 15.000 euros en la cuenta bancaria, que no están obteniendo ningún tipo de remuneración. Mes a mes conseguimos ahorrar 500 euros que vamos incorporando a nuestra cuenta. Si se sigue repitiendo esto año tras año, cuando pasen diez años se habrán perdido 13.720 euros de poder adquisitivo debido a la inflación (aplicando una una subida media del 2%, según los cálculos de esta herramienta de Finect).

Cuidado con los productos del banco

Teniendo en cuenta la pérdida del valor de los ahorros a largo plazo, está claro que la opción de mantener el dinero “debajo del colchón” no es la más inteligente. ¿Pero qué hay de los bancos? La oferta de productos de las entidades bancarias es cada vez mayor. Aunque las opciones más utilizadas son las cuentas y los depósitos bancarios, que apenas generan rentabilidad, también existen otras alternativas dentro de las propias sucursales.

Y es que a la hora de buscar y elegir un determinado producto de ahorro conviene estudiar sus condiciones detenidamente. Además, siempre se pueden encontrar promociones u ofertas que pueden ayudar a decantar la balanza por un producto u otro. Por lo general, la mayoría de los depósitos bancarios no ofrecen una rentabilidad superior al 1%, algo que a largo plazo puede provocar la pérdida de poder adquisitivo. Por su parte, dentro de las cuentas bancarias, es posible encontrar algunos productos que remuneran el ahorro. En determinados casos, el rendimiento puede alcanzar hasta el 5%, aunque suelen estar limitados a un plazo de uno o dos años, además de exigir determinadas condiciones como domiciliación de nóminas o recibos.

Alternativas dentro y fuera de los bancos

La oferta de las entidades bancarias no se reduce solo a cuentas remuneradas o depósitos, que son productos pensados para el ahorro a largo plazo. Si lo que se busca es evitar la pérdida de valor del dinero y obtener, además, una rentabilidad, las entidades ofrecen otros productos como fondos de inversión. Los fondos, que se adaptan al riesgo que cada inversor está dispuesto a asumir, permiten invertir en distintas compañías a través de un solo producto que es gestionado, en estos casos, por la gestora de nuestro banco. Así, el nivel de riesgo estará directamente relacionado con la rentabilidad que se obtenga, por lo que a mayor riesgo mayor probabilidad de generar un rendimiento más elevado. Eso sí, a la hora de contratar estos productos conviene tener en cuenta las comisiones, ya que su contratación no está exenta de gastos.

¿Cuáles son los mejores fondos de tu banco?:

Además de fondos, las entidades bancarias también ofrecen otros productos como planes de pensiones, parecidos a los fondos en su forma de invertir pero con un objetivo diferente, ya que están especialmente pensados para el ahorro tras la jubilación.

Estas alternativas de inversión, además de estar disponibles en nuestras entidades bancarias, también forman parte de la oferta de las gestoras de activos, que son firmas profesionales especializadas en estos productos. En la actualidad, existen decenas de gestoras de fondos, entre las que se encuentran por ejemplo Bestinver, Azvalor, Renta 4, Magallanes, Andbank, JP Morgan, Fidelity o Schroders.

Si se está dispuesto a arriesgar más, otra de las alternativas es la inversión en bolsa a través de activos determinados. En la actualidad, una de las mejores opciones son los brókers online, que no pertenecen a ninguna entidad bancaria y que suelen tener comisiones más reducidas. Algunos de los más conocidos son DeGiro, eToro, XTB o Interactive Brokers, entre otros.

No obstante, si todas estas opciones nos dan algo de vértigo y queremos rentabilizar el ahorro sin dedicarle mucho tiempo y sin la necesidad de tener unos elevados conocimientos financieros, una de las alternativas es acudir a los gestores automatizados o roboadvisors. A través de ellos es posible invertir con comisiones más reducidas tanto en fondos de inversión como en planes de pensiones indexados, es decir, que siguen el comportamiento de algún índice en los mercados.

Eso sí, si lo que se busca es la ayuda de un experto si no se tienen suficientes conocimientos y no se quiere dar el paso en solitario a la inversión, otra de las opciones es contratar los servicios de un asesor financiero, que hará un estudio personalizado y aconsejará a cada persona sobre los productos más adecuados en función de sus necesidades financieras.

Mostrar comentarios