Impuestos

El peligro de guardar el dinero en casa: ¿es necesario declarar esos ahorros?

El dinero 'debajo del colchón' también cuenta y Hacienda está atenta. Según el uso que se haga de esos ahorros puede haber una inspección de la Agencia Tributaria. 

El dinero guardado en casa también hay que declararlo.
 
 

Muchas personas optan por guardar sus ahorros en casa, en vez de invertirlos en otros productos. Las razones suelen ser seguridad o la poca rentabilidad que ofrece hoy en día la inversión, sin embargo, deben tener en cuenta que, pese a mantenerlo en efectivo y 'debajo del colchón', ese dinero se deberá declarar. Entre los riesgos que pueden surgir, si no se han realizado correctamente los trámites, es la inspección de Hacienda cuando se haga uso de ese dinero.

La posibilidad de guardar dinero en efectivo es totalmente legal, pero el titular deberá haber declarado todo ese dinero a través de su declaración de la Renta, en caso de que actúe como persona física. Así, en función de la procedencia de ese dinero se incluirá como rendimientos del trabajo, del capital mobiliario e inmobiliario o de actividades económicas. 

La Agencia Tributaria no obliga a pagar impuestos por el dinero en efectivo, pero al hacer uso de él o realizar su ingreso en cuenta se exigirá al titular justificar su procedencia. Así, al haber declarado correctamente en su momento el ingreso no habrá problema de demostrar de dónde viene. 

La situación se complica cuando esos billetes no se han declarado y no se puede justificar su procedencia. El titular deberá igualmente tributar por esos ahorros. En concreto, la Agencia Tributaria hará pagar impuestos como ganancia patrimonial no justificada. Estos importes se integran en la base liquidable general en el ejercicio en el que se descubran. 

Como consecuencia, y de acuerdo al funcionamiento del IRPF, el titular pagará más impuestos ese ejercicio, aunque el importe final dependerá de las tablas de tipos impositivos y del valor final de todos sus rendimientos y ganancias. 

¿Cómo controla Hacienda ese dinero?

Pese a la obligación de declarar cualquier ahorro, se mantenga en el banco o en casa, muchos optan por no hacerlo, pero deben tener en cuenta que Hacienda siempre está atenta. Rastrear estos movimientos no es fácil, sobre todo porque las cuantías suelen ser pequeñas, pero la normativa permite a la Agencia Tributaria controlar ciertos movimientos. 

Principalmente se podrá detectar al ingresarlo en cuenta. Las entidades bancarias tienen la obligación de notificar ciertos ingresos y transferencias. En concreto, cualquier ingreso (también retirada) de billetes de 500 euros se avisará a Hacienda, al igual que cualquier ingreso que supere los 3.000 euros. En ambos, el aviso se producirá con independencia de que sea un ingreso puntual o periódico. 

No obstante, la notificación a Hacienda no implica de forma obligatoria una sanción, ni que el titular deba realizar un procedimiento concreto. En ese caso, la Agencia Tributaria, si lo considera necesario, puede pedir que justifiques la procedencia o destino de los importes y, si sospecha, puede abrir una investigación sobre ello.

Además, las personas que cuenten con dinero en efectivo no podrán realizar ninguna compra por un importe superior a los 2.500 euros. Es el importe máximo que se aplica a las personas físicas, ya que en el caso de empresarios y profesionales el límite se ha rebajado recientemente a 1.000 euros

Mostrar comentarios