Ya en vigor

Guía imprescindible de la nueva factura de la luz: tramos horarios, peajes…

Los consumidores de mercado libre y contratos PVPC van a comenzar a ver cambios en el recibo de energía, las principales novedades son los diferentes periodos de consumo y los costes del suministro.

Cambios en la nueva factura de la luz.
Cambios en la nueva factura de la luz.
©[Demaerre] a través de Canva.com

A partir de este martes, 1 de junio, el recibo de la luz comienza a aplicar un nuevo sistema con el objetivo de resultar más eficiente y sencillo para los clientes. De hecho, permitirá que los consumidores puedan optimizar su factura ajustándose al uso real que hacen de la electricidad, y no solo eso, sino que la intención de esta nueva factura es fomentar el ahorro energético y desplazar la demanda a otros periodos del día. Los cambios afectarán negativamente a 10 millones de usuarios, que pagarán más en el recibo. Pymes y grandes empresas habrán de pasar su propia travesía del desierto.

Con todo, la idea es que a partir de ahora no se registren repuntes significativos como el de este último mes de mayo, en el que el recibo medio aumentó un 0,8% respecto a abril. Respecto al mismo periodo del pasado año el incremento es del 40%. En suma, esta factura de la luz que llega hoy suscita aún muchas preguntas. Por ello, hemos elaborado desde La Información esta guía con todas las claves del nuevo recibo.

¿Por qué cambia la factura?

Todas estas modificaciones forman parte de un proceso de descarbonización de la economía española para conseguir la sostenibilidad del sistema eléctrico. Aunque el Gobierno anunció la intención de implementarlo a inicios de 2020, tuvo que retrasarse como consecuencia de la crisis sanitaria. "A través de esta estructura tarifaria se pretende incentivar el traslado del consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda eléctrica a otras en las que las redes de transporte y distribución se encuentran menos saturadas", detallan en un comunicado

Asimismo, permitirá reducir nuevas inversiones en las infraestructuras. De manera que se aplicarán menos costes a los consumidores, que suelen ser quienes las sufragan mediante las facturas, y se evitarán otros inconvenientes medioambientales que generan estas industrias.

Por otro lado, los propios clientes tendrán la posibilidad de optimizar su factura, ajustando lo que tienen contratado a lo que realmente consumen. El objetivo principal de la aplicación de una nueva factura de la luz es fomentar el ahorro energético, la eficiencia, el autoconsumo y el uso de energías más limpias; por ello, es esencial que los clientes estén informados al respecto.

 

Qué son los peajes y cargos de la luz

Uno de los costes incluido en la factura es el de los peajes. Nos referimos a la cuantía extra del recibo que está destinada al mantenimiento de las redes de suministro que hacen llegar la energía hasta los hogares. Se reflejan tanto en los recibos de la luz como en los del gas y suelen suponer hasta un 40% de lo que se paga en cada domiciliación. 

Su cuantía estará fijada de forma anual por la Administración, por lo que la será la misma en una compañía u otra. Además, afectará tanto al precio del consumo como al de la potencia de electricidad escogida. Y dependiendo de los kilovatios contratados se pagará la tarifa 2.0, la 2.0 A y la 2.0 DHA.

En la propia factura estos peajes irán incluidos en el precio del kW de potencia y del kWh de consumo cuando se trate del mercado libre, mientras que en la modalidad regulada o tarifa PVPC estará desglosado. 

Por su parte, los cargos son una serie de precios regulados por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que cubrirán el resto de costes como la financiación de renovables o las anualidades del déficit.

Cómo será el nuevo recibo: sus componentes

Hasta ahora, no resultaba sencillo entender la factura, pero este nuevo esquema promete simplificar la tarea para saber exactamente cuánto gastas y cuánto pagas.

Aparte de los datos personales, la fecha, el tipo de contrato o los peajes, la factura constará de distintos costes asociados a los gastos de consumo o los impuestos aplicables. Los cinco puntos principales que los consumidores deben tener en cuenta son:

  • Coste de la energía
  • ​Costes regulados
  • ​Margen de la comercializadora
  • ​Alquiler del equipo de medida
  • ​Impuestos como el IE o el IVA

Nuevos tramos horarios

Ahora bien, sin duda el quid de la nueva factura de la luz son los nuevos tramos horarios. Aquí ya entramos en el sentido más puramente práctico. Y es que con este nuevo sistema se penalizarán más aquellas horas del día de mayor demanda; es por ello que se han establecido tres franjas de consumo conocidas como punta, llana y valle.

  • Hora punta o la más cara: de 10 a 14 horas y de 18 a 22 horas de lunes a viernes.
  • Hora llana o precio normal: de 8 a 10 horas, de 14 a 18 horas y de 22 a 00 horas de lunes a viernes.
  • Hora valle o menor coste: de 0 a 8 horas los días laborales y las 24 horas de los sábados, domingos y festivos de ámbito nacional.

Cabe destacar que estos periodos horarios pueden variar en algunas localidades como las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, donde el de punta y el llano se desplazan una hora hacia adelante.

¿Afecta a todos los consumidores?

Sí. Lo cierto es que la medida tiene efectos sobre cualquiera de los usuarios de electricidad, tanto hogares como empresas grandes, medianas o pequeñas. Sin embargo, el porcentaje de gasto o ahorro extra será diferente dependiendo del tipo de tarifa contratada.

Según las estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) este nuevo sistema supondrá una subida para 10 millones de usuarios acogidos al mercado libre. Mientras que 19 millones de clientes acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) verán una reducción en su recibo de hasta 21 euros.

Así afecta al consumidor doméstico... 

La cuestión principal a tener en cuenta son los tres tamos horarios, puesto que pasarán a tener diferentes costes. En hora punta el precio será más elevado, en llano un 69% inferior al punta y valle, un 95 % inferior al punta. Por lo que será conveniente que los consumidores desplacen el uso a periodos fuera del más caro.

Además, habrá que tener en cuenta el tipo de contrato que tiene el cliente, en el caso de PVPC se aplicarán los nuevos precios de forma automática, mientras que en el mercado libre tendrá que adaptarse e incorporar la diferencia de costes. Los primeros ahorrarán de media 21,16 euros anuales y los segundos tendrán que pagar 34,47 euros más.

...Y así a las grandes empresas y pymes

La principal novedad es que se pasa de una diferenciación de precios de tres a seis periodos, tanto en potencia como en energía. En este caso todos los días laborables tendrán los mismos tres periodos aunque los precios variarán en función de la época del año. Para los fines de semana y festivos están incluidos se establecerá el tramo valle.

Para los consumidores industriales se mantendrán sin modificaciones los seis términos de potencia y energía, también se adaptarán los periodos horarios a la evolución registrada por la demanda. Al igual que en el resto de empresas la cuantía variará según la temporada.

Entonces, ¿cómo cambia el precio de mi contrato de suministro?

En el caso de los clientes acogidos al PVPC, los comercializadores de referencia deben aplicar de forma automática los nuevos precios para los términos de potencia y energía, con los tramos horarios de la nueva factura.

Para los consumidores de mercado libre, deben adaptar el precio de contrato para incorporar la diferencia de costes regulados, pudiendo optar entre dos supuestos: adaptar la cuantía a los nuevos periodos de energía y potencia, o mantener los tramos de precios que el consumidor tuviera acordado previamente, trasladando la diferencia de costes para su perfil de consumo.

Bajar o subir la potencia de la luz: fecha límite

El objetivo de muchos clientes será evitar las horas punta y conseguir ahorrar en costes. Uno de los métodos para no tener que adaptarse a estos tramos o cambiando los hábitos es ajustar la potencia contratada.

Por lo tanto si es necesario aumentarla o bajarla, habrá que contactar con la compañía eléctrica que nos provea del suministro. Se puede de tres formas: por teléfono, presencial en las oficinas propias de la empresa o en algunos casos es posible gestionarlo mediante la web.

Por lo general, este trámite tiene un coste añadido de entre 11 y 45 euros dependiendo de si se sube o se baja por derechos de extensión y de acceso. Además cuenta con otras limitaciones, ya que solo puede solicitarse una vez cada doce meses. Sin embargo, para facilitar la adaptación a la nueva factura será posible cambiarlo de manera gratuita en hasta dos ocasiones antes del 31 de mayo de 2022.

Trucos para ahorrar

Desde la CNMC proponen hasta cuatro opciones para que los consumidores puedan reducir los gastos de la electricidad con la nueva factura. Según han calculado podría suponer una horro de entre 200 y 300 euros anuales.

  • Adecuar la potencia contratada a las necesidades reales, que podrá realizarse hasta en dos ocasiones de forma gratuita.
  • Consultar los datos de potencia máxima y consumo, para lo que será conveniente descargar la curva de carga y analizar la mayor cantidad demandada.
  • Evitar simultanear consumos para reducir la potencia contratada, es decir, no encender varios aparatos al mismo tiempo como la lavadora y el horno.
  • Desplazar el consumo a periodos fuera de las horas punta o dejar las tareas más demandantes a los fines de semana.
  • Otros consejos útiles son cargar los vehículos eléctricos en horario nocturno, ajustar la temperatura del frigorífico, utilizar programas ECO de los electrodomésticos, aprovechar el calor residual, regular el termostato o reducir la temperatura de lavado.
Mostrar comentarios