Viernes, 03.04.2020 - 23:25 h
Financiará gratis el déficit extra por esta circunstancia

Hacienda anuncia ahora que detraerá el IVA no cobrado por las CCAA de su déficit

La medida desmonta el relato que atribuye al impago del IVA el déficit de 2019 y dejará en evidencia a las autonomías que se hayan pasado con el gasto

Vista general de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, presidida por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (6d), junto a la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (6d)./EFE/ Kiko Huesca
Vista general de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera./EFE/ Kiko Huesca

Fue uno de los culebrones del pasado verano. De repente las comunidades autónomas 'se dieron cuenta' -en realidad, lo intuían desde que decayó el proyecto de Presupuestos de 2019- de que no iban a poder contar con un volumen global de cerca de 7.000 millones de euros correspondientes a los anticipos extra que les correspondían del sistema de financiación autonómica (4.682 millones) y a una mensualidad pendiente de los ingresos por IVA que les corresponden (otros 2.500 millones)  por la imposibilidad material del Ministerio de Hacienda para introducir un cambio legal de semejante porte estando en  funciones. El asunto desencadenó una potente ofensiva política autonómica, encabezada por la Generalitat y los gobiernos del PP, y respaldada con sordina por las gobernadas por el PSOE- para forzar al Gobierno a tomar medidas al respecto, algo que finalmente ocurrió aunque solo en parte

Montero encontró el camino para que la Abogacía del Estado cambiara de opinión y permitiera a Hacienda abonar el extra de los anticipos del sistema de financiación autonómica, pero dejó sin resolver el tema del IVA. La solución parcial cargó de razones a las comunidades autónomas del PP para atribuir sus eventuales desviaciones respecto al objetivo de déficit al pernicioso efecto sobre sus cuentas de no disponer de esos 2.500 millones de euros con los que creían contar para sus políticas de gasto.

El Ministerio de Hacienda ha tenido meses y meses para apaciguar a las comunidades autónomas a este respecto, pero ha esperado al Consejo de Política Fiscal y Financiera de este viernes para anunciar que no tendrá en cuenta la parte del déficit imputable al impago del IVA dejado de percibir por las comunidades autónomas para su evaluación del cumplimiento del déficit de las comunidades autónomas de 2019, que según las estimaciones presentadas este viernes habría cerrado en el 0,5% del PIB. Las CCAA tenían como objetivo cerrar el año con un déficit del 0,1%, así que aún con ese 'regalo' el déficit autonómico global habrá cerrado en el entorno del 0,3% del PIB, por encima de lo previsto.

Según fuentes presentes en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, Montero ha trasladado a los consejeros de Hacienda de las 15 comunidades autónomas de régimen común (14, en este caso, por la ausencia del conseller catalán) que Hacienda entenderá que se ha cumplido el objetivo si las comunidades autónomas presentan un déficit del 0,1% o inferior a esa frontera, después de detraer la posible desviación por el IVA. El asunto no es menor porque marca la frontera entre los gobiernos autonómicos que durante 2020 tendrán que estar sujetos a las restricciones propias de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y las que no. Y puede haber sorpresas.

Los avisos de Montero a una decena de comunidades autónomas -entre las que estaban Cataluña y la Comunidad de Madrid- desde mediados del año pasado por su desviación respecto a los objetivos marcados fueron atendidos con tibieza por muchas de ellas y directamente desoídos por algunos gobiernos del PP, como el de Murcia y Castilla y León. Su relato de que las desviaciones se debían al incumplimiento de las obligaciones de la Hacienda del Estado queda a la intemperie con la decisión adoptada este viernes por Hacienda, que demostrará que autonomías han realizado los esfuerzos requeridos y cuáles no.

Más margen para gastar y para alcanzar el déficit cero

En este encuentro Montero ha anunciado a los consejeros la nueva senda de estabilidad, que da más margen a las CCAA al quedar fijado el objetivo de déficit en el 0,2% del PIB este año, en el 0,1% en 2021 y en equilibrio presupuestario a partir de 2022, un año después de lo previsto por el Gobierno Sánchez y dos años después del compromiso del Gobierno Rajoy. Esto supone para el ejercicio actual dos décimas más que la senda vigente, aprobada por el Gobierno del PP en 2017, y que establecía equilibrio presupuestario para las comunidades este año.

La titular de Hacienda ya avisó de que actualmente no era posible revisar la liquidación del año 2017 como reclamaban buena parte de las comunidades para cobrar el mes pendiente de pago del IVA autonómico de 2017, si bien ha propuesto medidas para mitigar el asunto. Para financiar el mayor déficit provocado por el IVA y para evitar perjudicar a los proveedores, el Gobierno pondrá a disposición de las comunidades autónomas un extra FLA con un tipo de interés del 0%, según ha trasladado Montero a los consejeros.

El IVA pendiente de 2017

En la reunión del CPFF Montero ha denunciado que el problema de la liquidación del IVA de 2017 fue generado por el exministro del PP Cristóbal Montoro y ha recordado que PP y Cs impidieron solucionarlo al rechazar la propuesta del Gobierno en los Presupuestos de 2019.

En cualquier caso, ha subrayado que las CCAA no han realizado recortes por el efecto de la liquidación del IVA de 2017, sino que han gastado ese dinero. Por lo tanto, ha apuntado que conforme a los datos provisionales el efecto del IVA se ha traducido en un mayor déficit público en 2019 y en un probable incremento del período medio de pago a proveedores.

El asunto del IVA autonómico se remite al año 2017, cuando el por entonces ministro de Hacienda del Gobierno del PP, Cristóbal Montoro, llevó a cabo un cambio normativo con el que se obligó a informar del IVA a las grandes empresas en tiempo casi real y permitió que el tributo se pagara el día 30 de cada mes en vez del 20 como se venía haciendo.

El cambio normativo provocó que la recaudación del IVA que se ingresaba en diciembre de 2017 se trasladara en términos de caja a enero del año siguiente, 2018. De esta forma, la liquidación del ejercicio 2017, que se realizó a los dos años, en 2019, fue solo de once meses, faltando por tanto el abono de una mensualidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING