Martes, 21.05.2019 - 13:20 h
Entrevista económica al nuevo líder del PP

"Hay que reformar las pensiones para garantizarlas, pero no con impuestos"

Casado tiene diseñado un programa de corte liberal en lo económico, incluido en su Contrato con España. El eje fundamental: menos impuestos.

Pablo Casado
 Casado quiere eliminar Sucesiones y rebajar drásticamente IRPF y Sociedades. / Efe

El discurso de derecha sin complejos de Pablo Casado y su apuesta por recuperar las esencias de aznarismo ha calado en el Partido Popular. Ayer, la mayoría de los más de 3.000 compromisarios reunidos en el Hotel Auditorium de Madrid daban su respaldo al joven diputado, que ha conseguido derrotar a Soraya Sáenz de Santamaría y que ya tiene diseñado un programa de corte liberal en lo económico y conservador en los aspectos más sociales.

Casado, que ha elaborado un decálogo de medidas que defenderá como nuevo líder de los 'populares' y que se incluyen en su 'Contrato con España', detalla en una entrevista con La Información horas antes de ser elegido presidente del PP sus propuestas  en materia económica, cuyo ejes centrales son la fiscalidad, el no intervencionismo y el mantenimiento del Estado de Bienestar. 

Rebajar los impuestos, eliminar determinados tributos, crear empleo de calidad y garantizar las pensiones, sin que sea necesario crear nuevas tasas para pagarlas forman parte de sus prioridades. Para Casado, aligerar la factura fiscal de las empresas y las familias contribuiría a aumentar y mejorar el empleo y a incrementar la recaudación vía cotizaciones sociales. 

¿Cómo solucionaría la quiebra de la Seguridad Social?

La mejor garantía para la Seguridad Social es el empleo. Cuantos más españoles trabajen más y mejor estarán garantizadas las prestaciones sociales. El Gobierno del PP estaba en la senda de conseguir los 20 millones de cotizantes en 2020, el cambio en la política económica está poniendo en riesgo esa senda de crecimiento

¿Las pensiones estarían seguras con usted en la Moncloa?

Las pensiones están garantizadas porque nuestros mayores se lo han ganado cotizando a lo largo de su vida laboral. El Pacto de Toledo es uno de los pilares de cualquier política en materia de pensiones. La pirámide demográfica nos obliga a hacer reformas para garantizarlas, pero yo estoy en contra de que sea a costa de subir impuestos en sectores productivos de nuestra economía.

¿Qué impuestos bajaría y cuáles sería necesario suprimir?

Ya he planteado mi revolución fiscal. Bajaría IRPF, Sociedades y eliminaría Sucesiones y Donaciones. Y por supuesto ni subiría impuestos ni pondría nuevos como pretende el actual Gobierno de Sánchez.

¿Son las zanahorias para el final de la legislatura o es mejor que los españoles tengan su dinero en el bolsillo?

Yo he planteado una revolución fiscal porque creo que bajar impuestos es bueno para el empleo y para el conjunto de la economía. La economía se estimula con el dinero de los ciudadanos en su bolsillo, no con subvenciones.

La reforma laboral ¿Es para usted intocable?

Estamos en plena cuarta revolución industrial y el marco laboral se debe adaptar a las necesidades de un mundo en transformación. España debe competir en empleo de calidad. Los agentes sociales son los primeros interesados en favorecer las posibilidades de empleo de los trabajadores. Ya hemos visto que los escenarios de rigidez terminan condenando a los trabajadores al desempleo.

¿Quién sería para usted un buen ministro de economía?

Afortunadamente en el PP hay muchos posibles ministros de economía.

¿Es partidario de complementos salariales o de sueldos para todos?

El primer presidente que trató de implementar una Renta Básica universal fue Richard Nixon pero el Senado no le dio fondos. El año pasado se puso en marcha un proyecto piloto en Finlandia y no ha debido de funcionar muy bien porque este año se ha clausurado. Las políticas públicas deben impulsarse basándose en evidencias y no con ocurrencias por muy populistas que puedan sonar.

¿Cree en una relación cercana con los grandes empresarios?

Yo creo en una relación cercana con todos los agentes sociales. Con los sindicatos, con los emprendedores y con los empresarios. España debe ser un país que reconozca a quienes invierten y crean empleo.

Ahora en Portada 

Comentarios