Requisitos de solicitud

¿Se puede pedir la hipoteca inversa sin ser jubilado? Gana dinero con tu casa

La hipoteca inversa es  un préstamo especial en el que el propietario de la vivienda es quien recibe una cuota mensual del banco a cambio del inmueble. Los jubilados son los principales beneficiarios, pero hay más opciones.

La hipoteca inversa es una modalidad a la que no solo acceden los jubilados.
La hipoteca inversa es una modalidad a la que no solo acceden los jubilados.
Canva.

La hipoteca inversa es una opción para que los trabajadores jubilados aprovechen el valor de su vivienda y obtengan una renta adicional. Se trata de un préstamo hipotecario especial debido a su funcionamiento, que como su nombre indica invierte los papeles, de manera que el propietario del inmueble ingresa una cuota mensual del banco a cambio de la vivienda. 

Su funcionamiento y ventajas resultan atractivos no solo para los jubilados, pero ¿es posible solicitar esta hipoteca si no estás jubilado? La respuesta es sí. De manera general el requisito para poder solicitar este producto es tener 65 años, una edad a la que no todo el mundo ha accedido a la jubilación. Pero, además, en caso de no cumplir ese requisito, también pueden solicitarla personas con una discapacidad mayor o igual al 33% o que estén en situación de dependencia

Asimismo, los titulares de la vivienda no podrán estar pagando otra hipoteca si solicitan una hipoteca inversa. Deberán cancelar la primera antes de poder acceder a la contratación.

Pese a que esta es la norma general, alguna entidades eliminan los requisitos anteriores para el público que se pueda beneficiar sea mayor. En esas situaciones es importante analizar el funcionamiento de la hipoteca inversa y sus posibles inconvenientes.

Así funciona la hipoteca inversa

Además de recibir un dinero extra mensual, la principal ventaja que implica la hipoteca inversa es el beneficio fiscal. Por un lado, en caso de ser la vivienda de residencia habitual, supone una exención del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Por otro lado, la renta percibida está exenta del IRPF, sin importar que la hipoteca inversa provenga de una segunda residencia.

El importe percibido cada mes se calcula en función del valor de la vivienda, de la edad de la persona que contrata la hipoteca y del tiempo que se elija percibir el dinero. En ese sentido, hay dos opciones: de forma vitalicia o durante un periodo determinado. Además, es habitual que se opte por la contratación de un seguro de renta vitalia con el fin de garantizart el pago hasta el fallecimiento.

Hasta ese fatídico día, el titular puede seguir haciendo uso de la vivienda, aunque en caso de arrepentirse tras haber contratado la hipoteca inversa, esta puede ser cancelada en cualquier momento. Eso sí, el titular debe saber que el dinero recibido hasta esa fecha deberá ser devuelto al banco, así como otros costes y posibles comisiones derivados de la cancelación anticipada.

Mostrar comentarios