La imagen negativa de la UE crece en todos los países salvo Austria y Eslovenia

EUROPA PRESS

La imagen negativa de la Unión Europea ha subido un 4% entre los ciudadanos europeos y de hecho ha crecido en todos los países con la excepción de Austria y Eslovenia y se mantiene estable en Chipre, Irlanda y Bulgaria, respecto a los niveles de aceptación del agosto de 2015, según los resultados de un Eurobarómetro publicado este viernes.

El 27% de los ciudadanos a nivel europeo asegura tener una imagen negativa de la Unión Europea, es decir, cuatro puntos más respecto a la encuesta anterior de agosto de 2015.

En el caso de España, la imagen negativa de los ciudadanos hacia la Unión Europea ha subido cinco puntos, hasta el 23%, un aumento que sólo superan Grecia, Polonia y Bélgica, según los resultados del Eurobarómetro.

Así, donde más ha crecido la opinión negativa de la UE es entre los ciudadanos de Grecia, 13 puntos porcentuales hasta el 51% de la población, seguido de Bélgica (31%) y Polonia (15%), donde ha crecido ocho puntos en ambos casos.

Junto con España, el descontento hacia la UE también ha subido cinco puntos en Reino Unido hasta el 36% de la población, Hungría (25%), Dinamarca (23%) y Estonia (17%) y ha caído cuatro puntos en Francia y Países Bajos (29% en ambos casos), tres puntos en Portugal (18%) y dos puntos en Luxemburgo y Finlandia (22% en ambos casos).

En realidad, los resultados de la encuesta reflejan que la opinión negativa de los ciudadanos hacia la UE ha crecido en todos los países salvo en Austria, donde ha caído cuatro puntos, hasta el 37% y en Eslovenia, donde ha caído un punto, hasta el 20%. Y se mantiene sin cambios en Chipre, en el 41%, Irlanda (14%) y Bulgaria (17%).

Además, los resultados de la encuesta reflejan que la opinión positiva hacia la UE también ha caído un 3% en toda la UE, hasta el 34%. También ha caído un 3% entre los españoles hasta el 30%.

PREOCUPACIONES PRINCIPALES

Por lo que se refiere a las preocupaciones de los ciudadanos de la UE, a nivel europeo se sitúan la crisis de refugiados y de inmigración (48%), seguido del terrorismo (39%), la situación económica (19%), la situación de las finanzas públicas de los países (16%) y el desempleo (15%).

Sin embargo, respecto a las principales preocupaciones a nivel nacional, los ciudadanos de once países de la UE sitúan el desempleo como el principal problema, incluido el 71% de los españoles, que esgrimen en segundo lugar el problema de la situación económica (35%), la salud y la seguridad social en tercer lugar (13%).

También es el principal problema para los ciudadanos de Chipre (67%), Portugal (62%), Croacia (61%), Grecia (54%), Francia (52%), Eslovenia (44%), Finlandia (43%), Italia (42%), Bulgaria (38%) y Polonia (34%).

En cambio, la inmigración es el principal problema que esgrimen los ciudadanos de nueve países: Dinamarca (57%), Alemania (56%), Malta (50%), Países Bajos (46%), Suecia (44%), Austria (41%), Reino Unido (38%), República Checa (32%) y Estonia (30%).

El terrorismo es el principal problema para los belgas (33%) y el segundo para los franceses (30%) y alemanes (26%), mientras que por ejemplo la vivienda es el principal problema para los irlandeses (45%) y luxemburgueses (37%) y el aumento del coste de la vida para los lituanos (59%). La seguridad social y salud es el principal problema de letones (42%), húngaros y rumanos (37% en ambos casos) y eslovenos (36%).

PARO Y LIBERTAD DE MOVIMIENTO

Por lo que se refiere al impacto de la crisis para el empleo, el 47% de los europeos, lo mismo que en el caso de los españoles, creen que lo menor está todavía por llegar y no se ha tocado fondo.

El 79% de los europeos está a favor de la libertad de movimiento de las personas en la UE para poder estudiar, trabajar, residir o hacer negocios en otro Estado miembro, algo que apoya el 90% de los españoles.

Este porcentaje sitúa a los españoles como los cuartos que más a favor están de la libre circulación, solo por detrás de Letonia (95%), Lituania (93%) y Estonia (91%). En el polo opuesto, se sitúa Reino Unido, con un 30% de la población que rechaza la libre circulación en la UE, algo que sin embargo todavía apoya el 63% de los británicos.

Mostrar comentarios