Imágenes de la tierra gratis, universales y actualizadas cada cinco días gracias al nuevo satélite sentinel de la ue


Una nueva misión Sentinel despegará mañana martes en un cohete Vega del aeródromo de Kourou que la Agencia Espacial europea (ESA) gestiona en la Guayana Francesa. Se trata del nuevo Sentinel 2A, destinado a completar el programa de observación ambiental Copernicus que promueve la Comisión Europea.
Con un lanzamiento previsto a las 3:57 de la mañana, el Sentinel 2A está diseñado para una duración de siete años y medio, aunque dispone de combustible suficiente como para 12 años ininterrumpidos.
Este satélite orbitará a 786 kilómetros de la tierra y en 2016 recibirá a su hermano gemelo, el Sentinel 2B, que le ayudará a completar los objetivos previstos en la misión.
Según explicó a Servimedia el responsable de la ESA Ferrán Gascón, estos satélites ofrecerán una cobertura “completa” de la superficie continental y de las costas, con imágenes actualizadas cada cinco días de todo el planeta, “algo inédito hasta la fecha”.
Además, los datos serán gratuitos y estarán disponibles de forma universal para todo el que “quiera acceder a ellos”. Otra novedad del Sentinel 2A es la calidad de las imágenes que proporciona, puesto que es el primer satélite de la ESA capaz de trabajar en luz visible.
Dispone de un instrumento óptico con una resolución espacial de 10 metros y capaz de operar en 13 bandas del espectro visible, lo que permitirá una mejor caracterización de las imágenes obtenidas.
Estos satélites son una de las familias Sentinel que la ESA enviará al espacio dentro del programa Copernicus. El primero de la saga, el Sentinel A1, contenía un satélite radar y entró en órbita en 2014.
El programa Copernicus de la UE es “la iniciativa más ambiciosa” de observación terrestre y seguimiento medioambiental a escala mundial, dijo Gascón.
Gestionado por la Comisión Europea, se ocupará de vigilar la superficie terrestre y la atmósfera del Planeta (de esta fase se encargarán los futuros Sentinel A5 y A6).
Esto permitirá una mejor gestión agrícola, responder con más eficacia a catástrofes como incendios e inundaciones, afinar más en las predicciones climáticas y medir los efectos del calentamiento global y del cambio climático (por ejemplo, el aumento del nivel de las aguas).

Mostrar comentarios