Salud asegura que Andalucía "ha reforzado el plan de inspección y control" en las distribuidoras de atún

Bruselas exige a España medidas para detener un caso de fraude con atún adulterado

Salud asegura que Andalucía "ha reforzado el plan de inspección y control" en las distribuidoras de atún

La secretaria general de Salud Pública y Consumo, Josefa Ruiz, ha asegurado que en Andalucía "han reforzado el plan de inspección y el plan de control que existe en las empresas", con lo cual, señala, en nuestra comunidad "el atún que se está poniendo por parte de las empresas en el mercado no tiene ningún problema para la salud y el consumo de los ciudadanos".

Así lo ha indicado en declaraciones a los periodistas en Sevilla después de que la Comisión Europea haya exigido a España medidas para detener un caso de fraude de atún adulterado, que en un principio estaba destinado para la industria conservera pero era modificado para presentarlo a los clientes como un producto fresco.

Ruiz ha recordado que Andalucía "detectó el brote de histaminosis que originó la alerta que ha motivado toda la respuesta por parte de la Unión Europea y el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente", toda vez que ha apuntado que "ya hace bastantes meses que se han tomado medidas en relación a intensificar los controles y las inspecciones en este tipo de establecimientos en Andalucía, a comprobar que cumplen el sistema de autocontrol que tienen impuesto".

De hecho, añade, "en un momento dado encontramos que una de las empresas andaluzas no cumplía los requisitos suficientes para garantizar fundamentalmente la protección de los consumidores y la seguridad alimentaria y se cerró", y ha recordado que dicha empresa está ahora mismo en un procedimiento judicial y "nosotros estamos pendientes de la decisión que se tome en un juzgado".

De este modo, Ruiz ha insistido en que "han reforzado el plan de inspección y el plan de control que existe en las empresas andaluzas", con lo cual, asegura, "en Andalucía, ahora mismo, el atún que se está poniendo por parte de nuestras empresas en el mercado, a la salida de esas empresas, no tiene ningún problema para la salud y el consumo de los ciudadanos".

Ruiz, por su parte, ha recomendado que cuando "uno compre este tipo de alimentos que son muy vulnerables, en el sentido de que tienen muy poco tiempo de vida útil, se guarde la cadena de frío", que "cuando la compremos en la pescadería esta tenga la cadena de frío bien conservada y cuando la tengamos en casa lo consumamos en el tiempo de vida útil porque puede generar problemas de brote de histaminosis si no lo conservamos con las medidas adecuadas de frío en el frigorífico".

En este sentido, explica que la histamina "se produce a lo largo de la vida útil del alimento, por tanto, cuanto más larga es la vida útil más histamina se produce, con lo cual desde el momento en que se descongela ese alimento hay que garantizar lo que diga la etiqueta y si se pasa empieza ya un nivel de histamina que pueden generar reacciones", que "normalmente son leves", pero que puede afectar más "a un niño o una persona con algún tipo de inmunodeficiencia".

Preguntada sobre la crítica de Europa de que se está vendiendo como fresco atún descongelado, Ruiz ha dicho que se trata de "atún fresco congelado, cuya utilización está permitida por la UE, pero hay que controlar que la etiqueta venga bien clara, no se puede vender atún fresco cuando es atún fresco congelado, ahí un fraude al consumidor". En este sentido, señala que "estamos trabajando conjuntamente con Consumo porque tenemos la misma responsabilidad para ver si se cumple el etiquetado correctamente, y luego está la conservación del alimento".

"NO SE UTILIZA REMOLACHA PARA CAMBIAR EL COLOR DEL ATÚN"

Asimismo, sobre el uso de distintos aditivos, Ruiz ha subrayado que en Andalucía "no hay ninguna empresa que utilice un aditivo que no esté permitido", y añade que "no se está utilizando remolacha para cambiar el color al atún en Andalucía".

Por último, e insistiendo en cómo se ha reforzado esa inspección, la secretaria general de Salud Pública explica que las empresas "tienen un plan de autocontrol, que nosotros supervisamos, de manera que tienen que cumplir un tipo de analítica cuando les llega el atún de los barcos para comprobar el nivel de histamina u otro tipo de sustancias y el nivel de histamina a la salida del lote cuando se pone a la venta", y "hacemos inspecciones aleatorias de ese tipo de control y analítica que tienen impuesto".

"Desde Andalucía se han tomado todas las medidas pero hace falta reforzar la conservación desde que el atún sale de la empresa, llega a la pescadería y uno lo tiene en la casa", porque es un alimento "de una vida útil muy corta", concluye Josefa Ruiz.

Ahora en portada

Comentarios