En plena ofensiva del Gobierno

El INE usará los datos de 40 millones de contadores para aflorar viviendas vacías

Cruzará su información sobre inmuebles con las lecturas de consumo eléctrico disponibles en Hacienda para actualizar el censo de viviendas vacías, que data del año 2011.

Hacienda deja de ingresar 4.000 millones anuales por el parque de viviendas vacías, según pisos.com
Estadística utilizará lecturas de contadores eléctricos para detectar viviendas vacías.
EUROPA PRESS

El último registro oficial de viviendas vacías en España identifica 3.443.365 y data del año 2011. Se corresponde con el Censo de Población y Viviendas que el Instituto Nacional de Estadística (INE) elaboró hace ahora una década y constituye la última referencia disponible sobre uno de los ángulos muertos del mercado inmobiliario, que en los últimos días ha regresado al primer plano de la actualidad por la intención del Gobierno de habilitar la posibilidad legal de penalizar fiscalmente a través del IBI a las viviendas que no estén ocupadas.

El dato calculado en su día por Estadística ha sustentado la ofensiva del Gobierno, especialmente del área de Unidas Podemos, contra las viviendas vacías, identificadas en ese relato como una distorsión intolerable en una sociedad en la que los jóvenes tienen severas dificultades para acceder a la vivienda, especialmente en los centros de los ciudades. El caso es que la referencia no es tan precisa como sería deseable, como ha reconocido el propio instituto estadístico. "El método clásico, usado hasta el censo de 2011, es altamente subjetivo. Muchas veces, aunque el agente se encuentre enfrente de la vivienda no hay evidencias para discernir si se trata de una vivienda secundaria o de una vacía"

El registro se basó entonces en los indicios arrojados por la observación externa de los agentes censales. Este año toca renovar el Censo de Población y Vivienda y el INE ha optado por un método más objetivo para discriminar las segundas residencias de las viviendas vacías: los datos de consumo eléctrico de los 40 millones de contadores que la Agencia Tributaria controla a través del llamado modelo 149, la declaración informativa anual de consumo de energía eléctrica. Estadística cruzará esa información con los registros inmobiliarios ya a su disposición y los que obtenga de la actualización del Censo para diferenciar con un mayor grado de precisión entre viviendas principales y no principales - la única diferenciación que exige la agencia estadística europea Eurostat -, y dentro de estas últimas entre las segundas residencias y las viviendas vacías.

Según el director del gabinete económico de CCOO, Carlos Martín Urriza, esa nueva metodología vendrá acompañada de una nueva definición del concepto de 'vivienda vacía', que se asociará en el nuevo registro censal con las viviendas que tengan un consumo eléctrico cero o cercano a cero, si bien ese umbral está por definir. Así asegura que se les transmitió desde el INE en la reunión del pasado miércoles del Consejo Superior de Estadística, pese a que en las últimas semanas habían aparecido voces que cuestionaban que el INE fuera a establecer una nueva definición de 'vivienda vacía'

El debate no es irrelevante. Hay un complejo debate jurídico en torno al concepto de vivienda vacía, que el Gobierno de España tenía la intención de regular ante la existencia de definiciones diversas e incluso contradictorias en las comunidades autónomas que han decidido establecer alguna normativa que afecta a las viviendas vacías o deshabitadas. El proyecto metodológico de actualización del Censo de Población y Viviendas del INE incluso abría la puerta a dejar de hablar de 'viviendas vacías' y clasificar las viviendas no principales por su consumo eléctrico, sin prejuzgar si son 'viviendas vacías' o 'viviendas habitadas' pero solo de forma transitoria.

Las 'viviendas vacías', en el foco de las políticas públicas

"No entenderíamos un censo donde no se definiera el concepto de 'vivienda vacía'", subraya el director del Gabinete Económico de CCOO. "Es cierto que no es un concepto que se recoja en el Reglamento Europeo, pero consideramos que es básico en un país con la ideosincrasia del mercado inmobiliario que hay en España". Martín Urriza entiende que se trata de un avance crítico para orientar adecuadamente las políticas públicas sobre el particular en España. "Si los nuevos datos determinan que hay muchas viviendas vacías en zonas tensionadas por la presión de precios, como adivinamos, será un elemento crítico para justificar la adopción de determinadas medidas de política pública que resuelvan este problema".

No todos los expertos consultados esperan esos resultados. Un exdirectivo del Instituto Nacional de Estadística advierte de que los resultados del ejercicio puede resultar sorprendentes. "Creo que los datos de 2011 consignaron como 'viviendas vacías' pisos desocupados de forma temporal que eran segundas residencias o pisos turísticos, con una pauta de ocupación muy estacional. Mi pronóstico es que utilizar los datos de consumo eléctrico revelará que hay muchas menos viviendas vacías de las que se cree y que éstas están sobre todo en la España vacía".

Sobre lo que hay un consenso general es que la nueva metodología del INE mejorará de forma significativa la calidad de la encuesta. Así lo apuna el expresidente del INE, Gregorio Izquierdo, que considera que la utilización de registros administrativos sobre el consumo energético de las viviendas "constituye un método más objetivo del que se utilizó en el Censo de 2011 y mejorará de forma significativa la calidad de la encuesta. Es una muy buena noticia que se haya decidido avanzar en esa nueva metodología".

El proyecto metodológico del INE avisa de que uno de los principales desafíos del nuevo método de determinación del nivel de uso de la vivienda a través de los consumos eléctricos será desbrozar la información recibidas de fuentes tributarias, ya que esos 40 millones de contadores eléctricos no sólo se corresponden con viviendas, sino también con locales, comunidades de vecinos o empresas. Las estimaciones realizadas por el INE apuntan a que de ese total de contadores unos 22-24 millones se corresponderían con viviendas, lo que según su visión es coherente con un mercado inmobiliario de entre 25 y 27 millones de viviendas, en las que alrededor de 3 millones tienen un consumo energético cero o cercano a cero.

Mostrar comentarios