Viernes, 23.08.2019 - 22:33 h
UPTA pide respeto al marco regulatorio de los TRADE

Trabajo siembra el pánico entre 10.000 autónomos al aplicarles el método Glovo

La Inspección amplía su cruzada contra los falsos autónomos a la figura de los TRADE y pone en riesgo el futuro de decenas de pyme.

Fotografía de Glovo y Deliveroo / Heraldo
La Inspección de Trabajo está en lucha contra los falsos autónomos / Heraldo

La última actuación fue hace apenas unos días y 'afectó' a una empresa de márketing directo. La Inspección de Trabajo abrió diligencias a la empresa y entendió que la plantilla de 'trade' (trabajadores autónomos económicamente dependientes) que daban servicio a la sociedad lo hacía en condiciones equiparables a la de trabajadores por cuenta ajena, por lo que determinó la inmediata regularización de sus condiciones laborales como tal y decretó un embargo preventivo sobre las cuentas de la compañía para garantizarse que ésta haría frente a las deudas con la Seguridad Social afloradas por esta actuación. No era la primera empresa afectada y seguramente no será la última.

"Es una desfachatez que la Inspección esté actuando del mismo modo con los 'trade' que con los 'riders' de Glovo y Deliveroo. Somos los primeros que no queremos ni un falso autónomo en el mercado laboral y respaldamos todas las actuaciones de la Inspección para acabar con ese fraude, pero no puede ser que se haya convertido a los 10.000 autónomos 'trade' que hay en España en sospechosos habituales", se queja Eduardo Abad, secretario general del sindicato UPTA. 

Abad sostiene que la cruzada -que apoya- de la Inspección de Trabajo contra plataformas como Deliveroo o Glovo por la clasificación como autónomos o como 'trade' de sus 'riders', al filo de la ley cuando no directamente incumpliéndola, ha desvirtuado la figura de los autónomos dependientes a ojos de la Administración y los ha convertido en una especie de nicho de fraude que hay que combatir. "Los autónomos 'trade' son una solución legal para que los trabajadores por cuenta propia puedan trabajar para una empresa que está regulada en el marco normativo desde el Estatuto del Trabajador Autónomo de 2007 y que no se puede tratar como si estuviera al margen de la ley", recalca Abad.

La Inspección de Trabajo, no obstante, identificó en el Plan Director por un Trabajo Digno para el periodo 2018-2020 los sectores con mayor presencia de 'trade' como uno de los ámbitos a inspeccionar de una manera más intensa en busca de falsos autónomos, que le permitiera alcanzar el objetivo marcado de transformar 40.000 falsos autónomos en trabajadores por cuenta ajena.

Una figura controvertida

Lo cierto es que es una figura controvertida casi desde su creación. Muchos consideran que se creó como una suerte de subterfugio para 'regularizar' a los miles de trabajadores autónomos que trabajaban en exclusiva para una sola empresa sin forzar su conversión a trabajadores por cuenta ajena y que los requisitos establecidos son lo suficientemente laxos como para que la evaluación de su cumplimiento dependa del arbitrio del inspector de Trabajo de turno.

¿Cuáles son esos requisitos legales para que un autónomo sea considerado como 'trade' y no como un falso autónomo enmascarado? Los siguientes, según detalla el portal infoautónomos: no tener trabajadores a su cargo; ejercer su actividad con materiales y recursos propios o como mínimo ajenos a la empresa-cliente; percibir una contraprestación económica por el servicio prestado, no por el mero hecho de estar a disposición de la empresa; realizar un trabajo diferente al de los trabajadores por cuenta ajena de la empresa (si los hubiere); y tener libertad para organizar su trabajo, es decir, no estar sujeto al horario marcado por la empresa ni a los turnos de vacaciones de la misma, por ejemplo.

Problemas en las empresas

Lo que ha detectado UPTA es que la Inspección no está atendiendo tanto al cumplimiento de estos requisitos legales como a las sospechas preventivas sobre la figura de los 'trade' y también que las actuaciones en estos casos son particularmente expeditivas. "Una vez que la Inspección de Trabajo levanta el acta el siguiente paso es dar de alta de oficio a todos los 'trade' de la empresa en cuestión como trabajadores por cuenta ajena", detalla Abad, lo que, dado que la Inspección está chequeando todos los ejercicios no prescritos - o sea, que está mirando cuatro años atrás- está dando lugar a situaciones surrealistas, como dar de alta como trabajador por cuenta ajena de la empresa a autónomos que en su día trabajaron para la compañía pero que en la actualidad ya no lo hacen. Algo que ya le ha ocurrido a la inspección con Glovo y Deliveroo, generando un caos administrativo de dimensiones importantes. 

Pero es que la Inspección está yendo más allá y en algunos casos está realizando embargos preventivos a las compañías sobre las cuotas sociales pendientes de regularizar lo que está llevando a muchas de las afectadas a una situación financiera al límite. Desde el sindicato UPTA se pide un punto de moderación a la Inspección para evitar llevar a empresas al cierre antes de que un tribunal determine si esos 'trade' eran o no falsos autónomos. "La Inspección debe trabajar para garantizar que las empresas contratan por cauces legales y respetan los derechos de los trabajadores, pero no puede estar para cerrar empresas o dejar a trabajadores sin empleo", aseguran desde el sindicato.

Ahora en Portada 

Comentarios