Empieza la campaña 2021

¿Has invertido en criptomonedas? Los impuestos que puedes pagar en la Renta

Hacienda ha creado la casilla 1626 para el borrador del IRPF 2021. Se declaran las ganancias o pérdidas obtenidas del 1 de enero al 31 de diciembre del año anterior.

criptomonedas
Criptomonedas
Wikimedia Commons.

El bitcoin y las criptodivisas en general fueron una de las tendencias del mundo financiero el año pasado. La recuperación económica tras el parón en seco de la pandemia ha animado a más personas a destinar pequeñas cantidades de sus ahorros a alguna moneda digital.

La declaración de la Renta, que desde este miércoles abre la fase de autoliquidación del IRPF, no pasa por alto las criptomonedas. Estas deberán ser incluidas en la Renta 2021 por parte de los contribuyentes que hayan operado con ellas durante el pasado ejercicio.

Los impuestos que un contribuyente debe declarar por sus criptomonedas dependerán del resultado de las operaciones con ellas durante todo el ejercicio. Al mismo tiempo, las monedas digitales son solo una de las muchas casillas que una persona marca en el borrador. Por tanto, cada situación personal es distinta.

"Todos sabemos que las criptomonedas están viviendo un gran momento de popularidad y cada vez más personas han sido seducidas por estos activos digitales. Lo que no todo el mundo sabe son las implicaciones fiscales que puede llegar a tener este tipo de inversiones", señalan desde TaxDown.

¿Cómo tributan el bitcoin o ethereum en la declaración de la Renta? ¿Es necesario declarar las ganancias por invertir en criptomonedas? ¿Computan en el Impuesto sobre el Patrimonio? La respuesta dependerá del uso que cada cual haga de la moneda virtual y de cómo se conjugue con el resto de casillas a marcar en el borrador.

Hacienda, más pendiente

"Apenas ha habido cambios en la fiscalidad de las criptomonedas, pero Hacienda está más pendiente. Si has hecho operaciones con ellas, vas a tener que declararlas. Hacienda está empezando a cruzar datos, incluso con exchanges internacionales, y tendrás difícil librarte", explica José Trecet, experto en fiscalidad, en una reciente entrevista para Finect.

"Si tenías un dinero en Bitcoin que no estabas declarando hasta ahora y no precisabas hacer el Impuesto de Patrimonio, ahora puede que sí", añade Trecet. El experto advierte de que en el borrador deberán figurar operaciones como el cambio de una criptomoneda a otra o el stacking (adquirir criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en una wallet o cartera con la finalidad de recibir ganancias o recompensas).

La Agencia Tributaria reserva la casilla 46 del Impuesto sobre el Patrimonio para la declaración de criptoactivos, en caso de llegar al mínimo de patrimonio. Pero, ¿y en la declaración del IRPF, que afecta a más contribuyentes? Esta es la mayor novedad de este año.

Primera Renta con casilla propia de ‘criptos’

La compra de criptomonedas, o la mera tenencia de las mismas, no es motivo de declarar ante el fisco. Sí lo es, en cambio, la venta de las mismas (igual que las acciones). Es entonces cuando se genera la obligación de pagar impuestos.

Hacienda ha creado la casilla 1626 para el borrador del IRPF 2021. Las ganancias conseguidas por el citado método de staking, otros como el farm yield o los intereses de monederos virtuales, se declaran en el apartado de Rendimientos del capital mobiliario.

En la declaración de la Renta se declaran las ganancias o pérdidas obtenidas del 1 de enero al 31 de diciembre del año anterior. Es mejor que el usuario solicite a su bróker o exchanger que le facilite un listado de las operaciones realizadas para saber el importe que se debe declarar.

¿Cuántos impuestos se pagan por las criptomonedas?

Esta declaración de la Renta contempla cuatro tramos impositivos para las monedas digitales. El común de los mortales y, por tanto, la mayoría de poseedores de criptos son pequeños inversores que se mueven en el primer tramo.

  • Por los primeros 6.000 € ganados se paga un 19% de IRPF.
  • De 6.001 a 50.000 € de ganancias se paga un 21%.
  • De 50.001 a 200.000 € ganados se paga un 23%.
  • A partir de 200.001 € ganados se paga un 26%

De esta forma, un inversor que consiguió 1.000 euros de ingresos por la venta de, por ejemplo, Bitcoin, habrá obtenido después de impuestos 810 euros netos de beneficio. Los otros 190 euros se marchan en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF).

En caso de haber perdido dinero al vender la criptomoneda, el inversor del ejemplo puede compensar esa pérdida con las ganancias de otras transmisiones. Si el resultado global es de pérdidas, se pueden compensar hasta el 25% con las ganancias de los rendimientos del capital.

En este sentido, "es importante declarar las pérdidas porque este año quizá haya tenido 600 euros de pérdidas y ninguna ganancia. Pero las pérdidas que no podemos incluir en la declaración, se llevan cuatro años. Si el año que viene he ganado 1.000 euros vendiendo acciones o criptomonedas y tenía pendiente compensar 600 euros, solo voy a tributar por una ganancia de 400", ejemplificaba Aitor Fernández, tax associate de TaxDown, esta semana en un Finect Live.

¿Qué casillas tengo que utilizar en mi declaración de la renta?

Mostrar comentarios