Martes, 28.01.2020 - 22:44 h
Del alquiler a planes de pensiones

IRPF: cómo ahorrarse 6.000 euros antes de que acabe el año para la próxima Renta

Hay que aprovechar las desgravaciones fiscales del IRPF disponibles antes de fin de año.

Fotografía del la declaración de la renta.
Momento clave del año para ahorrar en la declaración de la Renta. / Canva.

Llega la recta final de año. Mientras que muchos españoles se apresuran en darle rienda suelta al espíritu navideño, colgar los adornos, preparar los regalos de Navidad o comprar la Lotería con el sueño de cazar algún premio, hay otra parte de la población que empieza a sacar la calculadora con el fin de hacerse con un buen “pellizco” a través de las desgravaciones en la renta del año que viene.

Aunque una buena planificación financiera es siempre necesaria, es en estos momentos cuando ajustar las cuentas antes de que termine el año puede generarnos un ahorro considerable en la Declaración de la Renta si sabemos cómo hacerlo. Y es que, en los mejores casos, podremos llegar a ahorrarnos unos 6.000 euros en el IRPF, aunque la cifra dependerá fundamentalmente de nuestros ingresos y situación personal.

[Te interesa leerEste es el dinero que puedes ingresar en tu cuenta sin que lo rastree Hacienda

Desgravaciones que hay que aprovechar antes de Nochevieja

A la hora de hacer la declaración de la renta, existen diferentes desgravaciones de las que podremos beneficiarnos. Para ello, lo primero que tendremos que hacer es asegurarnos de que cuando preparamos el borrador esté todo correcto y revisado. En muchas ocasiones es posible que Hacienda no tenga constancia de todos los productos que hemos comprado o en los que hemos invertido y, por tanto, todas las desgravaciones a las que tenemos derecho. Por lo tanto, tendremos que incluirlas para beneficiarnos de la reducción en nuestra factura fiscal.

Una de las desgravaciones que nos permite obtener el mayor ahorro es la de los planes de pensiones, aunque en estos casos beneficia, sobre todo, a las rentas más altas. Las aportaciones que realicemos a estos productos nos permiten reducir nuestra base imponible, en un máximo de hasta 8.000 euros. Esto implica que si, por ejemplo, aportamos unos 5.000 euros anuales y recibimos ingresos por valor de 30.000, solo tendremos que pagar impuestos por 25.000 euros. Esta aportación, trasladada a cifras, supondría un ahorro de unos 1.500 euros, según los cálculos de la herramienta de desgravación por planes de pensiones de 'Finect'. En este caso, cuanto mayor sea la aportación y los ingresos percibidos, mayor será el beneficio, ya que si se perciben ingresos superiores a 60.000 euros, la desgravación podrá superar los 3.000 euros. 

h2>¿Cuánto invertir en un Plan de Pensiones para desgravarte?:

Además de la desgravación por planes de pensiones, una de las deducciones a las que prácticamente todo el mundo puede acceder es a la que se aplica por compra de vivienda. En este caso, quienes compraran su vivienda habitual o realizaran algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 tendrán derecho a desgravación fiscal y podrán deducirse hasta el 15% de las cantidades aportadas en la hipoteca, con un límite de 9.040 euros. Es decir, como máximo y, en total, es posible ahorrarse 1.356 euros. Por ello, antes de final de año, conviene amortizar más de la hipoteca (al menos, hasta 9.040 euros) para desgravarse siempre que nuestra economía nos lo permita.

Junto con la compra de vivienda habitual, aquellas personas que se encuentren viviendo en alquiler también tendrán derecho a desgravación, siempre y cuando el contrato de arrendamiento esté firmado antes del 1 de enero de 2015 y la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros. Con todo ello, nos podremos deducir hasta el 10,05% de las cantidades que hayamos abonado en concepto de alquiler (con un máximo de 9.040 euros). Es decir, si una persona paga mensualmente una renta de 500 euros por el alquiler, lo que implica un total de 6.000 euros anuales, podrá deducirse hasta 600 euros a través de esta desgravación. Si se llega a pagar anualmente el máximo permitido para la deducción (9.040 euros), se podría tener una desgravación de 904 euros.

Si, además de la vivienda y la inversión en planes de pensiones, tenemos nuestro dinero depositado en otras causas o productos, también podremos aprovecharlo ante Hacienda. En este caso, podemos compensar las pérdidas que hayamos sufrido en los mercados financieros con ganancias. Es decir, si hemos invertido en un fondo de inversión o acciones de bolsa y hemos perdido, por ejemplo, 1.000 euros, podremos invertir en otro activo en positivo, lo que compensará las pérdidas y evitará que paguemos impuestos por esas ganancias siempre y cuando no superen esos 1.000 euros. Por lo general, podremos ahorrarnos entre un 19% y un 23%, que es el porcentaje que se pagaría a Hacienda en el IRPF por las plusvalías. 

Otra de las causas que también tiene premio a la hora de preparar la declaración de la renta es la solidaridad, que nos permitirá deducirnos hasta el 75% de lo que hayamos aportado a ONGs y Fundaciones siempre que la aportación sea inferior a 150 euros. Si se supera esa cantidad, nos podremos desgravar, como máximo, un 35% sin sobrepasar, eso sí, el 10% de la base liquidable general del IRPF.

Junto con esta, las cuotas de afiliación y las aportaciones a partidos políticos también pueden suponer deducciones a los contribuyentes, ya que es posible desgravarse hasta un 20% de dichas cuotas, con una base máxima de 600 euros. Además, si también queremos apoyar otras causas como el emprendimiento de amigos o familiares de tercer grado es posible beneficiarse a la hora de hacer la renta. La deducción por este tipo de inversiones podrá llegar a ser del 30% en la cuota estatal del IRPF, con una base máxima de 60.000 euros anuales. Según Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, esta deducción es “la segunda más potente del IRPF, permitiendo deducir adicionalmente 1.011,6 euros de media a quien financie a una empresa reciente”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING