Examinar el borrador

Todo lo que hay que revisar del IRPF para ahorrar hasta 6.000 € en la Renta

La campaña de la declaración de la Renta está a punto de comenzar y existen ciertas deducciones en el IRPF que permitirán a los contribuyentes pagar menos impuestos en el próximo ejercicio.

Las declaraciones ya presentadas se pueden modificar con ciertos requisitos.
Las declaraciones ya presentadas se pueden modificar con ciertos requisitos.
Canva.

El calendario fiscal de 2021 ya ha marcado las fechas para presentar la declaración de la Renta. En esta ocasión, los días señalados serán del 7 de abril al 30 de junio. A partir de entonces el contribuyente podrá presentar o confirmar el borrador a través de Internet, gracias a la herramienta de la Agencia Tributaria, o por teléfono.

Los usuarios deben recordar que presentar estos ejercicios supone una obligación fiscal, por lo que no realizarlo implica sanciones o multas que afectarán a nuestra renta.

En la declaración de la Renta 2020 se utilizarán los mismos tipos aplicables que los que se aplicaron en el ejercicio anterior. El primer tramo tendrá una retención del 19% (hasta 12.450 euros); el segundo será del 24% (entre 12.450 y 20.200 euros); el tercero, del 30% (de 20.200 a 35.200 euros); el cuarto, del 37% (de 35.200 a 60.000 euros), y el quinto, del 45% (superior a los 60.000 euros).

Estos porcentajes se utilizan de forma progresiva, de manera que los ingresos de los contribuyentes se dividen en intervalos a los cuales se aplican las retenciones correspondientes. Sin embargo, es posible aplicar deducciones si se cumplen unas condiciones.

Por trabajo o hijos

En primer lugar esta deducción se establece por la situación laboral. Si ha cambiado, por ejemplo de empleador, los tipos aplicables se mantendrán constantes a los tramos indicados.

Por el contrario, al cambiar de empresa esta puede aplicar una retención diferente según el salario percibido, siendo posible que resulte menor. Al sumar el total de ingresos de un año, podríamos haber pagado menos de lo correspondiente a Hacienda y que la declaración nos salga a pagar.

Del mismo modo, habrá que revisar el domicilio fiscal. En caso de modificación tendremos que informar a la Agencia Tributaria, de lo contrario podríamos recibir una multa de hasta 200 euros.

También es necesario verificar que la información sobre la situación personal. Si, por ejemplo, hemos sido madres o padres, existe la posibilidad de reducir la cuota en 1.200 euros. Igualmente, si la familia ya tiene hijos, pueden ascender a los 2.400 euros para el primer hijo.

Deducciones por viviendas

Además, si somos inquilinos o propietarios de una vivienda en alquiler encontraremos deducciones en la renta. Los primeros, siempre que tengan una base imponible inferior a 24.107,20 euros, podrán acceder a una deducción del 10.05%. Los segundos conseguirán restarse hasta un 60%. También se aplica a otros gastos como el pago de la comunidad de vecinos o el IBI.

En el caso de haber comprado una casa recientemente, los propietarios tendrán reducir la base imponible en función de los pagos de la hipoteca. Podrá ser de hasta un 15% de lo aportado sobre un máximo de 9.040 euros al año, lo que supondría desgravarse unos 1.356 euros en la declaración.

En caso de inversiones

Existe la posibilidad de reducir otras cuestiones relacionadas con la inversión. El mayor ahorro procede de la reducción por aportaciones a planes de pensiones, con el máximo de 8.000 euros podremos llegar a deducirnos unos 4.000 euros, siempre dependiendo de nuestros ingresos.

Del mismo modo, la inversión en nuevos negocios podría ayudarnos a restar de nuestra base imponible el 30% de la cantidad invertida, con un máximo de 6.000 euros.

También podremos compensar las pérdidas si hemos invertido en bolsa o fondos de inversión. Gracias a ello, el ahorro podrá ser de entre un 19 y 23%, que es el porcentaje que se pagaría a Hacienda en el IRPF por las plusvalías.

El conjunto de estas deducciones, es decir, alquiler, hijos e inversiones, podrían llegar a ahorrar unos 6.000 euros en total. Por ello, es conveniente revisar en detalle la declaración de la renta para poder incluir las reducciones a las que tengamos derecho.

Mostrar comentarios