Domingo, 15.12.2019 - 23:38 h
Costará 1.200 millones de euros

Hacienda se da hasta abril para devolver el IRPF por las prestaciones a los padres

Los beneficiarios de 2014 y 2015 podrán reclamar desde esta misma tarde y los de 2016 y 2017, a partir de enero del año que viene.

Fotografía María Jesús Montero
Hacienda se da hasta abril para devolver el IRPF por las prestaciones a los padres. / EFE

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado que los contribuyentes que percibieron una prestación pública de maternidad o paternidad de la Seguridad Social en alguno de los años 2014, 2015, 2016 y 2017 ingresarán el dinero que se les retuvo indebidamente, a más tardar, en abril de 2019. Por "razones operativas", el Gobierno ha decidido dividir el proceso de devolución en dos fases y la primera arranca esta misma tarde. De media, el Gobierno estima que cada madre recibirá 1.300 euros –hasta 2.600 euros en algunos casos– por unos 380 euros que ingresarán los padres.

[Más información: Cómo pedir paso a paso la devolución del IRPF de las prestaciones por hijos​]

Los beneficiarios de las prestaciones en los años 2014 y 2015 podrán reclamar el IRPF que se les retuvo de manera indebida a partir de esta tarde en la web de la AEAT mediante este formulario. El resto, los que recibieron la prestación pública en 2016 y 2017, podrán ejercer su derecho desde enero de 2019. La Agencia Tributaria habilitará el procedimiento exprés en su web en el día de hoy y Hacienda empezará a devolver los importes ya esta semana. Mientras, quienes hayan recibido esta ayuda en 2018 estarán automáticamente exentos en la campaña de la renta de la próxima primavera. A partir de ahora, el Estado dejará de recaudar más de 200 millones de euros anuales por estas prestaciones.

Exactamente dos meses después de que el Tribunal Supremo estableciese como doctrina legal que “las prestaciones públicas por maternidad percibidas de la Seguridad Social están exentas del IRPF”, la ministra de Hacienda ha tenido que salir a explicar a los ciudadanos quiénes, cómo y cuándo van a poder reclamar a la Agencia Tributaria los importes indebidamente retenidos.

La primera duda que ha despejado Montero tiene que ver con los potenciales beneficiarios. Los hombres también van a poder exigir la devolución del IRPF que tributaron por su prestación de paternidad. Era de esperar. Un Ejecutivo paritario y feminista lo tenía complicado para interpretar que el Supremo fija la exención del impuesto únicamente para las madres, aunque la sentencia, a lo largo de sus 19 folios, utilice hasta en 60 ocasiones el término "maternidad", mientras "paternidad" no aparece en ningún momento. "Hemos hecho una lectura amplia y generosa de la sentencia, intentando evitar que ningún elemento atente contra la igualdad", ha dicho al respecto Montero en rueda de prensa.

De hecho, la propia Seguridad Social adelantó a Hacienda (y al Supremo) y ya desde el mes de octubre modificó su sistema informático para dejar de retener el IRPF tanto en las prestaciones de maternidad, como en las de paternidad. En definitiva, el Gobierno ha optado por ampliar el criterio del alto tribunal e igualar el tratamiento fiscal de mujeres y hombres, sin esperar a un nuevo pronunciamiento judicial que, casi con total seguridad, iba a apuntar en esa misma dirección.

El impacto no es baladí. Actualmente, el permiso de paternidad que da lugar a la prestación económica dura cinco semanas, periodo que el Gobierno prevé equiparar de manera progresiva a las 16 semanas de maternidad. La importancia tributaria será creciente, sobre todo teniendo en cuenta que, por norma general, y reflejo de una brecha salarial que alcanza el 15%, los sueldos de los hombres son superiores a los de las mujeres.

De momento, con la información de que dispone ahora la Seguridad Social, la devolución media en el caso de la maternidad se situará "en torno a 1.600 euros y la de los padres en torno a 383 euros". Así lo ha avanzado la ministra, que ha explicado que la distancia en las cantidades refleja la diferencia de tiempo que los progenitores disfrutan de la baja. Los importes, no obstante, varían mucho en función de cada caso. La cuantía puede oscilar bastante según cuál sea el importe de la prestación recibida y el tipo marginal aplicado al resto de ingresos del contribuyente. Por ejemplo, para una prestación de 5.681 euros en 2015, la devolución oscilaría entre 1.000 y 2.600 euros, según las estimaciones de la OCU.

Montero ha cuantificado los afectados de la Seguridad Social en 1.007.814 personas, que escalan a 1.086.000 si se incorporan los funcionarios de Muface. En este sentido, la ministra ha avanzado que, aunque la sentencia del Supremo no afecta a los empleados públicos, el Ejecutivo "da un salto de gigante" en la interpretación y hará las modificaciones legales necesarias para que puedan beneficiarse los hombres y mujeres funcionarios. Lo contrario, ha dicho, "sería injusto".

Por otro lado, la ministra ha concretado que el formulario para reclamar las devoluciones estará disponible en la página web de la AEAT en las próximas horas. Los contribuyentes no tendrán que aportar ninguna documentación adicional, más allá de sus datos personales, dado que la Agencia Tributaria ya ha recibido toda la información de la Seguridad Social. Así, bastará con el nombre, apellidos, fecha de percepción de la prestación y un número de cuenta bancaria. Los formularios se podrán presentar por internet a través de las mismas vías que se habilitan en las declaraciones del IRPF (sistema RENO, sistema clave pin y certificado electrónico).

Además de la solicitud online, será posible descargar el formulario en papel y presentarlo de forma presencial en la oficina de la Agencia Tributaria que corresponda al contribuyente. En el procedimiento, según ha explicado este lunes la titular de Hacienda, “se ha querido simplificar y reducir el papeleo para que no se tenga que aportar la información que ya está en posesión del Ministerio". El objetivo es "garantizar una devolución ágil y rápida”.

Además, como ya se había adelantado, Hacienda garantizará el derecho del contribuyente a obtener una compensación económica por la demora en la devolución del dinero que no tenía que haberse retenido. Así, a quienes la declaración de la renta les saliera a pagar, se les devolverá el importe pendiente más los intereses de demora proporcionales a los días de retraso en el abono. Recordemos que el tipo de interés de demora se aprueba en la Ley de Presupuestos Generales del Estado y que en 2018 se sitúa en el 3,75%.

Respecto al impacto en las cuentas públicas, Montero ha aseverado que el sistema establecido para las devoluciones, en dos tandas, permitirá repartir el impacto en el déficit entre 2018 y 2019. La ministra ha asegurado, además, que no será necesario revisar sus previsiones de déficit para ninguno de los dos ejercicios.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING